Ir a contenido

entrevista

Batistuta: "No sabemos qué equipo es Argentina"

"Allí donde esté Messi, son Messi y diez más. El problema es que como Messi no hay once. No hay ni dos"

Joan Domènech

Gabriel Batistuta, en el torneo de golf  Legends Trophy celebrado en el PGA en Catalunya, antes de atender a El Periódico. 

Gabriel Batistuta, en el torneo de golf  Legends Trophy celebrado en el PGA en Catalunya, antes de atender a El Periódico.  / JORDI COTRINA

Gabriel Omar Batistuta (Reconquista, Argentina, 1 de febrero de 1969) hizo una breve visita a tierras catalanas de camino hacia Rusia. El legendario goleador, cuya carrera se desarrolló entre Argentina (Newwell's, River y Boca Juniors) e  Italia (Fiorentina, Roma e Inter) es un viejo amigo de Pep Guardiola con quien jugó a golf en el Legends Trophy. Disputó tres Mundiales, conquistó dos Copas América y ha sido el máximo realizador de la selección argentina. Hasta que le apartó Leo Messi, el capitán que hoy lidera a la albiceleste en el debut contra Islandia.

-Seguirá el Mundial. Parecía haberse apartado del mundo del fútbol.

-Sí, claro, cómo no voy a seguirlo. Me aparté un tiempo porque no quería hablar para los medios.

-Hábleme de Argentina, por favor. De esta Argentina.

-No sabemos qué equipo es. Tenemos al mejor del mundo rodeado de muy buenos jugadores y con eso nos presentamos al Mundial. Veremos qué pasa.

"No sabemos qué equipo es Argentina. Tenemos al mejor del mundo rodeado de muy buenos jugadores y con eso nos presentamos al Mundial. Veremos qué pasa"

Batistuta celebra un gol con Ortega y Verón en el Mundial-98 / JORDI COTRINA

-¿Suscribe la teoría de que se trata de Messi y diez más?

-Sí, seguro. En cualquier equipo en el que esté Messi, son Messi y diez más. Pero tampoco son un desastre los que están a su lado. Son buenos futbolistas. El problema es que como Messi no hay once. No hay ni dos. Siempre serán Messi y diez más.

-¿Qué opina del fútbol de hoy?

-No ha cambiado tanto. No ha pasado mucho tiempo… bueno, 15 años. Lo veo más rápido.

-¿Y más físico?

-No tanto. Antes yo me tenía que pelear más de lo que se tienen que pelear estos pibes. Si entendemos por físico más velocidad, puede ser. En contacto físico no tiene nada que ver, aquel era más de choque, de pelear, ahora la pelota circula con más rapidez y los chicos son más rápidos.

-A Argentina se le pide ser campeón ¿Es injusto, es lógico, es comprensible?

-Si hablamos desde la pasión, y el fútbol es pasión, quieres ganar, aunque un análisis desde la pasión no puede salir nada bueno. Queremos que salgan campeones. Objetivamente puede suceder, como puede que no, y ya tendríamos que bajar las pretensiones. Que estén en las semifinales por lo menos.

-Pero llevan tres finales seguidas.

-Pasa algo raro con el equipo, porque no recibe la consideración que se merece. Parece como que es un equipo perdedor y lo cierto es que perdió dos finales por penaltis. Yo no me animaría a tildarlos de perdedores, sino todo lo contrario.

"Pasa algo raro con este equipo. Los masacraron. Parece como que es un equipo perdedor y perdió dos finales por penaltis. Yo no me animaría a tildarlos de perdedores, sino todo lo contrario"

Batitusta celebra un gol marcado con el Fiorentina. / ARCHIVO EP

-La opinión pública, en cambio, les ha azotado mucho.

-Sí, los masacraron. La culpa es de los jugadores, que crearon expectativas. Se confió mucho en ellos porque se ve que en sus clubs la rompen. Ven a Messi con el Barcelona, ven al Kun con el City y se espera que lo hagan con Argentina.

-La suma de individualidades no da once.

-Exacto. El fútbol no es así. La presión procede por ese lado.

-Igual el déficit procede de la inestabilidad técnica con tantos relevos de seleccionador.

-¡Claro! En el fútbol argentino se ha vivido algo que no debería haber pasado. Hasta que no llegó la nueva dirigencia había mucho caos, faltaba organización. Le tendremos que dar tiempo a ver si cambiar todo eso, pero los argentinos no nos distinguimos por ser organizados ni estables.

-¿Por qué una figura como usted no está vinculada al fútbol?

-No quiero. Solo como comentarista. Me atrae pero solo si fuera algo estable, y eso no existe en Argentina. Tendría que salir fuera y no tengo ganas de moverme.

"El polo y el golf siempre me gustaron. Quisiera correr y jugar a fútbol, pero no puedo. Como tengo los tobillos rotos, el golf no me demanda mucho esfuerzo y juego a polo porque me divierte y me gustan los caballos"

Batistuta, en el PGA Catalunya, durante la disputa del Legends Trophy. / JORDI COTRINA

-Practica polo y golf, dos deportes que no tienen nada que ver con el fútbol.

-Siempre me gustaron. Como tengo los tobillos rotos, el golf no me demanda mucho esfuerzo y juego a polo porque me divierte y me gustan los caballos. Quisiera correr y jugar a fútbol, pero no puedo.

-A propósito, confesó que le pidió al médico que le cortara las piernas.

-Sí, así fue. De los dolores que sentía. No voy a repetirlo más. Mi mujer me retó a que no lo volviera a decir, que dejara de dar lástima.

-¿Se retiró por las lesiones?

-Sí, no de una en concreto, sino de microlesiones que se fueron acumulando y agravando.

-¿Compararía la presión del golf con la del fútbol?

-Yo siento más presión en el golf porque no sé. No tengo el control.

-Pero sí lo tiene. Todo depende de usted.

-La presión del fútbol la sabía manejar. En el golf puedo dar un gran golpe como otro desastroso y eso siempre te da miedo.

"Pedí al médico que me cortara las piernas de los dolores que sentía.  Mi mujer me retó a que no lo volviera a decir, que dejara de dar lástima"

Caniggia, Guardiola y Batistuta, en Qatar en el 2004. /KARIM JAAFAR

-Igual que en el fútbol. Tal vez por haberlo practicado desde niño...

-Sí, probablemente lo llevara en la sangre y sabía controlar las situaciones que se daban aunque no todo dependiera de uno mismo.

-La última selección que ganó un título era la suya. Y la más carismática.

-Eso dicen los hinchas. Fue la Copa América de 1993. No sé qué decir. Para alcanzar la final de un Mundial como la de Brasil tienes que estar bien.

-¿Se atreve a comparar las dos selecciones?

-No, y no tengo ganas. No soy quién para comparar. No jugué con estos pibes. A veces se trata del recuerdo que dejas a la gente. Seguro que con el tiempo a estos se les va a extrañar.

"Yo siento más presión en el golf. La del fútbol la sabía manejar. En el golf puedo dar un gran golpe como otro desastroso y eso siempre te da miedo"

Batistuta, jugando con el Roma ante el Barça. / JORDI COTRINA

-¿Se lo pasó bien en el futbol?

-Sí. Sobreviví. Disfruté como futbolista.

-¿A pesar de haber jugado en Italia?

-Sí. Hice goles allí y eso te da más satisfacción.

-Y ha sido máximo goleador de la selección. Hasta que apareció Messi.

-Por un tiempo… Estoy contento de la experiencia que viví. Pude asegurarme un futuro y no más. No tuve una vida de súperheroe.

0 Comentarios
cargando