Ir a contenido

A DOS DE GÓMEZ NOYA

Mario Mola conquista su tercer Mundial de triatlón consecutivo

El mallorquín, que solo necesitaba ser 14º en la final de las Series Mundiales, acaba segundo en Gold Coast

José María Expósito

Mario Mola celebra su tercer título mundial al cruzar la meta en segunda posición en Gold Coast.

Mario Mola celebra su tercer título mundial al cruzar la meta en segunda posición en Gold Coast. / EFE / DELLY CARR HANDOUT

Era el mes de abril. Mario Mola, campeón mundial de triatlón los dos años anteriores, viaja a Bermudas para disputar la segunda prueba de las Series Mundiales de este año. Por primera vez en mucho tiempo lo hace sin la catalana Carolina Routier, su novia, triatleta e integrante de la selección española, que ha renunciado a la prueba. Durante el vuelo transoceánico se habla del fatal atropello a un grupo de ciclistas alemanes en Mallorca unos días antes, cuando la pareja precisamente se encontraba entrenando en la isla. 

Al aterrizar, Mola enciende el móvil y escucha un mensaje. Es Carolina, que se día cumple 28 años. Un BMW la ha atropellado entrenando cerca de su Banyoles natal. Pero está bien, asegura (en realidad tenía fracturadas seis costillas, la clavícula, el omóplato y el pómulo y fue operada esa misma tarde). El mallorquín duda, pero acaba disputando la prueba. Cuarto. Routier ni recuerda haber enviado ese mensaje.

Reforzados por el accidente

Cinco meses después, el triatleta de 28 años conquistó este domingo su tercer Mundial consecutivo. Aquel cuarto puesto, conseguido en una situación de estrés extrema, acabó siendo su peor resultado de la temporada, la única prueba en la que no ha pisado el podio (4 victorias y 3 segundos puestos). Y casi fue una suerte, porque se podría haber llegado a la gran final de Gold Coast (Australia) con todo decidido, algo inédito. "El accidente de Carol nos hizo salir reforzados", aseguró este domingo el tricampeón, que dice haber vivido "una montaña rusa emocional" esta temporada.

Tal ha sido su dominio a lo largo del año, que al mallorquín le bastaba en Gold Coast con ser 14º, y eso si el australiano Jacob Birtwhistle ganaba. "Seré inteligente. Se trata de no perder el título", había analizado antes de la carrera. Y cumplió el guion, pero sin faltar a la tradición de subir al podio.

Sin correr riesgos

De la natación, quizá el tramo más delicado para Mola, salió incluso mejor de lo esperado, a 40 segundos de la cabeza pero habiendo esquivado la montonera de una de las boyas y sanciones como la que recibió Alistair Brownlee por saltársela, tal era el caos en ese punto.

"Desde el principio las cosas se pusieron bien. Hice una buena primera vuelta en la natación y eso da confianza", relató el palmesano, que al montarse en la bici se vio en un segundo grupo pero de hombres fuertes. "Cuando vi que salía junto a Birtwhistle, lo importante era no asumir demasiados riesgos".

Sí los asumió el francés Vincent Luis, uno de los escapados, que se cayó y volvió al grupo de favoritos. Solo el noruego Kristian Blummenfelt encaró con unos metros de ventaja la segunda transición.

Salvado el segmento en bicicleta ("siempre puede haber bandazos o movimientos extraños, hacía mucho viento y siempre hay tensión"), Mola ya se sabía campeón, poderoso como es en la carrera a pie: "Sabía que era cuestión de aguantar y aprovechar las circunstancias, que me eran favorables". Aun así, cuando Luis volvió a atacar en busca de la victoria (y del segundo puesto en la general), prefirió mantenerse al frente de grupo a un ritmo más 'cómodo' (a menos de tres minutos por kilómetro en los primeros 5.000 metros) y evitar cualquier posibilidad de desfallecimiento. Era una plata que valía su peso en oro.

A por los 5 de Gómez Noya

Mola igualó los tres títulos del australiano Peter Robertson y ya solo tiene por delante al británico Peter Lessing (4) y al gallego Javier Gómez Noya (5). "Javi ha sido una inspiración para mí durante toda mi carrera. Le abrió el camino a otros atletas, sobre todo a los españoles", reconoció el tricampeón tras conquistar el sexto Mundial consecutivo para España (pleno del seleccionador Iñaki Arenal), cinco meses después del accidente de Routier. "Este triunfo es de todos, pero sobre todo lo es de Carol". 

Temas: Mario Mola