Ir a contenido

RIVAL AZULGRANA

El Sevilla de Machín ya está en marcha

Inmerso en la fase previa de la Europa League, el nuevo proyecto sevillista afronta la Supercopa ante el Barcelona

Alejandro García

Aleix Vidal trata de superar a Nyuladzi del Zalgaris Vilna.

Aleix Vidal trata de superar a Nyuladzi del Zalgaris Vilna. / Pepo Herrera

Aleix Vidal, presentado este lunes, ha sido el sexto fichaje, que no el último, del nuevo Sevilla de Pablo Machín, un entrenador que aspira a trasladar el modelo exitoso del Girona a un escalón por encima de exigencia. El rival del Barça en la Supercopa, inmerso en la travesía por el desierto que dejó Monchi tras su salida, estrena a Joaquín Caparrós en el puesto de director deportivo con el reto de estabilizar el equipo tras una temporada con tres entrenadores, que le costó el puesto al heredero de Monchi, Óscar Arias.

Al duelo del domingo en Tánger llegan los de Machín quizá más rodados porque están disputando la liguilla clasificatoria de la Liga Europa. El jueves derrotaron al Zalgiris de Vilna, en el sánchez Pizjuán, con un solitario gol de Banega.

El sistema de tres centrales se ha instaurado en Sevilla. A partir de ahora, al Sánchez Pizjuán le esperan transiciones rápidas con muchos llegadores, pases largos a la espalda de los laterales rivales, presión asfixiante arriba. El dominio del juego a través del balón no es una prioridad para este Sevilla, que quiere vivir de explotar los errores del contrario.

La planificación deportiva, bajo el mando de Caparrós, va más lenta de lo esperado, la adaptación de la plantilla a las ideas del nuevo entrenador está siendo un quebradero de cabeza para la entidad. Aleix Vidal, de regreso del Camp Nou después de tres temporadas, ha sido el sexto fichaje en llegar a un equipo que intenta adaptarse al sistema de Machín, empezando por los centrales.

La defensa

La marcha de Lenglet con destino al Barcelona, además de las dudas sobre su rendimiento que dejaron la temporada pasada Daniel Carriço y Nico Pareja, han obligado a reforzar la zaga: han llegado Sergi Gómez, canterano del Barcelona que ha jugado las últimas cuatro temporadas en el Celta, y Joris Gnagnon, una gran promesa del fútbol francés por el que, a sus 21 años, el Sevilla ha desembolsado 15 millones de euros, el mayor precio que nunca ha pagado por un defensor.

Aleix Vidal, que llega para competir con Jesús Navas por el puesto de carrilero derecho, o compaginar con él jugando uno de los dos más arriba; podría debutar en la Supercopa de España ante el Barcelona, este domingo 12 de agosto. Donde habrá una cara nueva será en la portería, dado que el Sevilla se ha desecho de David Soria, vendido al Getafe, y Sergio Rico, cedido al Fulham. Ha llegado el portero checo Tomas Vaclik y el canterano Juan Soriano va a hacer las veces de segundo guardameta.

El delantero

La otra gran clave para calcar el esquema que le llevó al éxito en Girona es la que falta por llegar al Sevilla, un delantero referencia, potente físicamente, con buen juego aéreo y con un perfil trabajador, alguien que haga el rol que magistralmente ocupaba Stuani en el equipo catalán. Los dos grandes nombres que hay sobre la mesa ahora mismo son Vincent Aboubakar y André Silva, aunque también han sonado otros como Zaza o Mariano.

Banega celebra el gol que marcó al Zalgiris de Vilna en la eliminatoria de la Liga Europa / PEPO HERRERA (EFE)

De manera paralela, el Sevilla también trabaja para incorporar un atacante de segunda línea, con velocidad, que se compenetre bien con el delantero referencia, sobre todo después de vender a Joaquín Correa a la Lazio y colocar en el mercado a jugadores que no han convencido, como Nolito.

Sarabia es uno de los que mejores sensaciones está dejando en la pretemporada, junto al canterano Pejiño, mientras que la adaptación de Banega y Franco Vázquez a las transiciones rápidas características del juego de Machín es una incógnita. El croata Ante Rebic, titular en la Croacia subcampeona del mundo, es el deseado, aunque el Eintracht de Frankfurt pide más de 20 millones de euros para dejarlo marchar.

Para reforzar la medular, de la que todavía puede salir Steven Nzonzi, ha llegado Ibrahim Amadou. Es un medio centro de 25 años francés, nacido en Camerún, muy potente físicamente, alto, con buen disparo, por el que han pagado 15 millones de euros al Lille. Además, el Sevilla ha ejercido la opción de compra por 6 millones de euros que tenía sobre Roque Mesa, después de que llegara al equipo el pasado mercado de invierno procedente del Swansea.

La Supercopa, entre previas de la Europa League

Con la Supercopa reducida a un partido por el título, las opciones de los dos equipos siempre se igualan. Además, el Sevilla llega con la ventaja de tener más rodaje, después de haber jugado ya tres partidos de las rondas previas de Europa League.

Lo parte negativa para Machín es que el partido ante el Barcelona le pilla inmerso en la segunda previa, de las tres que tiene que superar si quiere estar en la próxima fase de grupos de la Europa League, ante el Zalgiris.

Temas: Sevilla FC

0 Comentarios
cargando