Ir a contenido

Nuevo reto para la aviadora

Mercè Martí: una vida en el aire

La catalana disputa las National Championship Air Races en Estados Unidos

Joan Barretina

Mercè Martí, piloto de avionetas de carreras, en Sabadell. / ROBERT RAMOS / EDICION: ASLI YARIMOGLU

Si hay algo que ha fascinado y, a la vez, obsesionado a la humanidad desde el principio de los tiempos, eso es volar. La piloto catalana Mercè Martí voló, por primera vez, hace 33 años -cuando tenía 17- y, desde entonces, toda su vida ha girado alrededor de su pasión por surcar los aires. Ahora, tiene un nuevo reto por delante y es mayúsculo: será la primera mujer no americana que participe en las National Championship Air Races de Reno (Nevada), competiciones de aviación que se celebran desde 1964. Solo se puede acceder a ellas mediante invitación -se requiere una trayectoria y un palmarés notable para conseguir una- y los mejores pilotos participan en carreras de aviones de 170 cv , de diferentes categorías, en un circuito oval, a menos de 20 metros del suelo y con velocidades que alcanzan los 400 kilómetros/hora. Martí será la octava piloto en la historia de la categoría de Fórmula 1.

"Reno era una asignatura pendiente", afirma la piloto. Lleva más de cuatro años sometida a una exhaustiva preparación física , técnica, con el equipo y del avión. "Detrás de todo lo que veis hay mucho trabajo. Solo este año, he volado aviones de la Segunda Guerra Mundial, acrobáticos y F1 para poder coger el mejor tacto y competir bien", nos cuenta entre sus "juguetes", los aviones que tiene guardados en el hangar de su empresa. Para la carrera, estrenará un Cassut. "No es un avión para estar en la categoría Gold -los 8 primeros- pero sí para la Silver". Es un avión muy ligero al que ella, junto a su equipo, le ha realizado algunas modificaciones: "Es un avión muy nervioso. Hemos hecho algunas mejoras para que no sea tan difícil de volar, teniendo en cuenta que se prima la aerodinámica y la velocidad. Queríamos que no hubiera ninguna interferencia para poder sacar el mayor rendimiento y creo que lo hemos conseguido".

La aviaora es una piloto muy experimentada pero es consciente de que compite en un deporte con riesgos: " Hay que vigilar porque estamos en un entorno que no es natural. Si Dios hubiera querido que volásemos, nos hubiera dado alas, pero hoy en día, la aviación es el medio de transporte más seguro", asegura.

Una vida en el aire

Martí cumplirá 50 años el 9 de septiembre. Es el día en el que se jugará a 'superlicencia' en Reno y sabrá si tiene acceso a disputar la fase clasificatoria. Será un nuevo capítulo de una fecha tan especial. El 9 de septiembre de 1994, ganó la Vuelta al Mundo en 1994. Es una de las muchas distinciones que adornan su palmarés: Tres récords mundiales de velocidad en Rutas Asiáticas y Americanas, campeona de la US Air Race en 2002 o subcampeona de la Race of the Americas en 1996. Si hay un eje en su vida, está en el aire: "Volar es la tercera dimensión. Poder subir, bajar, ver la perspectiva... es mi pasión desde que volé, por primera vez, con 17 años. Fue en el Aeropuerto de Reus, con unos amigos, y desde entonces, mi vida ha estado ligada a esto".

El otro denominador común en su carrera son los Estados Unidos, la "meca de la aviación". "Viví tres años en EEUU y monté una escuela de aviación en Kentucky,  pero yo soy catalana. Aquí tengo el negocio y es dónde vivo". Desde el año 2001, dirige la empresa de trabajos aéreos 'Infinit Air'. A finales de la década de los 90, Martí fue copiloto de aviones comerciales en la companía 'Spanair'.

La piloto llevaba desde 2007 sin competir, cuando disputó un Rally en África. "Llega un momento en la vida en el que tienes que priorizar", afirma sobre su empresa. Sin embargo, la posibilidad de disputar una competición como la de Reno ha hecho que vuelva con fuerza a la élite de la aviación.

​Pese a su extenso palmarés y experiencia, Mercé Martí afronta con ilusión y cautela un gran reto del que es consciente. "Siento orgullo porque allí va la élite: astronautas, números uno de sus promociones... tener la suerte de ser aceptada entre ellos es un gran honor deportivo, personal y como mujer". Pese a eso, en la competición, solo tendrá que estar pendiente de ella misma: "Te tienes que preocupar de hacer tu vuelo y no chocar con nadie, viendo las sombras".  La piloto compartirá sus experiencias en el cielo norteamericano en su instagram @mercepilot.

0 Comentarios
cargando