Ir a contenido

LA SUPERCOPA DE EUROPA

La incógnita del Madrid contra la evolución del Atlético

Comienza la temporada para Atlético y Real Madrid con el primer título en juego, en un derbi madrileño en Tallin

Alejandro García

Julen Lopetegui durante el entrenamiento del Real Madrid en Tallin.

Julen Lopetegui durante el entrenamiento del Real Madrid en Tallin. / MAXIM SHEMETOV (REUTERS)

La temporada oficial para Real y Atlético de Madrid se abre este miércoles con un derbi madrileño en Tallin, Estonia, con un título en juego. A orillas del Báltico, en un país a la vanguardia mundial del desarrollo tecnológico digital y su integración en la sociedad, la UEFA se ha llevado una Supercopa de Europa en la que no va a haber mucho ambiente futbolero, pero sí atractivo sobre el césped.

El Atlético del Cholo afronta una temporada más con las bases bien plantadas, con el bloque claro y definido, pero con el añadido de unos fichajes que despiertan la envidia de cualquier gran club de Europa. En frente, el nuevo Real Madrid sin Zidaneni Ronaldoun nuevo proyecto con pocos añadidos a lo que ya había, más allá de Lopetegui. Una incógnita.

El equipo, protagonista

Antes de su debut oficial en el banquillo del Real Madrid, Lopetegui ha insistido en la idea de sustituir la baja de Ronaldo con el equipo. “Tratamos de que el equipo sea protagonista”, ha repetido varias veces en la rueda de prensa previa cuestionado sobre Bale y Benzema. Ellos son los señalados para dar un paso adelante y agarrar el liderazgo del equipo.

En el centro del campo, el entrenador del Madrid todavía puede capear un problema que se le atisba en el horizonte, hacerle hueco al croata Luka Modric en el frente de ataque que ha venido planteando en los últimos partidos y que, con toda probabilidad, va a ser el que forme de inicio ante el Atlético este miércoles: Casemiro y Kroos en un doble medio centro, con Isco por delante; con Asensio y Bale por las bandas y Benzema arriba. El croata, que jugó sus primeros 15 minutos de la temporada en el último amistoso, todavía llega corto de preparación como para formar en el once inicial.

En el banquillo también van a esperar su oportunidad los jugadores que han acaparado más minutos y mejores sensaciones durante la pretemporada, desde Vinicius hasta Ceballos, pasando por el medio centro uruguayo Fede Valverde.

Lopetegui se ha llevado a dos canteranos, el lateral Sergio Reguilón y el central Javi Sánchez, que podrían tener minutos durante el partido ante los pocos efectivos que tiene en defensa. Vallejo, que puede salir cedido, está de baja por una rotura muscular y Álvaro Odriozola ha sido descartado por el club por una lesión grado uno en el abductor de la pierna derecha.

El Atlético, con Arias y Kalinic

Antes de partir rumbo a Estonia, este lunes, el Atlético de Madrid ha presentado a sus dos últimos fichajes de una larga lista que han situado a la plantilla de Simeone entre las mejores de Europa.

“Los jugadores quieren venir al Atlético, y nuestros jóvenes no se quiere ir”, ha reconocido el técnico rojiblanco en la rueda de prensa previa, con un cierto sentimiento de satisfacción por el trabajo bien hecho. “A los futbolistas les interesa ganar y crecer, por eso se acercan a nuestro proyecto”, ha ampliado.

A través de esa idea se explica el verano del Atlético de Madrid, que le ha colocado en la vanguardia de cualquier competición, empezando este miércoles por la Supercopa de Europa, aunque el rival sea el Real Madrid.

La llegada de Lemar, Gelson, Arias, Kalinic y Rodrigo le dan soluciones a Simeone, y también algún problema. Para este miércoles, se espera titular a Rodrigo, el sustituto natural de Gabi, aunque podría entrar Thomas, más acoplado al sistema. Saúl, Koke, Griezmann y Costa han sido fijos hasta ahora, con lo que queda una plaza para Lemar, Gelson, Correa, Vitolo y Kalinic, una vez que Gameiro ya ha abandonado la disciplina rojiblanca con destino Valencia.

Simeone no rehúye la presión: “Necesitamos mejorar lo que hicimos la temporada pasada. Nos van a exigir acorde a la plantilla que estamos formando”, ha dicho. Aunque ha recurrido a la parte sentimental para marcar el camino a seguir ante el Real Madrid: “La emoción, la ilusión, ahí creo que se puede decidir el partido”, ha explicado.

Keylor Navas titular, de momento

La plantilla del Real Madrid al completo ha viajado hasta Estonia para el primer título de la temporada, entre ellos los cinco porteros que ahora mismo forman parte de la primera plantilla madridista: los tres que siguen de la temporada pasada, Keylor Navas, Kiko Casilla y Luca Zidane; y los dos fichajes de este verano, Andry Lunin y Thibaut Courtois.

Por el momento, Lopetegui puede retrasar la gran decisión, la de a quién va a otorgar la titularidad. “Tengo claro quién va a jugar mañana”, ha dicho en la previa. Será Keylor Navas. La falta de entrenamientos de Courtois, que lleva cuatro días de trabajo, le puede dejar incluso fuera del banquillo este miércoles en Tallin, en el que no caben cuatro porteros entre los 12 suplentes que permite la UEFA. 

En la primera jornada de Liga, este domingo en el Santiago Bernabéu ante el Getafe, Lopetegui ya va a tener que ir mostrando sus cartas. Sobre todo, después de que Keylor Navas reafirmara su deseo de quedarse en el Madrid después de que se anunciara el que, hasta ahora, es el fichaje estrella del verano para el Madrid, Courtois.

El portero belga es el destinado a la titularidad, personifica la culminación de un objetivo del Real Madrid desde que saliera Casillas de la portería blanca, el de fichar un portero considerado entre los mejores del mundo. La confianza del club en el costarricense nunca ha sido excesiva, nunca se le ha considerado para una plaza entre la élite mundial de guardametas.

Con Zidane no había dudas, su confianza en Navas era total. Ahora la pelota está en el tejado de Lopetegui, las vicisitudes del verano la van a dar la titularidad de inicio al portero de las tres últimas Champions del Real Madrid, a ver hasta cuándo, con la adquisición más importante del club en el banquillo.

En la rampa de salida está Luca Zidane y Kiko Casilla, los dos por detrás de Lunin en el esquema de plantilla y en los gustos de Lopetegui. Si Navas permanece, el ucraniano será tercer portero, aunque si llega una buena oferta por el tico, a sus 31 años, su salida promocionaría a Lunin y abriría la posibilidad de que Kiko Casilla siguiera.