Ir a contenido

CRÓNICA LONDINENSE

Vuelve la lluvia, vuelve la Premier

Josep Martí Blanch

Guardiola da las gracias a los aficionados en la rúa del Manchester City tras ser campeón de la Premier.

Guardiola da las gracias a los aficionados en la rúa del Manchester City tras ser campeón de la Premier. / Richard Sellers

Inglaterra no vivía un verano tan seco y caluroso desde 1976. La lluvia y las temperaturas templadas se marcharon de vacaciones con el final de la temporada futbolística en mayo y no han querido reaparecer hasta que arrancase la 26ª edición de la Premier League. Regresa el más rentable de los espectáculos futbolísticos del planeta.

El Nike Merlin, así se llama el balón de este año, empieza a rodar sobre el verde de los 20 campos que acogen el campeonato. Un verde desaparecido de los parques, todos mayormente vestidos de amarillo por la excepcional canícula de los dos últimos meses.

Estadios plenos

La Premier ha vuelto a demostrar este verano que es el hermano mayor de los campeonatos nacionales y volverá a partir de este fin de semana a llenar los estadios como no lo hace ninguna otra competición futbolística, salvo la Bundesliga alemana. Tendrá el honor, otra vez, de ser la liga más vista del mundo y a contar por millones las pintas que se venderán en los pubs con cada jornada. Volverán las apuestas sobre cualquier cosa, por peregrina que sea, y también lo harán los eternos debates sobre si tanta mercantilización no acabará algún día con la fidelidad y desmedido entusiasmo de los 'supporters'.

El abrazo del Klopp y Salah en Kiev. Vuelve el Liverpool./ SERGEI SUPINSKY (AFP)

Jugadores y entrenadores volverán a compartir los focos del estrellato. Si uno es entrenador su Olimpo es Inglaterra. El tridente de los banquillos sigue, de momento, en esta isla: Josep Guardiola, José Mourinho, Jürgen Klopp. El portugués encabeza las apuestas para ser el primer técnico dimisionario o cesado del campeonato y se ha pasado el verano pataleando contra la directiva del Manchester United por la política de fichajes.

Los récords de Guardiola

Guardiola, por su parte, viene de batir todos los récords con el City la pasada temporada y sigue en su inacabable luna de miel futbolística. En el capítulo de directores de grandes orquestas londinenses, estrenan batuta Unai Emeri en el Arsenal y Maurizio Sarri en el Chelsea. Manuel Pellegrini regresa de la China para hacerse cargo del West Ham. Londres da para mucho y no sólo es la capital del dinero, lo es también del futbol. La ciudad cuenta este año con seis equipos en la Premier. Ahí es nada.

Mounrinho es objeto de todas las miradas: ¿será el primer cesado de la Premier? / VICTOR DECOLONG (AFP)

Y, claro, luego están los jugadores. El mercado de fichajes de la Premier es un espectáculo. Se vive al minuto como si fuera el parquet de un mercado de valores. Y lo es. Las cifras de esta temporada vuelven a ser de vértigo. Los clubs ingleses han gastado 1.400 millones de euros en nuevos jugadores. La burbuja futbolística no tiene freno gracias a las televisiones, pero en la Premier, a diferencia de otras ligas, gastan todos los equipos, no sólo los grandes.

Liverpool, Chelsea y Fulham (recién ascendido) han liderado el capítulo de inversiones. La sorpresa ha sido que el Chelsea haya convertido a un portero, Kepa Arrizabalaga, en el fichaje más caro del curso desembolsando por él 80 millones de euros. Le siguen, por precio, Alisson, de la Roma al Liverpool por 75 millones, Mahrez, del Leicester al City por 67 millones y Jorginho, del Napoli al Chelsea por 60 millones.

Pochettino, satisfecho

Solo el Tottenham, tercer clasificado en el último campeonato, se ha quedado al margen del mercado y no ha incorporado a un solo jugador. Quizás porque Mauricio Pochettino ya está contento con su plantilla o quizá porque la caja no está para alegrías después de la inversión de más de 1.100 millones de euros en su nuevo estadio que estrenará en septiembre. Los Spurs van a tener el campo con más espectadores de la ciudad de Londres (62.062), si exceptuamos Wembley, y mantendrán este privilegio incluso si se lleva a cabo la anunciada remodelación de Stanford Bridge por parte del Chelsea.


 

Lo que todavía no va a aparecer por la Premier League esta temporada es el VAR. Los clubes ingleses decidieron en mayo continuar a la espera y seguir estudiando sus pros y contras. Habiendo inventado el futbol dos veces, la primera en el S. XIX y la segunda hace veintiséis años para adecuarlo al Planeta Marqueting que ya era la tierra, debe respetarse esta pulsión de conservadurismo tecnológico. Además, poco importa el VAR si todo está en su sitio. Y ya lo está. Lluvia y Premier. Go for it!

0 Comentarios
cargando