Ir a contenido

PRIMERA FASE DE LA LIGA DE CAMPEONES

Tottenham, Inter y PSV, para empezar

El sorteo de la Champions depara al Barça un grupo complicado y allana el camino al Real Madrid

Rafael Tapounet

Un panel muestra cómo han quedado los grupos de la primera fase de la Champions, en el Fórum Grimaldi de Mónaco. 

Un panel muestra cómo han quedado los grupos de la primera fase de la Champions, en el Fórum Grimaldi de Mónaco.  / AFP / VALERY HACHE

No ha tenido el FC Barcelona una suerte extraordinaria en el sorteo de la fase de grupos de la Liga de Campeones. El capricho del azar, guiado por la mano del exmadridista Kaká (él ha sido el encargado de elegir las bolas), ha decidido que Tottenham Hotspur, PSV Eindhoven e Inter de Milán sean los equipos que compartirán grupo con el conjunto azulgrana. Son nombres con solera en el fútbol europeo; conjuntos que garantizan partidos de cierta exigencia ya desde el primer momento; equipos capaces de penalizar cualquier distracción. No es mala receta para que los jugadores de Valverde entren concentrados en la competición.

El grupo del Barça, el B, es a priori uno de los más potentes de los que han salido de la gala celebrada en el Fórum Grimaldi de Mónaco. Quizá solo lo supera en complejidad el que reúne al París Saint Germain, el Nápoles, el Liverpool y el Estrella Roja de Belgrado, en el que tres de las mejores escuadras del continente se disputarán dos plazas en octavos de final. No lo tendrá tampoco nada fácil el Valencia, que, partiendo del bombo 3, ha quedado emparejado con el Juventus de Cristiano Ronaldo (el gran ausente de la ceremonia, por cierto), el Manchester United de José Mourinho y, aquí un respiro, el Young Boys de Berna.

Más sonrientes estaban los representantes de los dos clubes de la capital de España. El Atlético de Madrid se jugará la clasificación para la siguiente fase con el Borussia de Dortmund, el Mónaco y el Brujas, mientras que el Real Madrid, acaso el más afortunado de los equipos españoles, se medirá con la Roma, el CSKA de Moscú y el Viktoria Plzen checo.

Un mal trago

"Es un buen grupo, potente y bonito, con equipos muy competitivos, diferentes clases de fútbol y buenos campos para jugar", ha apuntado el director de relaciones institucionales del Barça, Guillermo Amor, que, junto al secretario técnico, Éric Abidal, y el directivo Javier Bordas, ha tenido que pasar el mal trago de representar al club azulgrana en una gala en la que los jugadores del Real Madrid (o exjugadores, en el caso de Ronaldo) han copado todos los premios individuales, incluido el galardón al mejor futbolista de las ligas europeas, que ha ido a parar a manos de Luka Modric.

"Es un grupo potente y bonito, con equipos muy competitivos", destaca Guillermo Amor

Quizá la peor noticia para el Barcelona haya sido la presencia en su grupo del Inter de Milán, que figuraba en el bombo 4, reservado en principio a los equipos más débiles. No atraviesa el conjunto 'nerazzurro' el mejor momento de su gloriosa historia, pero la sola mención de su nombre es capaz de provocar sudores fríos en el aficionado culé más encallecido, que se ve asaltado por el infausto recuerdo del 2010, con Olegário Benquerença, el volcán Eyjafjallajokul y el espectáculo de Mourinho bajo los aspersores. "El Inter siempre es un rival duro -ha señalado Amor-, y ya sabemos que los equipos italianos aprietan bastante. Tenemos la experiencia reciente de la Roma". La Roma. Otro recuerdo para echarse a temblar.

El Inter será el primer equipo al que deberá enfrentarse el Barça (será en el Giuseppe Meazza de Milán, el 18 o 19 de septiembre). El segundo partido, ya en el Camp Nou, será contra el Tottenham. Con el mismo equipo que doblegó el año pasado al Real Madrid en la fase de grupos (los Spurs no han hecho ni un solo fichaje este verano), el cuadro que dirige Mauricio Pochettino se presenta como el oponente más duro en esta primera ronda. "Tienen un entrenador que entiende y que además nos conoce mucho", indica Amor, que ha subrayado la goleada a domicilio (0-3) que el pasado fin de semana le infligió el equipo londinense al Manchester United.

El asombroso hito de 1988

Con menos cartel que los otros dos, el PSV Eindhoven (club que en 1988 conquistó la Copa de Europa sin ganar ni un solo partido desde cuartos de final) es un histórico del fútbol continental entrenado por un exbarcelonista, Mark Van Bommel, en cuya plantilla destaca la presencia del mexicano Hirving Lozano, jugador que algunas informaciones situaron en la órbita del Barça tras su destacado papel en el Mundial de Rusia.

No faltarán, pues, alicientes en este grupo B. Bien distinto se presenta el panorama en el grupo D, al que sin duda todos los equipos clasificados mirarán con ojos golosos cuando se sorteen los emparejamientos de octavos de final. Lokomotiv de Moscú, Oporto, Schalke 04 y Galatasaray forman un cuarteto del que lo mejor que puede decirse es que no hay un favorito claro. Cualquiera puede perder con cualquiera.  

     

Temas: Champions