Ir a contenido

PROTESTA MUNDIALISTA

Contra la homofobia en Rusia

Dos activistas británicos llevan a la sede del Mundial su protesta contra la ley rusa que penaliza la publicidad de las "relaciones no tradicionales"

Marc Marginedas

Din Cunningham sostiene una bandera inglesa, coloreada con el arco iris, el símbolo de la comunidad LGTB, en Volvogrado

Din Cunningham sostiene una bandera inglesa, coloreada con el arco iris, el símbolo de la comunidad LGTB, en Volvogrado / MARK RALSTON (AFP)

Di Cunningham es probablemente una de las principales artífices de la creciente aceptación de los homosexuales entre los hinchas de fútbol de Inglaterra. "Más de 40 clubes ingleses" tienen versiones de su insigna coloreadas con el arco iris, el símbolo de la comunidad LGTB+, tal y como le gusta recordar a esta activista, que coopera con las autoridades del fútbol de su país promoviendo valores de tolerancia.

En Rusia, sin embargo, Di Cunningham se ha visto obligada a coartarse. En una entrevista con la cadena Sky News que tuvo lugar poco antes del partido que jugó la selección de su país contra Túnez en Volgogrado, Di ha admitido que solo desplegaría su pancarta en favor de los derechos de los gays en el interior de los estadios, donde la FIFA le había dado garantías de que no sería detenida.

"Si, no me siento cómoda si lo hiciera fuera del estadio, ya que contraviene la ley que prohibe la propaganda de relaciones no tradicionales", reconoció la mujer. Según ella, muchos fans ingleses abiertamente homosexuales han preferido no acudir a Rusia a animar a su selección debido a la animadversión existente en este país hacia la comunidad LGTB+. 

El combate de Tatchell

Más combativo se ha mostrado Peter Tatchell, un veterano activista de los derechos humanos de 66 años, que en el pasado ha llegado a abogar por el fin del apartheid en Suráfrica, por los derechos de los aborígenes en Australia, y se ha llegado a enfrentar con neonazis rusos y con guardaespaldas del exdictador de Zimbabue, Robert Mugabe

El mismo día en que se celebraba el primer partido entre las selecciones de Rusia y Arabia Saudí, Tatchell se plantó en pleno centro de Moscú, frente a la estatua al mariscal Zhúkov, el héroe de la guerra contra la Alemania nazi, a escasos metros de la plaza Roja, con una pancarta en la que se podía leer: "Putin no está actuando contra la tortura de gays en Chechenia". "El Gobierno y la policía de Rusia no ha tomado medidas para reprimir a los extremistas de ultraderecha que la emprenden con gentes LGTB+ con asaltos humillantes", denunció ante los reporteros allí presentes. 

Según testigos presenciales, durante 10 minutos el activista discutió con agentes acerca de la Constitución rusa, antes de ser arrestado. Fue interrogado en un coche de la policía, y finalmente fue trasladado a una comisaría, donde fue puesto en libertad bajo fianza, aunque con una convocatoria ante el juez para el próximo 26 de junio. Pese a ello, Tatchell pudo abandonar Rusia el pasado lunes sin ser detenido en el control de pasaportes del aeropuerto, y envió un tuit una vez había embarcado en el vuelo de vuelta.    

     

0 Comentarios
cargando