Ir a contenido

EUROPEO DE BERLÍN

Osakue, la atleta italiana herida por una agresión racista, en la final de disco

La deportista tuvo que ser operada de un ojo tras recibir en la calle el impacto de un huevo

Daisy Osakue, tras lanzar el disco en Berlín.

Daisy Osakue, tras lanzar el disco en Berlín. / KAI PFAFFENBACH (REUTERS)

Daisy Osakue, una lanzadora de 22 años nacida en Turín de padres nigerianos, cobró notoriedad internacional el 30 de julio pasado cuando fue objeto de una agresión racista en Italia. Nueve días después vuelve a ser noticia, ahora por méritos deportivos, al clasificarse para la final europea de disco, en Berlín.

Osakue regresaba ese día a casa en Turín cuando recibió en un ojo el impacto de un huevo arrojado por tres desconocidos desde un coche. Tuvo que ser operada por una abrasión de la cornea y para retirarle un fragmento de la cascara en el ojo.

La organización juvenil de Partido Demócrata (PD) de Turín denunció la agresión de Osakue, que dijeron era militante de esta formación política y acusaron al Gobierno italiano de generar "el clima de tensión y ciega violencia que se está creando en Italia".

Autorización tras tratamiento con corticoides

Osakue se sometió después a un examen médico en el hospital del Comité Olímpico Italiano (CONI) en Roma y los médicos le dieron el visto bueno para competir en los Europeos de Berlín, tras la suspensión progresiva de la terapia con corticoides.

La italiana cometió este jueves un nulo en la ronda de clasificación de disco, pero en el segundo turno lanzó el artefacto a 58,73 metros, más allá de la línea que delimitaba la marca de calificación automática (58,50) y el sábado estará en la final. Desde enero del 2017, la atleta nacionalizada italiana estudia y se entrena en la Universidad Angelo State de Texas.