Ir a contenido

IRÁ AL BERNABÉU AL ACABAR EL MUNDIAL

Julen Lopetegui, nuevo entrenador del Real Madrid

El actual seleccionador de España ha firmado por tres temporadas y el club blanco pagará 2 millones de la cláusula de rescisión a la Federación

Marcos López

Lopetegui, en el entrenamiento de la selección española en Krasnodar.

Lopetegui, en el entrenamiento de la selección española en Krasnodar. / AFP / PIERRE-PHILIPPE MARCOU

Acorralado como estaba Florentino Pérez al no encontrar un sucesor para Zinedine Zidane, que dejó plantado al Madrid el pasado 31 de mayo, miró hacia Rusia para darle el banquillo del Bernabéu a Julen Lopetegui. Fue toda una bomba.

Y a tan solo tres días del debut de España en el Mundial el viernes en Sochi ante Portugal. Un terremoto, cuya onda sísmica se extendió desde Madrid hasta Krasnodar, donde la selección preparaba con tranquilidad esa cita cuando el club blanco anunciaba en un comunicado oficial la contratación del técnico vasco.

A las cinco de la tarde, y a través de sus redes sociales, el Madrid designaba a Lopetegui como el heredero de 'Zizou', cogiendo por sorpresa incluso a la federación española de fútbol, a pesar de que Florentino Pérez, el presidente blanco, había charlado con Luis Rubiales, el nuevo dirigente del fútbol español. Fue, según reveló la Cadena SER, poco antes de que el club blanco hiciera público el fichaje del técnico. Apenas un cuarto de hora antes para sorpresa de la federación. A esa misma hora de la tarde, Lopetegui reunía a los jugadores de la selección en la academia de Krasnodar para comunicarles su fichaje por el Madrid.

Pago de 2 millones por la cláusula

El club blanco ejecutó la cláusula de rescisión de Lopetegui, fijada en dos millones de euros, para tener al entrenador que no encontraba. Más barato, por supuesto, que Mauricio Pochettino, que no tenía abierta puerta alguna para abandonar el Tottenham. De ahí, las prisas de Florentino, que ha escogido a un técnico que no era su primera opción al quedarse sin alternativas para suplir el plantó que le dio Zidane el pasado 31 de mayo.

Renovó Lopetegui hace tres semanas con la federación hasta el 2020; ahora ha firmado con el Madrid hasta el 2021

Unas prisas que han dinamitado la tranquilidad en las horas previas al estreno en el Mundial, entrando, al mismo tiempo, en un territorio desconocido. No se conocen precedentes de situaciones así. Y menos antes de una Copa del Mundo.

La Federación pide "respeto para mantener la normalidad"

"La Real Federación Española de Fútbol anuncia la desvinculación del seleccionador nacional Julen Lopetegui una vez que finalice la participación de España en el Campeonato del Mundo de Rusia. La RFEF recibirá el pago de la cláusula de rescisión para que el actual seleccionador pueda firmar por el Real Madrid", explicó, de forma lacónica, el ente federativo en un comunicado, además de solicitar "el máximo respeto para mantener la normalidad en la concentración de la selección".

Una normalidad que ya no existe en Krasnodar. Ni existirá a lo largo de todo el Mundial porque Lopetegui, forzado por la necesidad de Florentino, ha decidido aceptar que se haga pública esta decisión. Una vez asumió el presidente blanco que no podía traer ni a Pochettino ni tampoco a Allegri, el técnico de la Juventus, aceleró, y de forma personal, las conversaciones con el entrenador vasco. Se le echaba el tiempo encima al Madrid, que no a la federación, desnudo porque no se enteró de la marcha de Zidane, por lo que no tenía respuesta alguna.

De Vallecas al Bernabéu

Lopetegui, además, se enfrenta a un escenario lleno de tensión, con una doble función: dirigir a España en el Mundial y pensar en el Madrid del futuro, obligado también a tomar decisiones trascendentales como la continuidad de Ronaldo y Bale, entre otros. Sin haber dirigido ni un solo partido en la Primera División española (estuvo en el banquillo de Vallecas en Segunda A y en el del Castilla en Segunda B) se asoma al Bernabéu, colocado en el centro del escenario mundial, después de unas semanas tumultuosas.

No hace tanto, el pasado 22 de mayo, Lopetegui renovó como seleccionador hasta el 2020. Ni un mes ha pasado. Ahora, en cambio, firmará, después de unas negociaciones llevadas personalmente por Florentino, como nuevo entrenador del Madrid hasta el 2021, tras haberse alterado el sosegado paisaje que tenía la selección española. El terremoto no se acaba solo con el anuncio porque ahora falta ver la influencia que tendrá en el rendimiento de la selección, además de perturbar la convivencia. Entendía Lopetegui que, tal vez, sería su primera (y última) oportunidad de sentarse en el banquillo del Bernabéu.

Michel, Quique Setién, Celades y Luis Enrique son las primeras alternativas para el banquillo de 'La Roja' al acabar el Mundial

Para empezar, a solo 48 horas del estreno mundialista contra Portugal comparecerán Lopetegui y Rubiales en la sala de prensa del estadio de Krasnodar para ponerle voz e imagen al terremoto que ha sacudido a la selección española, mientras el Madrid, una vez resuelto el urgente problema del entrenador, busca ahora reestructurar su plantilla. La excelente consideración que tienen jugadores de tanto peso como Sergio Ramos, capitán blanco y de España, e Isco sobre el técnico vasco ha sido un factor fundamental.

Unido, además, a que Florentino se estaba quedando sin opciones válidas, por lo que cerró el fichaje de forma urgente, ejecutando la cláusula de dos millones como ya hizo en su día con Pellegrini (cuatro millones al Villarreal en el 2009), Mourinho (ocho al Inter en el 2010) y Ancelotti (cuatro al Paris SG en el 2013). Solo Benítez (2015) y Zidane (ascendido del Castilla en enero del 2016) llegaron gratis al Bernabéu.

El Madrid ya tiene técnico y Rubiales, entretanto, se ve forzado a buscar ahora al sucesor de Lopetegui. Michel, el exentrenador del Málaga, entre otros equipos, se perfila como el gran candidato para tomar las riendas de ‘La Roja’ una vez acabe el Mundial de Rusia. Aunque existen otras opciones: Quique Setién, entrenador del Betis, aunque tiene contrato hasta el 2020, pero con cláusula de rescisión, que podría ser abonada por la federación, al igual que Quique Sánchez Flores, el expreparador del Espanyol.

Albert Celades, el actual seleccionador sub-21, que está en Krasnodar ejerciendo de ayudante de Lopetegui, sería la vía continuista. Así llegó, por ejemplo, Julen. Además de Michel, Setién y Celades hay un técnico de enorme prestigio que está libre. Es el asturiano Luis Enrique, exentrenador del Barcelona. El problema ahora es para la selección.  

  

0 Comentarios
cargando