Ir a contenido

SEGUNDA DIVISIÓN A

Los errores arbitrales castigan a un buen Reus en Gijón (1-1)

Badia detuvo un penalti, pero no pudo con el segundo de Carmona en el minuto 93

Joan Vidal

Xavi Bartolo, entrenador del Reus.

Xavi Bartolo, entrenador del Reus.

Solo Varón Aceitón impidió un heroico triunfo del Reus Deportiu en El Molinón. El colegido se inventó dos penas máximas para regalar un empate al Sporting de Gijón y negar una victoria muy trabajada de los hombres de Xavi Bartolo. Edgar Badia, portero reusense, pudo atajar el primer lanzamiento desde los once metros pero nada pudo hacer en el segundo, minuto 93, en el que Carmona colocó el 1-1 definitivo. Antes, Linares, ex del Oviedo, había adelantado a los rojinegros, ayer de azul, tras una gran asistencia de Mario Ortiz, m. 68.

Infinito mérito el del Reus Deportiu, que sigue luchando contra viento y marea con sus circunstancias y ahora, además, deberá introducir el ‘handicap’ del arbitraje en su montaña de problemas para llegar al mercado de invierno vivo en la Liga 123. El objetivo de la permanencia no es una quimera y menos viendo el segundo acto de los del Baix Camp en tierras asturianoas. Faltan las palabras para elogiar a un conjunto que con canteranos inexpertos en el once inicial planta cara a domicilio a equipos todopoderosos, económicamente, de la categoría de plata del fútbol español. Orgullo y trabajo para una plantilla que se mereció los tres puntos en un Molinón que pidió la cabeza del entrenador Rubén Baraja. Solo el árbitro pudo con el Reus.