Ir a contenido

TERCER PARTIDO DEL GRUPO B

España y el punto que le falta

A la selección le basta un empate ante Marruecos para llegar a octavos, pero Hierro quiere ser primero de grupo

Marcos López

Busquets y Hierro, en la sala de prensa del estadio de Kaliningrado.

Busquets y Hierro, en la sala de prensa del estadio de Kaliningrado. / EFE / JAVIER ETXEZARRETA

Un punto le falta a España para colarse en los octavos de final del Mundial. Un punto no basta, sin embargo, para Fernando Hierro, obsesionado en lanzar un mensaje de máxima alerta ante un partido envenenado este lunes contra una Marruecos que tiene ya las maletas hechas para volverse a cara después de encadenar dos derrotas (Irán y Portugal). Pero, en realidad, a España le falta un punto más de juego, un punto más de gobierno de los partidos y, sobre todo, un punto de estabilidad defensiva para no sufrir tanto.

Un punto para recuperar la personalidad y autoridad que desprendía el juego de España antes de aterrizar en Rusia. Llegó a Krasnodar, el fútbol perdió sensaciones, ya incluso en el amistoso ante Túnez, con un ajustado triunfo (1-0) gracias al gol de Iago Aspas, y después el terremoto que sacudió las estructuras de la selección: Lopetegui se marchó al Madrid, apenas 48 horas antes de que el Mundial se pusiera en marcha,  y Hierro ("me siento seleccionador desde el primer día que me puse el chándal", dijo  en Kaliningrado) se sentó en el banquillo.

Mensajes de aviso

 "Debemos tener las luces bien abiertas", exclamó el nuevo seleccionador, que no lleva ni dos semanas en el cargo. Apenas 12 días, dos encuentros del Mundial (3-3 contra Portugal y 1-0 contra Irán, cuatro puntos) y la sensación de que el aura que acompañaba a la selección se ha perdido. Algo que resulta hasta cierto punto lógico teniendo en cuenta la sacudida que se ha vivido. "Debemos tener los ojos bien abiertos, bien abiertos", reclamó Hierro, que no se fía de nadie. Y menos de Marruecos, por muy deshauciada que ande el grupo de Hervé Renard. "No estamos clasificados matemáticamente todavía", recordó el seleccionador español, escamado como está porque el equipo transmitió inquietantes señales de inestabilidad.

"Queremos ser primeros de grupo" (Hierro)

Un punto de control le falta a España, quien hace cuatro años ya estaba eliminada en el Mundial de Brasil en el segundo partido tras las derrotas con Holanda (1-5) y Chile (2-0). "Queremos ser primeros de grupo", decía una y otra vez Hierro consciente de que el camino se allanaría de tal manera si alcanza ese objetivo que podría perder de vista a Brasil, Alemania, Argentina, Bélgica y Portugal. Si todas, claro, hacen sus deberes.

 La primera que debe hacerlo es España. "Sabemos que Marruecos será un rival peligroso y muchas veces puedes tener la tentación de relajarse. No podemos hacerlo", clamó Hierro, empeñado en recuperar en poco más de 10 días la solvencia atrás que distinguía a la selección, que sufre (y mucho) con "las transiciones defensivas".

"¿Más músculo? No, no... Nosotros somos otra cosa más que el músculo" (Hierro)

Pero eso no pasa por meter "más músculo", como le cuestionó ayer un periodista, sino por potenciar las "virtudes y características", según precisó Hierro, del fútbol de España. Se trata, por lo tanto, de "tener fe y confianza en lo que este equipo lleva mucho tiempo trabajando". Un equipo, que como bien dijo el nuevo seleccionador, lleva la autoría ideológica de Lopetegui, que le toca ver el Mundial por la televisión. "Si tuviéramos que poner más músculo….", dijo Hierro de forma retórica. "No, no, nosotros somos otra cosa más que el músculo. Lo de los músculos no va con nosotros", reiteró después.

Necesita la selección recuperar el control y el gobierno de los partidos

España necesita ser España, una selección dominante con el balón para no padecer cuando lo pierde, además de contundente en el remate. Al menos, el nueve, el debate nacional en estos meses, no se discute: Diego Costa lleva tres goles en los dos partidos del Mundial. Pendiente, eso sí, de que las manos de De Gea no se doblen  con tanta facilidad y que la selección se muestre realmente de hierro sin confiarse ante una eliminada Marruecos.

0 Comentarios
cargando