Ir a contenido

PORTU SE QUEDA EN MONTILIVI

Stuani da un tesoro al Girona en Vila-real (0-1)

Eusebio recupera la libreta de Machín para lograr el primer triunfo de la temporada con el 'estilo Machín'

Jordi Danés

Aday y Choco Lozano felicitan a Stuani tras su gol al Villarreal.

Aday y Choco Lozano felicitan a Stuani tras su gol al Villarreal. / AFP / JOSE JORDAN

Stuani es el tesoro de Girona. Tres puntos que valen una fortuna arrancó el Girona ante el Villarreal. Tres puntos y Portu en un partido que tuvo de todo. Sufrimiento en una mala primera parte y solvencia en una equilibrada segunda mitad, especialmente a través del talento de Borja García, un jugador que halla rendijas de pase donde otros solo ven muros imposibles de superar, y la contundencia de Stuani.

Hermosa fue la asistencia de Borja, hermoso resultó el delicado y elegante toque del uruguayo para conseguir una victoria tremendamente valiosa. Eusebio se disfrazó de Machín empleando el tradicional esquema gironí y devolvió el orgullo a Montilivi. Orgullo y calma.

Se frotaban los ojos en Vila-real. No entendían que terminada la primera mitad no ganara su equipo el partido. Menos lo entendían aún al finl del partido. En los primeros 45 minutos, lo hizo todo bien. O casi todo. Erró en el remate final, a pesar de que Gerard Moreno ofreció una exhibición de lo que es, y significa ser, un delantero moderno. El exjugador del Espanyol enloqueció a la nueva (y vieja) defensa del Girona. Nueva porque Eusebio no solía colocar a los tres centrales (Alcalá, Bernardo y Juanpe) al mismo tiempo.

El Girona de siempre

Vieja defensa, en realidad, porque Eusebio desandó el corto camino andado (apenas dos jornadas de Girona) para recuperar la libreta que dejó Machín en el vestuario de Montilivi. Era el Girona de siempre. Con el dibujo de siempre. Tres centrales protegiendo el hogar de Bono, dos carrileros largos (Porro cabalgaba por la banda derecha, mientras Aday percutía por la izquierda), con Granell y Pere Pons sufriendo a campo abierto en esas transiciones que lideraba el Villarreal de la mano de Fornals, Trigueros y Santi Cazorla. Arriba, los dos delanteros (Stuani y el ‘Choco’ Lozano), escoltados por Borja García.

¿Y Portu? Pues, esperando la llamada que le llevara directamente al Sánchez Pizjuán para reencontrarse con Machín, el técnico que lo rescató para la elite. Una llamada que, finalmente, no llegó.

 El Girona entró con determinación en el partido, pero pronto empezó a sufrir. Sufría porque no detectaba el antídoto para frenar el paciente e inteligente circuito de pases que trazaba el Villarreal mirando siempre a Gerard, el punto y final. Todo terminaba en la intuición de la exfigura perica. Tipo astuto, con un amplio catálogo de recursos técnicos.

El VAR anuló (y con razón) el gol de Ekambi

Capaz de asistir desde la banda izquierda, tal si fuera extremo zurdo, o de conectar luego con precisión oteando la silueta de Ekambi, el delantero camerunés. Así sucedió en el minuto 35 cuando llegó el gol del Villarreal. Pase de Gerard, remate de Ekambi. El Girona asumió el tanto como algo inevitable porque el juego de su rival merecía ese premio.

Pero entonces apareció el VAR para hacer el fútbol más justo. El exdelantero del Angers francés, de quien el Villarreal espera que sea su nuevo Bakambú, estaba en fuera de juego. Vivía en posición antirreglamentaria, pero solo las cámaras de televisión lo cazaron.

Pasado el susto de la primera mitad, el Girona se recompuso con una gran segunda parte

Pasado el susto, el Girona retocó su extraña mirada sobre el partido como reveló ese fantástico gol de Stuani. Anulado quedó el tanto de Ekambi, pero no el del uruguayo que rubricó un excelente contragolpe del equipo de Eusebio porque pilló desordenado a todo el Villarreal. Hasta que apareció Stuani logró sostenerse el Girona con la fiabilidad que le daba un providencial Bono, a quien en la segunda mitad se le escurrió de manera absurda un peligroso balón de sus manos.

No gana para disgustos Eusebio porque, además, perdía en los minutos finales a Borja García, uno de los mejores, castigado como fue en su tobillo derecho por una dura entrada de Trigueros. Pero su equipo defendió con entereza el enorme botín que le había dado Stuani. Tan bien jugó defensivamente el Girona que el estadio de la Cerámica, presa de los nervios, acabó pitando a sus propios jugadores.

La ficha del Villarreal-Girona (0-1)

Villarreal: Asenjo (6) , Mario Gaspar (4) , Álvaro (4) , Víctor Ruiz (5), Pedraza (6) , Cáseres (5), Fornals (6), Trigueros (6), Cazorla (5), Toko Ekambi (5) y Gerard Moreno (7).

Entrenador: Calleja (4)

Cambios: Bacca (4) por Cáseres (m. 66), Layún (s.c.)  por Cazorla (m. 75), Sansone (s.c.) por Ekambi (m. 83).

Girona: Bono (6), Bernardo (7), Alcalá (6), Juanpe (6), Porro (7), Aday (5), Granell (6), Pere Pons (5), Borja García (8) , ‘Choco’ Lozano (5) y Stuani (8).

Entrenador: Eusebio (7)

Cambios: Aleix García (5) por ‘Choco’ Lozano (m. 58), Muniesa (5) por Aday (m. 77), Roberts (5) por Borja García (m. 81).  

Goles: 0-1, Stuani (m. 54) tras una delicada asistencia de Borja García.

Árbitro: Prieto Iglesias, navarro (5)

Tarjetas amarillas: Alcalá (m. 23), Aday (m. 56), Trigueros (m. 74), Mario Gaspar (m. 85), Sansone (m. 89)

Estadio: La Cerámica

0 Comentarios
cargando