Ir a contenido

EL GRUPO B

Un cabezazo de Cristiano impulsa a Portugal ante un notable Marruecos

Los lusos sufren para batir al combinado de Renard, que dominó sin puntería y ya está eliminado (1-0)

Raúl Paniagua

Cristiano Ronaldo celebra el gol del triunfo luso.

Cristiano Ronaldo celebra el gol del triunfo luso. / AFP / JUAN MABROMATA

Portugal ya tiene su primera victoria en el Mundial. Con su rancio estilo, con gol de Cristiano Ronaldo, sin brillo, sin buen fútbol. La campeona de Europa envió a la calle a un notable Marruecos, que se dejó el alma para evitar el adiós.

El combinado de Hervé Renard prolongó su desgracia del debut, en el que perdió con un increíble autogol de su portero. Ante Portugal remató 16 veces sin fortuna. Mucho menos necesitaron los lusos. Un cabezazo de la estrella del Madrid a los cuatro minutos y a la trinchera. La fórmula volvió a funcionar. Algún día fracasará. No se puede vivir tanto tiempo en el alambre sin caerse.

Voracidad de la estrella

La testa de Cristiano y las manos del portero Rui Patricio impulsaron a una Portugal cobarde que sobrevivió gracias la ineficacia de su rival, tan admirable en el desborde y la combinación como nefasto en la definición. Sin gol no hay paraíso y Marruecos ya está fuera antes de medirse con España el próximo lunes en Kaliningrado. Badr Hari, el boxeador amigo de CR7, tendrá sentimientos opuestos. Feliz por el gol de su querido colega y triste por la eliminación de su selección.

La voracidad de Cristiano volvió a evidenciarse por la vía rápida. Tremendamente motivado por la ilusionante meta de lograr el único título importante que le falta en su palmarés, quiere dejar su sello en todos los partidos. Cuanto antes mejor. Si contra España marcó a los tres minutos con un penalti provocado por él mismo este miércoles hizo diana a los cuatro. En Sochi le bastaron 210 segundos para perforar la portería; en el Luzhniki de Moscú necesitó 238.

Reclamación absurda

Con ese remate en el córner lanzado por Moutinho, CR7 logró su cuarto tanto del Mundial. Con la derecha, con la izquierda, de cabeza... De lo que haga falta. El luso ya suma 85 goles en partidos internacionales, superando a Puskas (84) como máximo artillero de la historia de una selección europea. Por delante solo le queda el iraní Alí Daei (109). Tuvo alguna opción más de marcar el delantero, que también se permitió el lujo de reclamar el VAR en una caída sin nada.

Benatia señala el balón tras una caída de Cristiano Ronaldo / PAULO NOVAIS (efE)

No engaña a nadie la Portugal de Fernando Santos. Ha cambiado algunas piezas respecto al campeón de la Eurocopa en París de hace dos años, pero mantiene las mismas señas de identidad. Ese compromiso, rocosidad y eficacia. Cuesta agrietar su sistema, que se sustenta además en un magnífico portero como Rui Patricio. Aún así, se ven lagunas en los veteranos centrales. Pepe no es el de París y Fonte tampoco ofrece tantas garantías. Marruecos demostró que la zaga lusa puede sufrir a pesar de sus tablas.

El acierto de Cristiano desniveló pronto un choque que contó con el exazulgrana Fernando Couto en los prolegómenos. No cuadraría mal en este equipo aquel bravo central que fue titular en el Barça de Bobby Robson que conquistó la Recopa de 1997 junto a sus compatriotas Figo y Vitor Baía

Penalti escamoteado

El bloque de Renard reaccionó de maravilla ante la adversidad. Cargó el juego en la banda derecha con el bullucioso Amrabat, que fue un martirio para Guerreiro. Solo le faltó precisión a Marruecos. El árbitro tampoco les echó una mano al merendarse un penalti por empujón de Fonte (m. 30), un tipo de jugada en las que no entra el VAR. Menos dudas tuvo el árbitro norteamericano para pitar todo lo que ocurría en el otro bando.

Sin hacer nada del otro mundo Portugal acarició el 2-0 con un gran pase de Cristiano a Guedes, que no supo definir ante Munir, el portero del Numancia. La segunda mitad se inició con otra irrupción del astro madridista, que está vez envió el balón a las gradas (m. 51). Marruecos siguió tratando bien el esférico. Sin prisas, confiando en la habilidad y el talento de sus interiores.

Enorme Rui Patricio

Belhanda, el mediapunta del Galatasaray, fue el protagonista de una doble ocasión desbaratada por un inmenso Rui Patricio (m. 56), que se marcó un paradón descomunal en la segunda, un cabezazo abajo que apuntaba a la red. No cambió el panorama hasta el final.

Dirar llora la eliminación de Marruecos / KAI PFAFFENBACH (REUTERS)

Marruecos siguió agobiando a Portugal, recurriendo también al balón parado. Ahí emergió Benatia, el central de la Juventus que protagonizó el famoso penalti sobre Lucas Vázquez en la Champions. En sus botas tuvo el último cartucho en el minuto 93, pero fue imposible.  

Portugal, 1; Marruecos, 0

PORTUGAL: Rui Patricio (8); Cedric (5), Pepe (6), Fonte (5), Guerreiro (4); Bernardo Silva (4), William Carvalho (6), Moutinho (4), Joao Mario (4); Guedes (5), Cristiano Ronaldo (9). Entrenador: Fernando Santos (5). Cambios: Gelson (4) por Bernardo Silva (m. 59). Bruno Fernandes (4) por Joao Mario (m. 70), Adrien Silva (sc) por Moutinho (m. 88)

MARRUECOS: Munir (6); Dirar (6), Da Costa (4), Benatia (6), Achraf (6); Boussoufa (7), Ziyech (8), Amrabat (9), Belhanda (7); El Ahmadi (5), Boutaib (4). Entrenador: Hervé Renard (6). Cambios: El Kaabi (5) por Boutaib (m. 69); Mehdi (5) por Belhanda (m. 75); Fajr (sc) por El Ahmadi (m. 86).

GOLES: 1-0 (m. 4), Cristiano, de cabeza.

ÁRBITRO: Mark Geiger (4), estadounidense.

TARJETAS: Benatia (m. 39), Adrien Silva (m. 90).

ESTADIO: Luzhniki (78.011 espectadores).

0 Comentarios
cargando