Ir a contenido

EUROPEOS DE ATLETISMO

Álvaro Martín y María Pérez, campeones de Europa de marcha

Los atletas españoles logran un doblete histórico en los 20 km marcha en Berlín, con Diego García plata en hombres

Joan Carles Armengol

Álvaro Martín. / AFP / ANDREJ ISAKOVIC

Álvaro Martín.
Álvaro Martín, en el grupo delantero, antes de destacarse y ganar el título europeo en Berlín.
María Pérez.

/

La marcha le ha dado al atletismo español nuevas alegrías en los Europeos de Berlín, con una lluvia de medallas en las pruebas masculina y femenina de los 20 kilómetros y un doblete de campeones. Álvaro Martín se ha proclamado campeón en hombres, mientras que María Pérez lo ha hecho en mujeres, en una exhibición sin precedentes, histórica. La espectacular cosecha de medallas se ha completado con una plata de Diego García Carrera en hombres, en una mañana absolutamente triunfal para la selección español.

La salida conjunta, por primera vez, de ambas pruebas (tras aplazarse la femenina por cuestiones de seguridad tras un posible escape de gas), ha dado suerte al conjunto español de marcha, una modalidad que ya había dado 14 medallas a España en los Europeos anteriores, seis de ellas de oro. Martín ha sucedido en el palmarés a Miguel Ángel López, que fue campeón en Zúrich 2014, mientras que en Amsterdam 2016 no hubo pruebas de marcha al coincidir con año olímpico.

Diego García Carrera celebra su segundo puesto. / ANDREJ ISAKOVIC (AFP)

El circuito de un kilómetro alrededor de la Breitscheidplatz, donde está la catedral medio derruida en la segunda guerra mundial, le ha ido como anillo al dedo a los marchadores españoles, que han dado una exhibición. 

Dominio de Martín

En la prueba masculina, el extremeño Álvaro Martín, vencedor con un tiempo de 1.20.42 horas, hizo doblete junto con el madrileño Diego García Carrera -plata con 1.20.48- y sucedió como campeón a otro español, el murciano Miguel Ángel López, que redondeó el éxito español con su sexto puesto (1.21.27).

Esas dos medallas, junto a la de María Pérez, suman tres medallas en una sola jornada y cuatro en total para la escuela española de marcha, que el martes pasado había estrenado el medallero con el bronce de Júlia Takács en la nueva prueba femenina de los 50 kilómetros.

Martín se quedó solo en cabeza en la última vuelta al circuito de un kilómetro y se impuso por delante de Diego García y del ruso Vasily Mizinov (1.20.50). Alemanes y españoles se dejaron vez al frente del grupo en los primeros minutos. Las condiciones meteorológicas -18 grados, 52 por ciento de humedad- se mostraron algo más benignas para los marchadores de 20 km que el martes pasado para los de 50, que hubieron de soportar 32 grados.

El germano Christopher Linke, quinto en los Juegos de Río 2016, controlaba la prueba en los primeros kilómetros. Luego lo hizo su compatriota Hagen Pohle, que fue campeón mundial y europeo en categoría júnior, al que se pegó Diego García -campeón de Europa júnior en 2015 y sub-23 en el 2017- y un poco más atrás Álvaro Martín. El defensor del título, Miguel Ángel López, empezó a quedarse.

En el km 16, pasada la hora de competición, apareció el ruso Vasily Mizinov, el más rápido del año entre los contendientes (1.18.54), que se llevó de escolta a los dos españoles. Su ataque duró poco. En el decimoctavo kilómetro Martín puso un alto ritmo de crucero, dejo atrás a García y a Mizinov y se fue en busca de su primera gran victoria internacional, mientras por detrás el madrileño ajusticiaba al ruso en la lucha por la plata.

Reacción brillante de Pérez

La granadina María Pérez, la mujer de Orce, venció con el mejor tiempo en la historia de los campeonatos (1.26:36, a su vez mejor marca del año), seguida de la checa Anezka Drahotova (1.27.03) y de la italiana Antonella Palmisano (1.27.30).

Drahotova, exciclista de 23 años -bronce en Zúrich 2014-, se mostró muy activa en la primera mitad. Sus cambios de ritmo fueron mermando el grupo cabecero, en el que viajaban las tres españolas: María, Laura García-Caro y Raquel González.

La constancia de Drahotova terminó por dejarla sola por delante en el décimo kilómetro, perseguida por la italiana Antonella Palmisano -cuarta en los Juegos de Río 2016 y en los Mundiales de Londres 2017-, la lituana Zivile Vaiciukeviciute y María Pérez, que llevaba una tarjeta roja (la tercera implica descalificación).

Checa e italiana dejaron atrás a María Pérez al cumplirse la hora de competición, pero inmediatamente Drahotova se deshizo de Palmisano y la granadina se recuperó poco a poco y emprendió un brillante contraataque. La española alcanzó a la italiana y se fue en busca de Drahotova, a la que también rebasó, dando un vuelco a la prueba en el breve espacio de tres kilómetros. Laura García-Caro, sexta con récord personal (1.28:15), también rayó a gran altura.

El martes pasado, con el bronce de Julia Takacs en 50 km, la marcha femenina española había regresado al podio europeo después de 32 años, los que han transcurrido desde que Mari Cruz Díaz se convirtió en la primera campeona de Europa, también en Alemania (Stuttgart-86), entonces sobre la distancia de 10 km

Todos juntos

Hombres y mujeres partieron juntos una vez resuelta la alerta de seguridad provocada por el olor a gas que había en la zona de la Breitscheidplatz, donde está situado el circuito de la competición.

Un contingente de 58 atletas -30 mujeres y 28 hombres- tomaron la salida a las 10.55 horas en el área denominada "Milla de Europa", en el centro de la ciudad, para dirimir la lucha por las medallas en la marcha corta. 

La salida de la prueba femenina estaba prevista para las 9.05 horas, pero hubo de retrasarse por razones de seguridad ante el olor a gas que había en la zona. El Comité Organizador resolvió que salieran juntos hombres y mujeres a la hora prevista para la prueba masculina.

"La Brigada de Bomberos está chequeando el olor a gas por las inmediaciones del circuito de marcha de acuerdo con el protocolo de seguridad y en consecuencia la competición se ha retrasado", explicó el Comité en su primer comunicado. Los bomberos inspeccionaron las alcantarillas de la zona en busca del origen de dicho olor, pero la amenaza no fue considerada grave por las fuerzas policiales, que no desalojaron la zona, repleta de aficionados junto a la Iglesia Memorial káiser Guillermo, uno de los atractivos turísticos de la capital alemana.

Temas: Atletismo

0 Comentarios
cargando