Ir a contenido

REACCIONES AL PARTIDO DE MONTILIVI

Crecer sin la sombra de Cristiano

Los delanteros blancos resultan relevantes, pero Lopetegui destaca que "lo importante es que lleguen goles, no quién los meta"

Bale dispara a puerta ante la oposición de Pedro Porro.

Bale dispara a puerta ante la oposición de Pedro Porro. / JORDI COTRINA

No está Cristiano Ronaldo y este Madrid empieza a dar signos de que quiere cambiar. Falta ver cómo se comporta en las grandes citas continentales, la escena en que el portugués se agrandó. Pero este Madrid que se vio en Girona vino a exponer que quiere distanciarse del Madrid lánguido y conformista de la liga pasada. 

Como si le aburriera comparecer, el Madrid bostezó ostentosamente durante un buen rato y reaccionó como sin querer. Pareció en la primera parte que podía ser vapuleado por Portu, por Borja García, por Choco Lozano. Sin embargo, le cayó un penalti de interpretación favorable y, a partir de ahí, se aprovechó del desfallecimiento instantáneo del equipo de Eusebio Sacristán. Lo pisoteó como uva en época de vendimia.

Ramos felicita a Benzema por uno de sus dos goles. / JORDI COTRINA

Quedó hecho papilla el Girona. Nadie lo hubiera dicho después de contemplar la primera parte. En el descanso, la conversación se centró en la vulgaridad madridista. Y en lo plausible que parecía repetir la gesta de la campaña anterior. Y, sin embargo, nadie contaba en la pérdida de competitividad local. Debe ser ese un aspecto preocupante para el nuevo entrenador. "Me quedo con malas sensaciones por esa segunda parte", admitió Eusebio. "No hemos sido capaces de mantener el nivel de la primera. Debemos mejorar en muchos aspectos, como la armonía de la presión arriba y el repliegue atrás".

Falta de frescura


Se vino abajo el Girona a partir de dos penaltis que el presidente del club, Delfí Geli, definió de "ingenuos". Habló con un tono resignado. Como Eusebio. O como Àlex Granell, referente de la medular del Girona. "Nos olvidamos a veces de qué equipo teníamos delante", dijo. La victoria del año pasado insufló esperanzas excesivas, quizá. "El desgaste nos ha pasado factura. Luego nos faltó frescura", interpretó Granell.

Casemiro, el pulmón madridista, alabó a Julen Lopetegui. "Hemos entendido lo que el míster quería y hemos mejorado mucho en la salida del balón y en otros muchos aspectos. Hay que darle el mérito al entrenador por las consignas en el descanso".

Borja García anota el gol del Girona. / JORDI COTRINA

Ciertamente, el Madrid se puso cómodo sobre el césped de Montilivi en la reanudación. Y logró combinar y llegar a la portería contraria. Se comportó como un grupo sólido. "El equipo tuvo una buena mentalidad. Reaccionó ante la adversidad. Y a eso hay que darle valor", comentó el técnico madridista.

En esta explicación sobre el resurgir blanco, destacó el técnico "el sentido colectivo" del equipo. Pero se le debía preguntar por el rendimiento de los tres futbolistas de ataque. Marco Asensio provocó los dos penaltis; Bale marcó el tercero a su manera, con una galopada con espacios. Ha anotado en cada uno de los últimos seis partidos, por cierto. Y Benzema contabilizó dos tantos, uno de penalti. Es pronto para extraer conclusiones, pero quizá crecen y se liberan sin la sombra de Cristiano. Es seguramente lo que ansía Florentino Pérez.

"Lo importante es llegar a portería y marcar goles, no quién los marca», precisó Lopetegui, incidiendo en el fútbol grupal. De los atacantes también se habla en Girona. ¿Se irá Portu al Sevilla? ¿Y Stuani al Marsella? "Nos ha ofrecido un gran rendimiento y esperamos que siga con nosotros. Ya veremos", dijo Geli sobre Portu con tono que pareció de despedida.

0 Comentarios
cargando