Ir a contenido

EL EUROPEO DE WATERPOLO

López Pinedo, el guardián de las esencias

El guardameta confía en devolver a la selección a la pelea por las medallas en las Picornell

Luis Mendiola

Dani López Pinedo, en acción, en el partido por el tercer puesto de la Liga Mundial contra Japón 

Dani López Pinedo, en acción, en el partido por el tercer puesto de la Liga Mundial contra Japón  / Balazs Czagany (EFE)

Por la solvencia de Dani López Pinedo, el incombustible guardameta del Atlètic Barceloneta, 38 años recién cumplidos el lunes, solidez bajo los palos, reflejos aguzados, físico envidiable,  pasan buena parte de las opciones de España en el Europeo de waterpolo que se celebra estos días en las Picornell.

Como sus compañeros aseguran, López Pinedo mejora con el tiempo, como los buenos vinos y su experiencia no solo le convierte en una de las mejores referencias de la selección. También en guardián de las esencias de la última época dorada del waterpolo masculino (la plata del Mundial 2009 con un equipo en el que también estaban Felipe PerroneMarc Minguell, Blai Mallarach y el actual seleccionador David Martín) que España intenta revivir este verano con este campeonato en casa.

“Ya hace mucho de aquella plata”, explica López Pinedo a este diario. “Pero es  verdad que las expectativas son altas. Queremos hacer un buen campeonato y estar lo más arriba posible y el estar en casa, con nuestra gente, es un aliciente más. Esta es una piscina donde hemos conseguido cosas importantes, como el título de campeón europeo con el Barceloneta en el 2014”, cuenta el guardameta que tuvo una fiesta sorpresa por parte de sus compañeros en la noche del lunes, con pastel y velas, para celebrar su aniversario, a la que también acudió su familia.

“Hubo de todo, mucha coña también porque, al final, somos un grupo de 13 deportistas que llevan ya varias semanas conviviendo”, desvela. “Lo importante es que no noto la edad y me siento bien. En el 2012,  que disputé los Juegos de Londres, pensé que no volvería a otra Olimpiada. Y ahora, ya no me marco objetivos. Voy de año en año y si estoy bien, porqué no pensar en los Juegos de Tokio. Ya veremos”.

Primer reto exigente

Después de un debut más que placentero frente a Malta, resuelto por un rotundo 21-4, la selección francesa servirá este miércoles (22.00 horas) como un termómetro ya fiable sobre la consistencia del equipo que dirige David Martín. Es el primer encuentro de peso, ya que España se marca como primer reto acabar como primera de grupo, que le aseguraría el pase directo a cuartos y un cruce más cómodo.

“Para quitarse los nervios del debut, Malta estuvo muy bien. Pero ahora viene lo serio. Francia es un partido muy importante para nosotros”, analiza Dani López. “Ahora es cuando realmente empieza el Europeo. Francia es un equipo que hace las cosas bien, como demuestra que se metieran en los últimos Juegos. Eso quiere decir que es un equipo que está a buen nivel. Frente a Montenegro tuvieron un buen debut y perdieron de dos goles, así que tendremos que estar muy centrados, aunque es un partido que tendríamos que ganar”.

Evitar los octavos

Después, las opciones de España, que debe ir en el torneo de menos a más, pasan por el encuentro frente a Montenegro, el vigente campeón de la Liga Mundial. “Lucharemos con ellos para quedar primeros y evitar los octavos, porque en un Europeo, que para mí tiene más nivel que un Mundial, ese es siempre un cruce difícil.  Previsiblemente nos tocaría contra Holanda y si tienes un mal día te vas para casa”.

López Pinedo argumenta que la selección española ha llegado a esta cita después de un buen trabajo de preparación (semifinales de la Liga Mundial y semifinales de los Juegos del Mediterráneo), con opciones de medalla, pero en esa misma situación se encuentran un grupo importante de sus rivales. “El waterpolo está muy igualado y hay hasta ocho equipos que pueden estar en la misma situación que nosotros. Así que el objetivo es intentar hacer las cosas, ir paso a paso, y después hacer un buen cruce”.

Temas: Waterpolo

0 Comentarios
cargando