Ir a contenido

VISTO Y NO VISTO

La protesta de Pussy Riot saltó al césped durante el Francia-Croacia

Persecución de un activista de Pussyv Riot en el estadio Luzhniki.

Persecución de un activista de Pussyv Riot en el estadio Luzhniki. / CHRISTIAN HARTMANN

Cuatro activistas del grupo feminista Pussy Riot lograron burlar la seguridad del estadio Luzhniki, donde se disputaba la final del Mundial bajo la presidencia de Vladimir Putin, acompañado por el francés Emmanuel Macron y la croata Kolinda Grabar-Kitarovic.

Había comenzado la segunda parte, cuando los activistas disfrazados de policías ingleses saltaron el cordón de seguridad y emprendieron una carrera hasta el centro del campo ante la mirada sorprendida de los futbolistas. Tras ellos corrían los miembros de la seguridad. Algún jugador croata intentó también frenarlos. Las cámaras de televisión evitaron dar imágenes del momento de la detención.

Traslado de una de las activistas detenidas durante el Francia-Croacia / CARL RECINE (REUTERS)

Minutos después, una portavoz de Pussy Riot reivindicó la acción en el estadio Luzhniki a través de la agencia AFP. Pussy Riot reivindica a las feministas de todos el mundo y se ha convertido en un dolor de muelas para Vladimir Putin. 

Las autoridades de la FIFAhan felicitado a los organizadores por el alto nivel de los servicios de seguridad. No se ha registrado en todo el mes del Mundial ni un solo incidente portagonizado por los famosos 'hoolligans' rusos.