Ir a contenido

Momento clave para el 'futfem'

Las futbolistas dan el último paso hacia la profesionalización con un convenio colectivo histórico

El próximo 4 de octubre se reúnen todas las partes interesadas en iniciar una negociación sobre el primer convenio de la historia

Las jugadoras reclaman celeridad mientras los representantes sindicales muestran falta de unión

Mamen Hidalgo

Las azulgranas Martens y Duggan, en una imagen de archivo

Las azulgranas Martens y Duggan, en una imagen de archivo / JORDI COTRINA

El fútbol femenino se encuentra ante un momento histórico y las protagonistas quieren aprovecharlo. Después de décadas maltratatadas por una Ley del Deporte que no les reconoce como profesionales y condiciones laborales lejanas al mínimo exigible para cualquier trabajadora, las futbolistas han tomado las riendas de su futuro gracias al gran impacto mediático de estos últimos años, especialmente desde la participación en el primer Mundial en Canadá 2015, y la inversión de grandes patrocinadores en la competición nacional.

Pero los avances estéticos tienen que ir respaldados por un marco legal que las jugadoras vienen demandando ante el crecimiento y expansión del fútbol en España. En un entorno deportivo y mediático más amable para ellas, buscan el golpe definitivo que les beneficie económicamente pero sobre todo laboralmente.

Sobre la mesa, el primer convenio colectivo que debe regular los conceptos sobre los que trabajar durante cuatro años. Salario mínimo, conciliación o cuestiones como la incapacidad laboral, las vacaciones o los reconocimientos médicos pueden ser algunos de los temas a tratar desde el próximo 4 de octubre en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD), donde están convocados los dos principales sindicatos (Asociación de Futbolistas Españoles y Futbolistas ON) junto a la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) que ejercerá como patronal. Una convocatoria que no está exenta de polémica, ya que ambos sindicatos han comenzado un cruce de acusaciones a escasos días de la fecha marcada. 

¿Qué piden las futbolistas?

Las futbolistas quieren urgentemente la igualdad. "Lo fundamental y más importante es que todas las jugadoras partamos de la misma base, que nuestros derechos estén regulados y no dependamos de la bondad de los clubes para que se cumplan", explica Mery Ruiz, jugadora del CD Tacón y delegada de AFE a EL PERIÓDICO. 

La prioridad para las jugadoras de Primera División es poder vivir del fútbol, no tener que compaginar el trabajo con la práctica deportiva. En definitiva, dedicarse profesionalmente a ello. "No es solo el tiempo que estás entrenando sino lo que tienes que descansar, cómo te tienes que alimentar, dejar de hacer ciertas cosas... Lleva una dedicación más allá de las horas que lleva este deporte en el día a día". 

Este histórico convenio, que situará a España en condiciones legales similares a Australia, Suecia o Inglaterra, pone a trabajar a la Liga y a las jugadoras con varios objetivos comunes y muchos temas que debatir.

Para ellas es esencial establecer horarios y vacaciones, cobrar el salario al 100% al final de mes, regular qué pasa en lesiones de larga duración, tener seguros médicos de calidad, contar con un fisioterapeuta... Y dos cuestiones importantes para las mujeres como la conciliación familiar, qué sucede con ellas si desean ser madres, y el cuidado de su cuerpo. "Hay reconocimientos médicos en Primera que dan vergüenza, que son cinco minutos, cuatro sentadillas...", lamenta Mery. 

La idea es sentar las bases, dejarlas por escrito, y garantizar que las mejores futbolistas del país tengan las mismas oportunidades con buenas instalaciones, gimnasios y elementos muy básicos para su día a día. "Es empezar de cero", explica. 

En cuanto a la negociación, las futbolistas están seguras de que el convenio colectivo se aprobará en las próximas fechas. "Es innegociable". Aunque esperan ver dónde están ambas partes para delimitar en qué apartados se pueden introducir mejoras ahora o en los siguientes años. "Todos los puntos son importantes y básicos, y no vamos a renunciar a nada", concluye la futbolista, que apuesta por un convenio dinámico que se vaya renovando y donde estén implicadas todas las partes. 

Un acuerdo histórico

La importancia del inicio de esta negociación quedó clara también en el pasado World Football Summit de Madrid, donde la jugadora y capitana del Athletic, Ainhoa Tirapu dijo que el marco legal protector era de "vital importancia" en estos momentos. Pese a que ella asegura que no puede quejarse del trato de su club, sí que es plenamente consciente de que las condiciones de las futbolistas en otros equipos distan mucho de su realidad.

"Lo ideal es que nos abarque a todas. Quizás el salario mínimo no sea lo más importante", decía. "Pero que exista un marco sí lo es. Tenemos que trabajar todos en la misma dirección. Estamos en una época en la que los que estamos trabajando en esto vamos a hacer historia. Y de eso se aprovecharán las que vengan luego. Estamos apretando, vamos a vivir algo histórico en un periodo breve de tiempo y estoy deseando que llegue".

En la misma línea se mostró Pedro Malabia, director de fútbol femenino de LaLiga. "El convenio es darle seguridad jurídica a algo que clubes y jugadoras venían realizando. Luchamos por lo mismo y nos espera un futuro esperanzador", decía, haciendo un guiño a la unidad que precisamente estos días se ha resquebrajado. "Hay una cosa que nos diferencia, y es que encontramos una serie de actores que han remado en la misma dirección. El elemento diferenciador y que todos tenemos que cuidar, sin dejarnos guiar por las políticas del deporte masculino en general, es que todos vayamos de la mano".

Qué se va a negociar

Aunque todas las partes tienen objetivos comunes, cada una lleva una serie de propuestas. AFE trabaja sobre el derecho a la negociación colectiva, el retorno económico de los derechos de imagen o conceptos esenciales como las vacaciones pagadas o la incapacidad laboral. También en dos puntos innovadores como un protocolo contra el acoso y la conciliación familiar. En este último punto también trabaja Futbolistas ON, que considera imprescindible poder darle a las mujeres las herramientas adecuadas para ser madres, así como poner fin a los viajes interminables e instaurar un salario mínimo y la garantía de cotizar a la Seguridad Social. 

La guerra entre sindicatos mancha el proceso

La mesa de negociación se ha visto envuelta en polémica desde una semana antes de la fecha. La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino se registró como asociación empresarial el pasado 20 de septiembre y se proclamó "patronal" con el objetivo de "mejorar las condiciones de las futbolistas". En base a esto, ha convocado a los dos sindicatos que representan a la mayoría de las futbolistas futbolistas, AFE y Futbolistas ON. Fuera quedan Athletic, Real Sociedad y FC Barcelona como únicas excepciones, aunque tanto sus futbolistas como el propio club azulgrana han manifestado su deseo de iniciar el proceso. 

Pero a escasos días de la primera reunión el conflicto ha estallado entre las diferentes partes. Primero, AFE acusó a la asociación de querer dilatar el proceso por cambiar el horario previsto y no empezar a negociar el mismo 4 de octubre siguiendo el planteamiento que ellos anunciaron a los diferentes clubes para poder cerrar el convenio en el próximo mes, un orden del día que incluía ya la designación de participantes, el presidente, los asesores de todas las partes y el establecimiento de un calendario con fechas señaladas. 

Por otra parte, el sindicato Futbolistas ON no entiende por qué la Federación de Luis Rubiales—expresidente de AFE—instó a la asociación a negociar solo con dicho sindicato, y por qué éste les excluye de cualquier comunicación. "No es su competencia", insisten desde el primero. 

Además, Futbolistas ON reprochó a AFE querer firmar un convenio en un tiempo preve. "No podemos ir, firmar y hacernos la foto", explican. "Seamos serios y rigurosos, esto es un convenio para cuatro años. Es urgente sentarnos a negociar, pero tenemos que hacerlo bien. Aunque está claro que si no lo hemos logrado antes de la próxima temporada habremos fracasado todos". 

Estas discrepancias respecto a la forma de iniciar la negociación solo han sido el comienzo de un enfrentamiento público entre ambos sindicatos. Futbolistas ON acusó a AFE de distrubir papeletas entre las futbolistas para que decidieran representante. "Es una actuación ilícita y una irresponsabilidad", dicen. "Es un simulacro de votación con el fin de recoger papeletas para enseñar como trofeo".

AFE respondió rápidamente a las acusaciones a través de un comunicado. "Entendemos que las futbolistas tienen capacidad de realizar sus propias elecciones, libre y democráticamente, y no son manipulables", explicaron en un comunicado. "Es democrático y positivo que sean ellas las que decidan quién las representa, así que no entendemos que ninguna organización sindical seria pueda oponerse a que dicho debate se realice".

Por último, AFE asegura que no ha convocado "asamblea alguna en los vestuarios" ni ha estado presente en reuniones internas de las plantillas llevadas a cabo por las propias futbolistas. Considera "sorprendente" además que se pongan en cuestión las decisiones que se puedan adoptar en cualquier asamblea legítima, y defiende que "en ningún momento" utilizará en su propio beneficio a las jugadoras. "Unidos somos más fuertes".

Las futbolistas dan el paso 

A raíz de esta polémica entre las dos partes negociadoras, varias futbolistas acudieron a las redes sociales para respaldar la necesidad de ese convenio ya mismo, y no dentro de unos meses o una nueva temporada.

Decenas de futbolistas apoyaron la campaña de la AFE bajo el hashtag #ConvenioFemeninoYa para exigir celeridad. 

Entre las futbolistas que reclamaron esto se encuentran también jugadoras del FC Barcelona como Patri Guijarro, Alexia Putellas o Sandra Paños, del Athletic como su capitana Ainhoa Tirapu o Marta Unzue así como de la Real Sociedad, equipos que no están representados por estos sindicatos. 

La posición del FC Barcelona en este sentido es la misma que en los últimos años. El club azulgrana, que ya hizo profesionales a sus jugadoras en 2015 y tiene cubiertas sus necesidades laborales básicas, considera que el convenio es necesario para el crecimiento y la profesionalización. "Pese a no formar parte de la asociación, siempre hemos estado en todas las reuniones y negociaciones, y siempre estaremos", explican desde el club, que esperan atentos a los acontecimientos de las próximas semanas para sentarse en el inicio de las negociaciones. 

Respecto al respaldo de la campaña por parte de algunas de sus jugadoras, el Barça celebra que hagan cualquier acción para mejorar la situación general del fútbol, de los equipos, de sus compañeras, y de ellas mismas. "En definitiva, que dejen un fútbol mejor que al que llegaron"

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.