Ir a contenido

GOLEADOR EN LA 'CANARINHA'

El puñal de Paulinho

El centrocampista brasileño del Barça se reivindica con su primer gol en un Mundial tras otra llegada explosiva al área

Raúl Paniagua

Paulinho conecta el remata que supuso su primer gol en un Mundial.

Paulinho conecta el remata que supuso su primer gol en un Mundial. / AP / MATTHIAS SCHRADER

Casi tres horas tardaron en pasar los brasileños por la zona mixta del Estadio del Spartak. Suerte que tenían que estar en el aeropuerto de Moscú a las dos de la madrugada. Si no quizá continuarían allí escuchando a Tite y recuperándose del esfuerzo con toda la calma del mundo.

Algunos, como NeymarMarcelo Casemiro, no pararon ni un momento. El más feliz era Paulinho, que portaba en su mano izquierda el galardón que le distinguía como mejor jugador del encuentro. Lo mostraba sonriente tras marcar el primer gol de su vida en un Mundial.

"Hablo en el campo"

Lo habían probado ya en varias ocasiones con la misma metodología. Pase al espacio de Coutinho y ruptura de Paulinho desde la segunda línea. Al final salió de maravilla y el jugador de Sao Paulo superó al portero para lograr el octavo tanto del Barça en el Mundial, siguiendo el camino de Suárez (2), 'Cou' (2), Yerry MinaRakitic Messi. La felicidad se reflejaba en el rosto de Paulinho, que se reivindicó de la misma forma que juega. Como un puñal.

Paulinho celebra con Neymar su primer gol en un Mundial / MATTHIAS SCHRADER (AP)

"A mí me gusta hablar en el campo. Parece que solo lo hago bien cuando marco, pero mi preocupación es ayudar al equipo nacional siempre", reflexionó el azulgrana. Tite confía plenamente en él, pero prefiere dosificarlo. Sabe que lleva sin vacaciones desde febrero del 2017, cuando inició el curso con el Guangzhou en China antes de fichar por el Barça.

Sustituido siempre

Su derroche físico es encomiable en una selección en la que se debe compensar la magia de las estrellas con la aportación de hombres como él y Casemiro. Paulinho ha sido sustituido en los tres partidos en torno a la hora de juego.

La idea de Tite es clara: que el azulgrana se deje el alma hasta ser reemplazado. Ante Serbia dejó su puesto a Fernandinho muy fatigado, aunque orgulloso del tanto. "Siempre recibí críticas pero con 29 años ya no tengo que demostrar nada a nadie", valoró al recordar su paso por Inglaterra, China y España en una carrera en la que nunca lo tuvo fácil.

Conexión con Coutinho

Sin una habilidad especial para la combinación, el gol es su mejor aliado. Y con Coutinho al lado todo es más sencillo. "Llevamos varios meses jugando juntos en el Barça y nos entendemos bien. Es un crack que hace jugar al equipo de maravilla. Me dio un gran pase que pude aprovechar", apunta Paulinho, que suma 13 goles en 53 partidos internacionales. En el equipo de Ernesto Valverde firmó 9 tantos en 34 encuentros de Liga. En la Copa y la Champions se quedó sin marcar, igual que en el Mundial del 2014.

Aunque su final de temporada en el Camp Nou no fue convincente, el centrocampista ha llegado con confianza a Rusia, deseoso de igualar el nivel que exhibió en los primeros meses en el Barça. En el Mundial acumula 201 minutos, en los que ha dado 82 pases, nada que ver con los 200 que lleva, por ejemplo, Coutinho. La estadística más significativa del exjugador del Tottenham se encuentra en las faltas. Ha recibido dos y solo ha cometido una.

El elogio de Sylvinho

Cerrando el desfile de jugadores brasileños aparecía de madrugada otra cara conocida del Barça. Sylvinho, que jugó entre el 2004 y el 2009 en el Barça, conoce muy bien a Paulinho desde su etapa en el Corinthians, club en el que también jugó el exlateral a finales de los 90.

"Es muy importante para nosotros. Sabemos sus cualidades, su excelente aportación desde la segunda línea. Aporta consistencia y tiene mucho gol gracias a su capacidad de llegada", cuenta el exfutbolista del Arsenal, que forma parte del cuerpo técnico de Tite después de trabajar como asistente de Mancini, el actual seleccionador de Italia, en el Inter de Milán.

0 Comentarios
cargando