EL DESAFÍO DE SERGI MINGOTE (2)

Cuenta atrás para la hora de la verdad

La expedición se prepara para afrontar el primero de los seis ochomiles que pretende coronar en un año

’Selfie’ de los miembros de la primera expedición.

’Selfie’ de los miembros de la primera expedición. / SERGI MINGOTE

Se lee en minutos

A lo lejos, el Broad Peak (8.051 metros), la decimosegunda montaña más alta de la Tierra, en el Karakórum (Pakistán).

Pero cada vez más cerca... 

Bastantes nervios, pero mucha más ilusión y muy animados para afrontarlo en apenas unos días. Pep, Lluís, Carlos y un servidor ya estamos instalados en el Campo Base, subiendo y bajando a los campos 1 y 2 y aclimatando. En mi caso será el primero de los seis ochomiles en menos de un año para lograr un récord Guinness deportivo y solidario.

No solo subiremos nosotros físicamente el Broad Peak como alpinistas. En esta expedición nos acompañan desde la distancia Rodamunt y Apindep, dos entidades catalanas que se dedican en cuerpo y alma a ayudar a disfrutar de la montaña a personas con movilidad reducida unos, y a la integración de personas con discapacidad, los segundos.

Después vendrá el K2 (8.611m) para culminar esta primera expedición. Pero paso a paso. Estos días toca adaptarnos a la altura y adaptar nuestros ritmos fisiológicos a las circunstancias y a esta montaña.

El sueño cobra vida

El sueño en el sentido más amplio de la palabra empieza a cobrar vida. Somos un equipo de amigos y eso se nota en el ambiente y en el papel que ejerce cada uno: experiencia y juventud que se complementan, como nuestras manías y nuestros gustos. 

Te puede interesar

Amantes de la montaña, queremos ir explicándoos nuestro reto desde esta ventana al mundo que nos ofrece EL PERIÓDICO. Gracias por dar una oportunidad al alpinismo, a la naturaleza y a la solidaridad. Lo que no se explica no existe para los demás y aprovecho para enviar un mensaje a la otra redacción, la 'virtual', que explica nuestra aventura con la misma o más ilusión quee nosotros. 

Amig@s de Apindep, ya me han explicado que, para animarme, cada día hacéis el águila.  Así me rebautizaron antes de nuestra partida. Pues deciros que el águila está a punto de empezar a volar para dedicaros la primera de las montañas. Y a tod@s vosotr@s, ¡por supuesto!