Ir a contenido

LA SUCESIÓN EN 'LA ROJA'

Michel, Quique, Luis Enrique, Jémez, Setien....

Hierro, como director deportivo, debería elegir al técnico que lo sustituya al frente de España para pilotar la reconstrucción

Marcos López

Luis Enrique, Michel, Quique Sánchez Flores y Jémez.

Luis Enrique, Michel, Quique Sánchez Flores y Jémez.

A Hierro le toca elegir, o así debería ser, el sucesor de Hierro. Tras el fulminante despido de Lopetegui le correspondió a él asumir, de forma provisional, el banquillo de la selección española, pero, tras la eliminación ante Rusia, ya dejó claro que era algo circunstancial. “Es y ha sido un placer entrenar a estos jugadores”, afirmó el técnico andaluz insinuando así su renuncia a continuar asumiendo esa responsabilidad.

Ahora, colgado el chándal en el vestuario y colocado, de nuevo, el traje y la corbata, metido en su papel de director deportivo de la federación española de fútbol, le corresponde dar una lista de candidatos a pilotar la reconstrucción de ‘La Roja’.

Rubiales pone en juego su credibilidad deportiva con la elección del nuevo técnico

Una reconstrucción compleja porque se van grandes mitos que han sostenido esta selección en la última y exitosa década (Iniesta, Piqué y, tal vez, Silva) al tiempo que el modelo futbolístico necesita una urgente regeneración. La lista que Hierro, una vez pase el tremendo dolor de la caída rusa, debe presentar a Luis Rubiales, el presidente de la federación, es de capital importancia. No se puede equivocar. Hace menos de un mes tenía a un seleccionador con contrato hasta el 2020 (Lopetegui) y ahora busca nuevo inquilino para esa silla vacía.

Sin mirar abajo

A diferencia de lo que ocurrió con la marcha de Vicente del Bosque, Hierro no puede mirar hacia la sub-21 para ascender a Celades, cuyo buen trabajo en las categorías inferiores no está teniendo tanto eco como el de Lopetegui, que llegó desde abajo. El retrato robot del nuevo seleccionador pasa por defender la figura de un técnico español, que además no tenga ahora equipo, por lo que permitiría que la negociación fuera más sencilla. Hierro tiene que hacer la lista y Rubiales, en la decisión que tal vez marque su proyecto deportivo, no puede fallar tras la tormenta con Lopetegui y el desastre del Mundial.

1.- La opción Quique Flores

53 años. Recién despedido del Espanyol. Hace poco más de dos meses. Pero mantiene intacto su cartel, especialmente en Madrid, donde se le valora mucho. Se fue sin decir adiós del club blanquiazul. Ni compareció en la sala de prensa cuando se anunció su destitución, molesto como estaba por la actitud de la directiva y, sobre todo, como ha revelado en una entrevista con la revista Jot Down, en la que ha manifestado su “frustración” como entrenador.

"El Espanyol debería tener más capacidad para entender los proyectos y distinguir cuando es uno fantasma. No se pueden hacer proyectos que parezcan lo que no son”, argumentó Quique, quien se alejaría, por su concepto del juego, de los pilares que ha ido sosteniendo a España a través del pase. Y del toque.

2.- Michel suena, siempre suena

Tiene 55 años. Su nombre aparece desde hace tiempo vinculado a la selección española, como si estuviera destinado a sentarse algún día en ese banquillo. Algo similar le sucede con el Madrid. Pero, de momento, el exentrenador del Málaga, del que fue despedido el pasado mes de enero, no ha llegado al Bernabéu ni tampoco a la ciudad deportiva de Las Rozas. Pero él no se desanima.

Le encanta el juego ofensivo, protagonista como fue de la primera revolución cultural que se vivió en el fútbol español con la irrupción de la Quinta del Buitre. Defiende, eso sí, que no debe haber “un pensamiento único” porque entiende que los técnicos deben adaptarse siempre a las características de los jugadores.

3.- Luis Enrique, la apuesta más arriesgada

48 años. Es, curiosamente, la apuesta más sólida como revela su reciente paso por el Camp Nou donde logró el triplete con el tridente Messi-Neymar-Suárez en el 2015. Pero, al mismo tiempo, resulta la vía más arriesgada porque su fuerte carácter generaría un clima de tensión en la selección.

Lleva un año sabático, a pesar de que ha recibido ofertas para unirse a grandes proyectos. Pero, de momento, Luis Enrique prefiere estar cada día subido en una bici a vivir sentado en el banquillo, agotado como acabó por esos tres volcánicos años con el Barça.

Valiente, con personalidad, con un fútbol ofensivo e incómodo en las relaciones con la prensa. Falta saber si el pausado trabajo de la selección llenaría al hiperactivo Luis Enrique

4.- Jémez, la vía que siempre está 

48 años. Viene de descender con Las Palmas. Llegó para reflotar al equipo canario, pero no le salieron nada bien las cosas. El recuerdo de su gran y atrevida obra con el Rayo Vallecano, al que hizo jugar de maravilla al fútbol, es el mejor legado que puede presentar para que aparezca en la lista de Hierro.

Técnico de enorme carácter, al que no le importa enfrentarse con los periodistas, vehemente y firme en las convicciones de su fútbol. Jémez es así. En lo bueno. Y en lo malo. Defiende sus ideas al máximo.

5.- El romanticismo pragmático de Quique Setién

59 años. Representa mejor que nadie la cultura del toque y la asociación a través de un juego coral. Apasionado alumno de la escuela cruyffista, Setién ha recuperado la alegría para el Betis, con un fútbol divertido que ha conectado con el público verdiblanco.

Él se lo pasa bien; los jugadores, también. Y la gente que llena el Benito Villamarín, más aún. El problema es que tiene contrato con el club andaluz hasta el 2020. Pero su estilo encajaría a la perfección con el estilo de España.

0 Comentarios
cargando