Ir a contenido

ESPECIAL LALIGA

Los 'nuevos' afrontan el desafío de la salvación

Rayo, Huesca y Valladolid esperan asentarse en la élite tras sus ascensos

Raúl Paniagua

Aficionados del Huesca celebran el ascenso de su equipo a Primera.

Aficionados del Huesca celebran el ascenso de su equipo a Primera. / Efe / Javier Broto

RAYO VALLECANO: El campeón de Segunda, a prolongar la idea

Después de un par de cursos en la categoría de plata el Rayo Vallecano se proclamó campeón de Segunda y consumó su objetivo de volver a la élite. Gracias a una temporada ascendente, el conjunto de Miguel Ángel Sánchez, Míchel, selló su objetivo a lo grande, con un excelente rendimiento en Vallecas. La fortaleza de su caldera volverá a ser clave para prolongar el camino del éxito. Subsistir en Primera es el reto del humilde bloque madrileño, que se ha gastado 6,6 millones en refuerzos.

"Lo más importante es la idea. El equipo está comprometido, veo a los jugadores a muerte con nuestra filosofía. Esto no para, queremos hacer un año ilusionante en Primera", dice el técnico, que confía en mantener el espíritu que permitió a su equipo triunfar la campaña anterior.

El Usain Bolt peruano

Gael Kakuta abrió la lista de fichajes destacados. El extremo, que ya jugó cedido en el Rayo en la temporada 2014-15, ha costado tres millones de euros. Procede del Hebei Fortune de China, aunque estaba cedido en el Amiens de Francia, una circunstancia habitual en un trotamundos que colecciona una decena de destinos en los últimos nueve años. También ha vuelto a Vallecas Jordi Amat, que estuvo en el Betis cedido la pasada Liga. El Rayo ha pagado un millón  al Swansea por el central.

La novedad más interesante llega en el lateral derecho, por el que pujarán el veterano Tito y el peruano Luis Advíncula, cedido por Tigres. El carrilero, titular en el Mundial de Rusia, es el jugador más veloz del mundo, por delante de Gareth Bale. Según un estudio, es capaz de correr 68.5 metros (el ancho de un estadio de fútbol) en 6,82 segundos. Por algo le llaman el Usain Bolt peruano

Advíncula controla un balón en un partido de pretemporada / RAYO VALLECANO

HUESCA: Máxima expectación en una temporada histórica

La Liga 2018-19 cuenta con un novato de colores azulgranas. Huesca, una ciudad con apenas 53.000 habitantes, se estrena en la élite con la máxima expectación. Ya no está al arquitecto del éxito, Rubi, que se marchó al Espanyol, pero se mantiene la euforia. El club reaccionó rápido y el exportero Leo Franco cogió la riendas en mayo. El proyecto ilusiona, la hostelería se frotas las manos y la respuesta social está siendo excelente en una temporada histórica.

Aragón tiene un equipo en Primera y no es el Zaragoza. Ese dato llena de orgullo a los hinchas oscenses, que tienen marcado en rojo el segundo fin de semana de diciembre, cuando el Madrid visitará El Alcoraz por primera vez en la historia de la Liga. En abril le tocará al Barça, que ya jugó la Copa allí en el 2014.

Semedo, de la prisión al campo 

El Huesca, que jugará las tres primeras jornadas fuera por la primera ampliación de su estadio, no solo ha cambiado de técnico. También ha perdido al portero Remiro, una de las claves del ascenso. Regresó al Athletic, en el que puede tener protagonismo tras el adiós de Kepa. Siguen, en cambio, otros referentes como el cerebro Melero y el punta Cucho, autores de 16 goles cada uno el pasado curso. También Moi Gómez, que ya jugó en Primera con el Villarreal, Getafe y Sporting. 

Con Petón al frente de las operaciones en los despachos, el Huesca se ha reforzado con una decena de jugadores, entre ellos el portero Werner, el central Etxeita, el delantero Longo y el extremo Gürler. El morbo lo pone Rubén Semedo. El portugués llegó cedido por el Villarreal tras pasar 141 días en la cárcel acusado de agredir, robar y detener ilegalmente a un hombre en Valencia.

Sergio González da instrucciones a sus jugadores / REAL VALLADOLID

VALLADOLID: Sergio González pilota el regreso blanquivioleta

Cuatro años duró el viaje por el desierto de Segunda del Valladolid, que descendió en el 2014 y no volvió a la élite hasta este curso. No fue un ascenso sencillo. El equipo blanquivioleta acabó quinto en el campeonato, pero culminó su excelente racha final superando las eliminatorias ante el Sporting y el Numancia.  

El estadio de Zorrilla vuelve a disfrutar del mejor fútbol y uno de sus artífices es el catalán Sergio González, el técnico despedido por el Espanyol en diciembre del 2015 cuando el cuadro perico ocupaba la 12º plaza. Más de dos años tardó el exjugador perico en encontrar otro destino aceptable en los banquillos.

El presupuesto más bajo

El pasado abril el Valladolid confió en él para sustituir a Luis César Sampedro y en apenas dos meses logró la proeza del ascenso. Ahora afronta un desafío aún más difícil: mantener la categoría con el presupuesto más bajo de la Liga. "Ese dato te asusta, pero es un reto. Es lo que nos toca. Vamos con todas las ganas del mundo. Ojalá seamos como el Girona o el Alavés del curso pasado", reflexiona Sergio, que está muy a gusto en Valladolid.

El club pucelano ha sobrepasado los 20.000 abonados por primera vez en sus 90 años de historia y ha abierto una lista de espera para nuevas altas. "Que la afición se identifique con el equipo es muy bonito. Que el Barça sea el primer rival en Zorrilla también ayuda", añade Sergio.

El Valladolid ha perdido a dos referentes del ascenso, como Hervías (Eibar) y Jaime Mata, el último pichichi de Segunda (33 goles), que fichó por el Getafe. El primer refuerzo fue el bullicioso Ivi (Levante), pero también destacan las cesiones de Keko (Málaga) y Daniele Verde, el extremo italiano procedente de la Roma. 
 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.