Ir a contenido

LA GRAN CITA DEL GOLF MUNDIAL

Las estrellas de Europa y EEUU llevan a París la batalla por la Ryder

Jon Rahm y Sergio García integran el equipo europeo que intentará recuperar el título en el Golf National

Luis Mendiola

Justin Rose y Jon Rahm saludan tras ser elegidos como una de las parejas europeas de la primera jornada / CARL RECINE (REUTERS)

Justin Rose y Jon Rahm saludan tras ser elegidos como una de las parejas europeas de la primera jornada
Miles de aficionados, en la ceremonia inaugural de la Ryder
Thomas Bjorn, capitán europeo, y Jim Furyk, de EEUU, se saludan en la ceremonia inaugural

/

Será inevitable el recuerdo a Seve Ballesteros cuando este viernes se ponga en marcha la Ryder Cup en el Golf National de París, la competición que enfrenta cada dos años a los 12 mejores de Europa y a EEUU sin ningún premio económico en juego, solo el orgullo del continente y en la que el equipo europeo intentará reconquistar el título que perdió hace dos años en Hazeltine, Minneapolis.

Inevitable porque Seve fue la persona que cambió las reglas del juego, abrió las puertas a los europeos y convirtió una competición que languidecía en uno de los mayores  espectáculo deportivos del planeta. Inevitable porque sigue siendo el hombre récord, quien atesora en las nueve ediciones en las que compitió entre 1979 y 1995 un total de 22,5 puntos en 37 partidos, la mitad de ellos junto a José María Olazábal, convertida en la pareja más exitosa del equipo europeo.

E inevitable, en fin, porque el espíritu de Seve emerge cada vez que Europa se reúne para competir en la Ryder y su bolsa de capitán, la que utilizó en 1997 en la edición de Valderrama, estará presente en el vestuario, con un mensaje inspirador, dejado por el capitán Thomas Bjorn: “Estamos aquí por él. Salid fuera y hacedle sentir orgulloso”.

Cinco debutantes europeos

El vasco John Rahm, debutante en esta edición, y Sergio García, en su novena participación, serán los representantes españoles en el equipo europeo y los encargados de aportar toda esa pasión que destilaba Seve en los greens. “Voy a desprender electricidad”, aseguraba Rahm, después de ganarse a pulso la clasifcación con dos victorias esta temporada y su octava posición en el ránking mundial.

García, después de un año aciago, afronta su novena Ryder elegido por el capitán, que cree en la fuerza del castellonense. “Es nuestro Seve”, dijo Bjorn, cuando lo escogió por delante de otro español, Rafa Cabrera-Bello. Y García, avalando la elección, ha demostrado este pasado fin de semana, con un séptimo puesto en Portugal que ha despertado a tiempo para la cita. “A pesar de que haya sido un año muy duro, estoy muy agradecido de que Thomas (Bjorn) haya confiado en mí. Estoy feliz. La Ryder significa mucho para mí”.

Rahm será uno de los cinco debutantes (Fleetwood, Hatton, Noren y Olesen son los otros) en un equipo europeo muy sólido, con nombres como Justin Rose, número uno mundial, Rory McIlroy, Ian Poulter, el ganador del Open Británico Francesco Molinari, pero que no aparece como favorito en las apuestas. Esta edición en la que los jugadores lucirán un lazo amarillo por Celia Barquín, la joven golfista española asesinada la pasada semana en Iowa, se presenta como una oportunidad única para el equipo de Estados Unidos de cambiar la reciente historia y ganar en suelo europeo, donde han perdido en sus cinco últimas visitas.

'Dream team' americano

El equipo que capitanea Jim Furyk acude a esta Ryder con 12 jugadores que han ganado 17 títulos este año y tres de los cuatro torneos del Grand Slam  y aunque cuenta también con algunos debutantes (Justin Thomas, Bryson Dechambeau, Tony Finau) pasa, para muchos especialistas, como el mejor de toda la historia. Y, además, llega a esta edición con el factor Tiger Woods: el regreso a la élite del exnúmero uno mundial, después de cinco años de travesía por el desierto, que puede tener un impacto emocional.

Frente a ese cartel de favoritos de los estadounidenses, Bjorn defiende la fuerza del equipo europeo. “No me preocupa a quién dan de favoritos. Creo que podemos ganar”, argumenta el capitán del equipo europeo, que incluyó a Rahm en los partidos de la mañana en la jornada inaugural, formando pareja con Justin Rose, y dejó fuera a Sergio García, después de la brillante ceremonia de inauguración del torneo celebrada en la tarde del jueves.