Ir a contenido

LA MALDICIÓN DEL CAMPEÓN

Löw antes del Mundial: "No queremos que nos pase como a España o Italia, que tuvieron que volver pronto a casa"

El seleccionador alemán advirtió que eran el rival a batir y que no quería caer eliminado en la fase de grupos

Irati Vidal / Barcelona

Joaquim Löw después de la derrota ante Corea del Sur

Joaquim Löw después de la derrota ante Corea del Sur / MICHAEL DALDER

Alemania no es invencible, aunque lo parezca. La selección bávara se presentaba en Rusia como el candidato ideal para terminar con la maldición del campeón; aquella que envió a Italia y a España para casa en la fase de grupos del campeonato en el que defendian corona. Meses antes del inicio de la competición, el seleccionador Joaquim Löw se mostraba confiado y con la lección aprendida. "Sabemos que somos el rival a vencer tras haber ganado el Mundial y la Copa Confederaciones y no queremos que nos pase como a otros, como a España o Italia, que tuvieron que volver pronto a casa como campeones del mundo", confesaba.

Pero esta vez, Alemania no ha podido con la historia. La heroica victoria ante Suecia con un gol de Kroos en los últimos compases del encuentro, hizo soñar a los alemanes, que agrandaron su leyenda y volvieron a demostrar que, como decía Gary Lineker, "el fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once, y siempre gana Alemania". Hasta que Corea del Sur les envió a casa antes de tiempo.

Equipo envejecido

El combiando dirijido por Joaquim Löw sorprendió al mundo en la Copa Confederaciones con una versión rejuvenecida del campeón de Brasil 2014. Se trataba de un equipo versátil y fresco que hacía soñar con la doble corona mundial. Pero en tan solo 12 meses, esa selección ha desaparecido. Su juego se ha envejecido. Sus estrellas se han apagado. Y los jóvenes han rendido por debajo del nivel que demostraron en la Copa Confederaciones.

Las alarmas se encendieron en los amistosos anteriores al Mundial de Rusia, pues la fase de clasificación de los bávaros fue perfecta (ganaron todos los partidos, ante Irlanda del Norte, República Checa, Noruega, Azerbayán y San Marino). Los amistosos subieron el nivel de dificultad y sembraron las dudas. Y es que, antes de aterrizar en Rusia, el combinado de Löw empató ante InglaterraFrancia España y perdió ante Brasil Austria

De estas dudas previas, Alemania ha pasado al desastre Mundial; a quedar última de grupo por primera vez en su historia tras encajar en tres partidos lo mismos goles que en toda la Copa del Mundo anterior (cuatro). La historia ha cambiado. Y Lineker ha rectificado. "El fútbol es un juego sencillo. 22 hombres persiguen una pelota durante 90 minutos y al final, los alemanes no siempre ganan. La versión anterior queda para la historia"