Ir a contenido

LA FIGURA DEL PARTIDO

La España de Isco

El centrocampista del Madrid maca el gol del empate y firma un partido escandalosamente perfecto

Marcos López

isco celebra el gol de España con Iniesta y Silva.

isco celebra el gol de España con Iniesta y Silva. / MARTIN DIVISEK

Se viene aquí, recostado a la banda izquierda del coqueto Kaliningrado Stadium. Pareció que se camuflaba junto a la cal, con ese aire lento y hasta cansino que parecía desprender. No se equivoquen. Era todo una farsa. Isco anda engañando a todos. A veces, hasta a sus propios compañeros. Aunque noches como las de Kalinigrado que desmiente todos esos estereotipos que circulan sobre él. Pidió la pelota Isco sin alzar la voz. Fue el líder natural de una selección desnaturalizada. Sin gritos ni demagogias, con un fútbol elegante, sedoso, envolventemente atractivo hasta cautivar a la pelota, convertida en su mejor amiga. La pelota y Andrés. Andrés y la pelota.

A su alrededor, el caos. Con Isco, en cambio, el orden. Tipo inteligente, concreto cuando toca serlo y arabesco cuando lo requería una selección atormentada incapaz de gobernar los partidos. Al madridista se le vio en todas las zonas del campo, signo de que su impacto en la noche rusa. Hasta se asomó entre los dos centrales (Piqué y Ramos, más nerviosos e inseguros que de costumbre) para susurrarles al oído. "No os preocupéis, darme la pelota. Tranquilos". Y la pelota, caprichosa ella, quedó acunada en los pies del exquisito futbolista andaluz que quiso jugar en el Barça, pero terminó siendo habitante del Bernabéu, vestido de blanco.

90% de acierto en el pase

Estuvo en todos los sitios. Atrás bajó para calmar a Gerard y Sergio, se marchó a la derecha para que Silva y Carvajal no se sintieran desamparados ni envidiosos de ver que la pelota iba feliz por el costado. Isco, y su magia, no se detuvieron ahí. Apareció también por detrás del delantero, ya fuera Diego Costa al inicio o el eléctrico Iago Aspas del final. Pero no se conformó con ser decisivo en todas las áreas del campo sino que su influencia alcanzó niveles majestuosos cuando más lo necesitaba España.

Isco conducen el balón e hipnotiza a un rival marroquí. / EFE

Suyo fue el gol del empate, tras la conexión mágica con Iniesta, suyo también fue el cabezazo imponente (¿qué hacía ahí? ¿acaso era un viejo nueve del siglo pasado?) que se colaba en la portería marroquí antes de que Saiss, en un providencial despeje, lo evitara. Suyo fue, en realidad, todo lo bueno que hizo España en Kaliningrado, una ciudad perfecta para ser recordada por el VAR y por Isco.

Precisión y dulzura

Firmó un partido escandalosamente perfecto. Se adueñó del balón con un 90% de acierto en el pase, transformado en arte coral cuando se asociaba con Iniesta. Remató dos veces a puerta (gol y despeje de Saiss), intentó ocho regates y ¡siete, sí siete! le salieron bien, dejando escenas imborrables porque rasgó con precisión y dulzura a Marruecos en una enloquecida noche rusa.

Ahí, en ese triángulo de la banda izquierda, Isco se lo estaba pasando bomba. Allí donde los demás se asustan o sienten que el balón les quema tanto que se convierte en un objeto volante no identificado, él parecía estar en el salón de su casa de Madrid, jugando maravillosamente. Las máquinas, que ahora todo lo miden, reflejaron que intervino en 151 acciones del juego. Omnipresente estuvo porque en 136 de esos 151 (el 90%) hizo su trabajo con éxito. Lo que las máquinas nunca contarán, por sofistificadas y completas que sean, es la tranquilidad que irradió este andaluz, de 26 años, nacido en Arroyo de la Miel (Málaga) a una España esquizofrénica y caótica.

"Hay que ponerse las pilas"

Isco reconoció tras el empate que tienen que "hay que ponerse las pilas" y mejorar muchos aspectos de su juego o, de lo contrario, quedarán eliminados. "Otra vez hemos salido al campo un poco dubitativos. No nos puede seguir pasando porque a partir de ahora empiezan los partidos a vida o muerte y no podemos seguir regalando goles", admitió el que fuera designado mejor jugador del partido.

"Tenemos que jugar más fácil y no cometer errores con la pelota a balón parado", señaló el jugador del Real Madrid. "Ahora empieza lo importante y sabemos que a partir de ahora va a ser muy difícil", añadió Isco.