Ir a contenido

PICARESCA COREANA

El seleccionador coreano cambia los dorsales para confundir a Suecia

El técnico aprovechó el dilema de que sus futbolistas no son conocidos y no se les distingue en Europa

Corea, en su último entrenamiento.

Corea, en su último entrenamiento. / RITCHIE B. TONGO (EFE)

El entrenador de Corea del Sur, Shin Tae Yong, ha explicado que cambió deliberadamente los números en las camisetas de sus jugadores en los partidos amistosos para confundir a sus rivales, en concreto a los suecos, con los que se enfrentan este lunes a partir de las 14 horas. El lema que utilizó fue que como sus futbolistas son desconocidos en Europa y no se les distingue físicamente, así despistaba a sus contrincantes.  

"A excepción de Son Heung-min y el capitán Ki Sung-Yueng todos los demás jugadores llevaban números un poco confusos",  explicó Shin en conferencia de prensa. Ha sido una picaresca que, dependiendo del resultado de este lunes, se sabrá si le ha salido bien al seleccionador coreano.

Medida anti-espionaje

La táctica del seleccionador coreano llega después de Lasse Jacobsson, colaborador del entrenador sueco, Janne Andersson, declarara al rotativo sueco 'Swedish Express' que había ido a Leogang, cerca de Salzburgo, para 'espiar' a Corea del Sur. En una entrevista, Andersson explica que alquiló una casa cerca del campo de entrenamiento del combinado coreano y que dedicó todo su tiempo a ver los ejercicios del conjunto dirigido por Shin Tae Yong

"Tomé prestada una casa del campamento de entrenamiento del equipo coreano y observé todo el entrenamiento. Tuve que escalar una montaña durante mucho tiempo para llegar al lugar, pero ver allí el entrenamiento fue perfecto", explicó. Su versión difiere de la del seleccionador sueco, que en la rueda de prensa previa al choque mundialista con Corea del Sur aseguró que el supuesto espionaje no fue más que una confusión. "El miembro del personal sueco pensó que la sesión de entrenamiento estaba abierta y se fue cuando se le preguntó. No entendió que era una sesión cerrada. Le pidieron que se fuera y, como resultado, lo observó desde más lejos".

Sea como fuere, desde Corea del Sur decidieron devolverle la jugada a los suecos y empezaron a cambiar los dorsales de sus jugadores durante los siguientes amistosos. "Queríamos confundir al equipo sueco. Sí, por eso lo hicimos. Había llegado a nuestros oídos que había un espía sueco", explicó Tae-Yon. Y añadió: "Es muy difícil para los occidentales diferenciar a los asiáticos, por eso lo hicimos".

Cordialidad ante el debut

Tras la curiosa táctica de los coreanos y la acusación de espionaje a los suecos, ambos seleccionadores se mostraron cordiales en sus respectivas ruedas de prensa. Jacobsson empezó pidiendo disculpas. "Es muy importante que demostremos respeto por los oponentes, siempre y en todos los sentidos. Si se ha percibido de otra manera, nos disculpamos". El técnico de Corea del Sur prosiguió restándole importancia al incidente. "No creo que sea grave. Es legítimo que todos los equipos quieran saber más sobre sus oponentes", reconoció.

El desenlace de todo ello podrá verse este lunes a las 14.00 horas (Cuatro) en el Suecia - Corea de Sur correspondiente al primer partido del Grupo F.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.