Ir a contenido

FINAL VIBRANTE

Serbia acaba en los penaltis con el sueño dorado de España en el Europeo de waterpolo

La selección de David Martín logra una meritoria plata (12-10) tras caer en la tanda ante al conjunto balcánico

Christian Martínez Romeo

La selección española de waterpolo recibe la plata en las piscinas Bernat Picornell tras perder la final contra Serbia. / JORDI COTRINA

La selección española de waterpolo recibe la plata en las piscinas Bernat Picornell tras perder la final contra Serbia.
Felipe Perrone.

/

Quitándose de encima la losa de no haber obtenido una sola medalla en los últimos nueve años, España se lanzó este sábado a las Bernat Picornell ensimismada en disfrutar de un momento histórico. Regresando a un olimpo que la había sumido en el ostracismo, y arropada por una grada entregada a la fiesta, la selección vivió su gran noche y poco importó que el oro en el Europeo de waterpolo fuera a parar a manos de Serbia tras una fatídica tanda de penaltis (12-10).  

Como en toda historia de felicidad, en Barcelona también hubo un antagonista. Un contrincante que en las Picornell asumió el rol que lleva años ganándose; el de monstruo de un waterpolo donde pocas veces tiene rival. Con una selección abonada al éxito, en la última década han logrado más de diez medallas, Serbia se hizo con su cuarto Europeo consecutivo (2012, 2014, 2016 y 2018) derrotando a un conjunto español que supo ponerle una brida al vendaval ofensivo que son los de Dejan Savic.

"Hemos hecho magia"

"Hemos hecho magia. Nadie quería perder, pero estos es el deporte. Hemos luchado hasta el final, es lo que habíamos prometido, que nadie dude que volveremos", explicó el seleccionador español, David Martín, nada más acabar el partido. "Hemos dominado el marcador muchos minutos, pero esto es Serbia, sabíamos que tendrían la oportunidad de acercarse. Hemos hecho algo muy complicado, por eso duele más". 

Asumiendo que las opciones de éxito pasaban por minimizar las numerosas virtudes del rival y llevar a cabo un excelso partido en defensa, el conjunto de Martín buscó un tanteo corto que les permitiera llegar con vida hasta el final. Y así rozó el éxito. Con López Pinedo (10/17, 58% de acierto) exhibiéndose una noche más y con un equipo que realizó una actuación espectacular, España se encargó de reafirmar el plan con una sólida defensa, prolongando así la previsible medalla dorada de Serbia hasta los penaltis.

La noche de López Pinedo

España, 27 años después, volvió a jugar una final de un Europeo y lo hizo apostando por un ritmo de encuentro alto, sin tregua, donde la fatiga hiciera acto de presencia en un rival que se plantó en el todo o nada tras ganar con cierta holgura todos sus partidos.

Visiblemente emocionados durante los himnos, los waterpolistas españoles aparcaron la magia del momento para combatir desde la primera acción. La defensa fue siempre el fundamento del éxito. Sublimes atrás, con constantes ayudas y bloqueos que fueron minando la moral rival, España cerró el primer cuarto dejando a los serbios a cero (0-1).

Reforzados en el inconmensurable trabajo de López Pinedo, nombrado mejor cancerbero del campeonato, España fue animándose con el paso de los minutos e incluso supo mantenerle el pulso a Serbia cuando los balcánicos empezaron a soltar el brazo con un parcial de 3-3 antes del descanso.

Los penaltis deciden

A sabiendas que enzarzarse en una pelea a goles era una batalla perdida, España apostó en la reanudación por mantener el plan inicial, jugándose el todo por el todo con una vigorosa defensa. Encajando un parcial de 3-0, los de Martín pasaron de una ventaja de dos tantos a verse por debajo por primera vez en el choque. Un hecho que duró tan solo unos segundos gracias al acierto de Munarriz.

Con la igualada, llegó el todo por el todo en unos últimos minutos donde ambos dispusieron de opciones para evitar unos penaltis (5-3, solo falló Fran Fernández) que no pudieron aminorar la distancia que separa a una España en desarrollo con una Serbia extremadamente voraz que se marcha de Barcelona con el enésimo título en su palmarés.

"El principio de una historia"

"Esto tiene que ser el principio de una historia", expresó Felipe Perrone nada más consumarse la amarga derrota que valía una meritoria plata, que se suma al bronce logrado por el equipo femenino el viernes. "Que solo hayamos cedido en la tanda de penaltis contra Serbia es muy meritorio", añadió uno de los veteranos de un equipo que cierra el campeonato invicto. "Hemos perdido de la manera más cruel jugándole de tú a tú a un equipazo", ensalzó el capitán, Marc Minguell. "Hoy estamos cabizbajos, pero mañana lo veremos de otro color, de color plata, que es un colorazo. Ojalá sea el inicio de algo muy bonito".

Serbia, 12 - España, 10

Serbia: Pijetlovic G. (Mitrovic B.), Mandic (2), Rasovic (-), Randjelovic (-), Cuk (1), Pijetlovic D. (-), Vico (-), Aleksik (1), Jaksic (1), Filipovic (1), Prlainovic (3) y Mitrovic S. (1)

España: López Pinedo (Lorrio), Munarriz (2), Granados (1), Del Toro (1), Minguell (-), Larumbe (-), Cabanas (-), Fran Fernández (-), Tahull (-), Perrone (3), Blai (2) y Bustos (-)

Parciales: 0-1, 3-3, 3-2 y 1-1 (5-3 en penaltis)

Árbitros: Boris Margeta (ESL) y Adrian Alexandrescu (GRE).

Temas: Waterpolo

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.