Ir a contenido

EL AUTÉNTICO ICONO DEL TRIAL

Bou: "Tras romperme las tres vértebras, creí que no lograría el título"

El campeón gana la mitad de los triales que disputa (103 victorias en 203 carreras) y no parece tener límites

"No cuento los cetros, solo quiero seguir trabajando en equipo y disfrutar con mi deporte", señala Bou

Emilio Pérez de Rozas

Toni Bou, en el podio de Silsden (Inglaterra), donde conquistó su título mundial nº 24 de trial.

Toni Bou, en el podio de Silsden (Inglaterra), donde conquistó su título mundial nº 24 de trial. / REPSOL MEDIA

“La verdad es que después de que, a mediados de febrero, me fracturase tres vertebras, no creía que pudiese completar una temporada como la que acabo de cerrar, con mi título nº24, pues ha sido dificilísimo recuperarme de aquella lesión y, sobre todo, fue muy complicado volver a los entrenamientos tras un obligado parón. Estoy más contento que nunca, no creía que pudiese lograrlo”.

Toni Bou (Piera, 17 de octubre de 1986), de 31 años, se muestra más orgulloso que nunca del último cetro conquista en Silsden (Inglaterra), en una de las cunas del trial. Y eso que suma ya 24 títulos mundiales, 12 al aire libre (el último conseguido ayer en Inglaterra) y 12 ‘indoor’. Lo cierto es que, el pasado mes de febrero, en Le Mans, en la prueba X-Trial, Bou sufrió una caída muy fea y se golpeó con gran violencia contra uno de los elementos de hormigón del circuito, rompiéndose tres vértebras lumbares, en concreto, la L2-L3-L4, lo que trastocó, de forma importante, sus planes de preparación para el resto de temporada.

Toni Bou y todo el equipo Repsol-Montesa Honda, en el podio de Inglaterra este domingo. / REPSOL MEDIA

“No fue fácil recuperarse de aquel golpe, de aquella lesión y, sobre todo, fue un auténtico calvario vivir aquel parón de varias semanas, pues me afectó mucho no poder ir al gimnasio, no poder seguir entrenándome con normalidad y temí no llegar a tiempo de cumplir nuestros objetivos”, señala Bou al regreso de la localidad británica de Silsden, donde conquistó su título nº 24. “Ha sido un lastre que he arrastrado hasta mitad de campeonato, pero, al final, hemos podido coronar el título con una victoria, cosa que te provoca una mayor satisfacción”.

Bou, que enrojece cuando le recuerdas que hace años se convirtió en una auténtica leyenda del mundo del trial, asegura que lo único que busca “es seguir disfrutando de mi deporte, competir lo mejor posible y continuar viviendo un sueño que parece no tener final, aunque uno hace ya tiempo que dejó de ser un niño”.

Toni Bou, compitiendo este domingo en Silsden (Inglaterra), donde se proclamó campeón. / REPSOL MEDIA

Bou hace años que dejó atrás los 12 títulos mundiales del mítico Dougie Lampkin (7 al aire libre y 5 en pista cubierta), el inglés nacido, precisamente, en Silsden, así como los siete conseguidos por el que fuera el primer mito de esta especialidad en España, Jordi Tarres. “No es cuestión de contar títulos, de ir sumando victorias, sino de seguir haciendo tu trabajo con pasión y, sobre todo, como digo siempre contar con el apoyo de una fábrica como Montesa-Honda, un patrocinador como Repsol y un equipo técnico fantástico, que es lo que te permite competir al más alto nivel”.

Elogios para los rivales

En efecto, el nivel de Bou es altísimo, tanto que gana la mitad de las carreras que disputa y suele estar siempre, siempre, en el podio. Bou suma ya 203 grandes premios de trial y 103 victorias, con 148 podios.

“La verdad es que este último título no ha sido fácil, pues empecé la competición con una penalización un poco extraña, que tuve que arrastrar a lo largo de todo el trial, pues no podía volver a fallar. Al final ha sido un momento muy dulce, pues la competencia sigue apretando de lo lindo”, señaló Bou, elogiando el gran trial protagonizado por Adam Raga (TRRS) y Miquel Gelabert (Sherco), segundo y tercero, respectivamente, a solo dos puntos del flamante campeonísimo catalán.

Temas: Toni Bou

0 Comentarios
cargando