Ir a contenido

SEGUNDA JORNADA DE LIGA

Convincente victoria del Espanyol ante el Valencia

Los goles de Granero y Borja Iglesias dan el triunfo al equipo de Rubi en una una segunda parte redonda (2-0)

Rafael Tapounet

Leo Baptistao conduce el balón ante la mirada de Parejo.

Leo Baptistao conduce el balón ante la mirada de Parejo. / EFE / TONI ALBIR

No acudió mucha gente a Cornellà-El Prat (apenas 19.000 personas) pese a la benignidad del horario y la entidad del rival. Ellos se lo perdieron. Después de ver la estupenda puesta en escena del Espanyol de Rubi, coronada con el primer triunfo blanquiazul en la Liga 2018-19, no es arriesgado augurar que la asistencia va a ir a más en las próximas citas en casa. Comparecía el Valencia con la etiqueta de escuadra temible después de su excelente partido frente al Atlético de Madrid, avalado además por su condición de equipo de Champions y por el desembolso efectuado en el mercado veraniego (próximo a los 80 millones de euros). Pero salvo unos momentos iniciales de cierto agobio, fueron los locales, con un fútbol aseado, fluido y dominador, quienes controlaron el encuentro y se acabaron llevando la victoria (2-0). Los goles de Esteban Granero y Borja Iglesias, ambos en la segunda mitad, hicieron justicia al buen juego del Espanyol, dirigido por un Marc Roca absolutamente imperial.

Les costó a los blanquiazules entrar en el partido, maniatados por la presión asfixiante del Valencia y castigados una y otra vez por su flanco izquierdo, donde la sorprendente presencia de Sergio García (que salió de inicio en lugar de Piatti) lastraba en defensa al equipo sin aportar gran cosa en el ataque ni en el control del juego. El dominio valencianista se tradujo en varias jugadas de peligro y en unas manos de David López dentro del área (minuto 17) que el VAR juzgó involuntarias pese a las airadas protestas ches.

Casi media hora tardó el conjunto de Rubi en encontrar la manera de atacar a su rival. Sergio García se fue al centro y adelantó algo su posición, mientras Roca y Darder empezaban a encontrar las vías para conectar con sus atacantes. El duelo se equilibró y llegaron las primeras ocasiones del Espanyol, a partir sobre todo de centros cruzados al área que encontraban casi siempre la cabeza de Borja Iglesias o de Sergio García. En una de esas jugadas, el delantero del Bon Pastor conectó un remate que se estrelló en el travesaño y solo la mano milagrosa de Neto impidió que el posterior cabezazo de Borja acabara dentro de la portería.

Recital de Marc Roca

La segunda parte fue una película muy diferente. Aplicando a la perfección el nuevo libro de estilo que ha impuesto Rubi (intensidad sin balón y alegría con él), el cuadro local se hizo el dueño absoluto del partido. Marc Roca, un joven de Vilafranca del Penedés (21 años) que el año pasado apenas entró en los planes de Quique Sánchez Flores, se convirtió en el faro del equipo, moviendo el cuero en la zona ancha con criterio y personalidad. El premio al buen juego blanquiazul llegó en el minuto 59 (con el suspense del VAR incluido), cuando un magistral lanzamiento de falta de Esteban Granero desde el borde del área superó la línea de gol tras tocar en el palo.

No aflojó el Espanyol y 10 minutos después Leo Baptistao le robó la cartera a Piccini y encaró a Neto, cuyo rechace fue aprovechado por Borja Iglesias para marcar su primer gol en Primera División. A partir de ahí, ejercicio de supervivencia del equipo de Rubi, que controló bien la situación y logró llegar al final sin agobios para júbilo de una afición que salió frotándose los ojos.

La ficha

Espanyol: Diego López (7); Javi López (6), David López (7), Mario Hermoso (8), Dídac Vilà (7); Granero (7), Marc Roca (9), Darder (8), Leo Baptistao (7); Borja Iglesias (8), Sergio García (6). Técnico: Rubi (9). Cambios: Hernán Pérez (6) por S. García (m. 70); Piatti (7) por Baptistao (m. 75);Víctor Sánchez (s. c.) por Granero (m. 79).
Valencia: Neto (8); Piccini (5), G. Paulista (4), Diakhaby (5), Gayá (7);  Wass (4), Kondogbia (6), Parejo (5), Soler (7); Santi Mina (6), Rodrigo (7). Técnico: Marcelino (6). Cambios: Cheryshev (5) por Wass (m. 61); Gameiro (6) por Santi Mina (m. 66); Batshuayi (7) por Rodrigo (m. 73).
Goles: 1-0 (m. 59) Granero, de falta directa.
2-0 (m. 68) Borja Iglesias aprovecha un rechace de neto tras jugada de Leo Baptistao.
Árbitro: Del Cerro Grande (7), madrileño 
Tarjetas: Diakhaby (m. 29), Hermoso (m. 47)
Estadio: RCD Stadium. Espectadores: 18.000