05 jun 2020

Ir a contenido

JORNADA DE PRIMERA

El Huesca y el Girona empatan con penaltis de VAR (1-1)

El equipo rojiblanco se adelantó con una pena máxima de Stuani pero los oscenses igualaron y lograron el primer tanto en casa de la temporada

Jordi Danés

Akapo, del Huesca, disputa un balón a Aday Benítez, del Girona. 

Akapo, del Huesca, disputa un balón a Aday Benítez, del Girona. 

Acarició el Girona los tres puntos en el campo del Huesca, pero se tuvo que conformar con un empate que, sin ser un mal resultado, cierra una semana de tres partidos con una sola derrota pero con un botín algo escaso de puntos (2 de 9 posibles). Un empate marcado por el VAR.

Una acción de excesivo ímpetu de Bernardo a la hora de despejar un balón con la cabeza en el balcón del área acabó en una falta que Cordero Vega vio fuera pero que en realidad fue dentro. Revisada la acción por Mateu Lahoz por el VAR, el Huesca encontró desde los 11 metros la llave para batir a Bounou y le birló la primera victoria de la temporada a domicilio.

El Girona también se había encomendado al VAR en la primera parte para marcar el 0-1. Stuani se inventó una acción individual magistral que finalizó primero en una falta en la frontal y después en un penalti tras la revisión. El uruguayo, tocado por una varita mágica en los lanzamientos desde el punto fatítido, arriesgó con un Panenka para batir a Jovanovic. Fue su sexto gol de este curso en siete partidos en un inicio de curso espectacular a nivel individual. Stuani se quejó del videoarbitaje tras el partido. "Para ser sincero, no me fío del VAR. Un partido se aplica de una manera y en otro partido de forma distinta", dijo.

Cambio de sistema

Eusebio aparcó el sistema de tres centrales y salió con un 4-4-2, con un rombo en el centro del campo con Douglas por delante de la defensa y Borja García como enlace de los dos delanteros. Aleix Garcia y Pere Pons completaron el dibujo en la zona ancha, que el Girona logró controlar sin demasiada dificultad porque el Huesca también se encontraba cómodo ante el juego excesivamente horizontal de los locales.

Fue una primera parte sin demasiada presencia en ninguna de las áreas. Tanto el Huesca como el Girona encontraron momentos de dominio, pero carecieron de llegada y apenas pisaron el área. Ninguno de los dos equipos supo enviar balones malintencionados en tres cuartas partes de campo e incluso un poco más allá. Chimy Ávila lo intentó desde la larga distancia y el Girona, al margen del 0-1, apenas dio señales de vida porque Portu estuvo bien vigilado por Miramón y sobretodo por Semedo.

Retoques y partido roto

Si Eusebio sorprendió con el 4-4-2 en la primera parte también lo hizo al inicio de la segunda con la vuelta al dibujo de tres centrales. Sacrificó una magia que en el tramo final de partido echó de menos (Borja García) para ganar consistencia en el eje con una tercera torre (Alcalá).

La sensación es que el Girona se encontró cómodo replegado ante un Huesca que intentó dar pasos adelante con los cambios. Leo Franco puso más madera con David Ferreiro y buscó también más control en tres cuartos del campo con Moi Gómez.

Sin embargo, el Girona no pudo conservar el 0-1. El penalti de Bernardo que Gonzalo Melero transformó en el 1-1, primer gol de la temporada en casa del Huesca, dio mucho aire al cuadro local, que poco antes parecía cerca de la rendición. El empate abrió de manera increíble un partido que acabó siendo como un terremoto con distintas réplicas cada vez que un equipo armaba el ataque.

Menos descanso

Tanto el Huesca como el Girona iniciaron muchas acciones con superioridad numérica que no pudieron cristalizar porque se les apagó la luz en el último pase y en el remate final. Eso sí, Bounou tuvo bastante más trabajo que Jovanovic ya que los remates de los jugadores locales fueron más precisos.

Eusebio no consiguió que su equipo controlara el centro del campo pese a la salida de Granell y al buen partido de Douglas Luiz. El cansancio pasó factura a ambos equipos en los últimos minutos, si bien es verdad que el Girona afrontó el duelo con 48 horas menos de recuperación que su rival, ya que el Huesca jugó el pasado martes y los de Eusebio, dos días más tarde, el jueves.

Ficha técnica

HUESCA (1): Jovanovic (6); Miramon (5) (David Ferreiro 54’) (6), Semedo (6), Pulido (6), Akapo (-) (Etxeita 21’) (6); Aguilera (5), Musto (5) (Moi Gómez 59’) (6); Melero (7), Gallar (7), Chimy Ávila (7); y Cucho (6).
GIRONA (1): Bounou (8); Aday (7), Juanpe (8), Bernardo (6), Muniesa (6); Douglas Luiz (7), Aleix Garcia (6), Pere Pons (6) (Choco Lozano 77’) (6), Borja García (5) (Alcalá 46’) (5); Portu (6) y Stuani (8).
GOLES: 0-1 (36’) Stuani, de penalty. 1-1 (71’) Gonzalo Melero, de penalty.
ÁRBITRO: Cordero Vega, del comité cantábrico. Amarillas: a los locales Chimy Ávila (27’), Aguilera (34’), Musto (44’) y David Ferreiro (87’), y a los visitantes Stuani (38’) y Bernardo (70’)
CAMPO: 7.500 espectadores en el Alcoraz.