Ir a contenido

EL MAL DEBUT ARGENTINO

Las redes sociales argentinas se ceban con Sampaoli

El técnico albiceleste, y también Messi, acaparan las críticas locales por el empate ante Islandia

Abel Gilbert

Jorge Sampaoli, durante el partido Argentina-Islandia.

Jorge Sampaoli, durante el partido Argentina-Islandia. / Rebecca Blackwell (AP)

Todo sucedió como se temía aunque el miedo se disfrazara de una supremacía impostada. Las ilusiones de ser campeones (no segundos ni terceros, primeros o, como sedice aquí, fracaso total) mostraron en la fría mañana argentina su inconsistencia. El empate a un gol ante el modesto equipo de Islandia provocó una frustración colectiva que se hizo sentir en las casas, los bares, en la calle, donde se caminaba con aire funerario.

Pero el lugar que con cierto aire cloacal contaminó el aire fue el de las redes sociales. La profusión de memes burlándose del equipo, el entrenador Jorge Sampaoli y hasta el mismo Leo Messi, funcionó como una suerte de descarga emocional. En una de las imágenes se lo ve a Leo compungido frente al 'youtuber' Chapu Martínez, de fama repentina por su "Messi, trae la Copa". El mejor del mundo le dice “I have failed you”. El rostro sonriente de Cristiano Ronaldo fue el modo de expresar el despecho o el desencanto. Otro meme fue quizá más elocuente: se ve a un obrero realizando un trabajo de perforación en la calle mientras su grupo lo ve traspirar sin mover un dedo . La soledad del capitán fue retratada en otra fotografía trucada en la que se lo muestra frente a un grupo de vikingos gigantes.

"Me siento responsable", dijo el diez y se ganó el perdón de la mayoría por su abatimiento. "Messi no solo hace todo solo y no tiene interlocutores, también asume toda la responsabilidad del fracaso por haber errado el penal, por tercera vez desde que viste la camiseta del seleccionado", se dijo en tono indulgente. El periodista deportivo Leo Farinella fue sin embargo letal en su diagnóstico: Messi no recibe los balones por "la masturbación de la mitad de cancha". Las discusiones en los programas deportivos fueron crispadas. Se recordaron frustraciones pasadas y se auguraron sufrimientos.

La fe inicial

Antes de que las redes sociales exploten de bronca todo un país se había preparado para la fiesta. Hombres y mujeres vestidos de celeste y blanco, con sus banderas y gorros y la esperanza de tenerun sábado feliz. Pero, como dijo un comentarista televisivo con los pies en el suelo de la realidad, desde el primer minuto se vio la "crónica de una muerte anunciada, porque sabemos el final desde la primera página".

Sampaoli, cuya elocuencia irrita a los que no lo quieren, aseguró que "esto recién empieza y aprenderemos de lo que pasó”. El jueves ante Croacia tal vez borre la indignación de fin de semana en el oscilante estado de ánimo de todo un país que quiere olvidar un presente en el que el peso se hunde, la inflación amenaza con llegar a un 40% y cunde el desencanto. "Empecé un Mundial perdiendo y llegamos a la final. A seguir alentando", pidió Diego Maradona con su recuerdo de la derrota inicial ante Camerún en 1990.

Los males diarios

La selección de Messi era el remedio pasajero para los males diarios. Se le pide mucho. "Así como el peso no vale lo que pensábamos, la selección tampoco es lo que queremos creer: sigue siendo, entre otros asuntos, el mismo equipo que desde hace más de 13 años le busca un socio a Lionel Messi sin encontrarlo. Y eso no lo cambia un penal errado o acertado por el mejor del mundo", dijo el diario 'La Nación'. "La falta de ese socio, o más bien esos socios, es todo un problema. Si la buena noticia es que su inexistencia se diera ante Islandia, la mala noticia es que sucediera ante Islandia. Parece complicado, pero es sencillo, por eso el final del choque en Moscú vio al capitán de la selección revoleando la pelota y arrancándose, frustrado, la cinta de capitán. Sabía que así no se debe abrir un Mundial, sabía que este no era en absoluto el plan".