Ir a contenido

PASIÓN DESBORDADA

Argentina enloquece con Messi

El astro azulgrana fue aclamado en un entrenamiento a puertas abierta y repitió que en Europa solo jugará con el Barça

Abel Gilbert

Messi, junto a sus compañeros, es aclamado en el entrenamiento a puertas abiertas de Argentina.

Messi, junto a sus compañeros, es aclamado en el entrenamiento a puertas abiertas de Argentina. / Natacha Pisarenko (AP)

La selección argentina con Leo Messi a la cabeza se despide este martes en la cancha de Boca Juniors ante el muy modesto Haití antes de viajar a Barcelona, la escala previa a Rusia. 

Messi y los suyos escucharán los gritos de las tribunas que vienen acompañados por un pliego de exigencias: no sirve ser segundos ni terceros en el Mundial, hay que ganarlo. Ese es el reclamo de los adultos, que se diferencia de los 30.000 niños que el pasado domingo vieron al equipo entrenar en la rústica cancha de Huracán. Ellos no dejaron un solo momento de gritar el nombre de su ídolo y festejar sus jugadas.  

"Ellos  sellaron lo que acaso sea un pacto de amor para toda la vida", dijo el diario deportivo Olé sobre el encuentro público con la selección. Messi, el generador de pasiones, sabe que en la cancha de Boca, donde hasta los susurros se escuchan como alaridos por su acústica particular, será distinto. Ahí, el canto de "vamos a ser campeones otra vez como en el 86" sonará estruendoso, repetitivo y sin concordancia con la realidad futbolística, al menos hasta que comience el torneo.

Por eso, Messi llamó a la calma y durante una entrevista con el  programa televisivo Pasión por el Fútbol, de Canal 13, dijo lo que muchos argentinos se niegan a reconocer: "no somos los mejores". Por eso, el mejor de todos pidió a la afición “ser realistas y desde la humildad ir en busca de ese sueño” compartido por millones: ganar el Mundial.

La ilusión contenida

Más allá de las prevenciones, el capitán abrió su propia ventana al optimismo: “le tengo mucha fe a este grupo, estamos trabajando muy bien, tenemos jugadores con mucha capacidad y experiencia, pero tenemos que ir con tranquilidad”. Y de paso recordó: "Vamos a dejar todo para intentar lograrlo, sea cual sea el rival. Tenemos jugadores como para ilusionarnos".

El mejor del mundo cree que hay crecer de a poco en un torneo sin margen para el error. “Es importantísimo empezar ganando”. Sabe que el Mundial no es un camino de rosas. “Nos tocó un grupo complicado. Islandia es una selección que en la última Eurocopa demostró que complica a cualquiera; Croacia tiene un mediocampo que juega muy bien, es un estilo como el de España pero un nivel más abajo, y Nigeria siempre nos costó”.

Messi se fotografía con un joven seguidor durante el entrenamiento de Argentina / natacha pisarenko (AP)

Así como los niños son unánimes, un sector del periodismo ha puesto en duda al equipo y al mismo Messi: lo acusan de formar un seleccionado de amigos. Es posible que si todo va viento en popa se arrepientan o nieguen haberlo crucificado mediáticamente.

A pesar de los sinsabores y las críticas de ese sector de la prensa que en su momento orillaron el deliro, Leo nunca se arrepintió de vestir la camiseta celeste y blanca. “El otro día hablaba con un amigo y me decía 'mirá si te hubieses quedado con España, ya serías campeón del mundo'. Pero no hubiese sido lo mismo. Ser campeón con la Argentina sería algo único. Obviamente que en ningún momento se me pasó por la cabeza”.

Con elegancia se refirió a la relación que mantiene con Diego Maradona. “Me pone contento cada vez que el Diego habla bien de mí y de la selección. Ya sabemos lo que es para los argentinos, que banque (apoye) y tire para adelante es fundamental. Lo que dice él es palabra sagrada. Que él esté con el grupo es bueno”.

Andrés Iniesta y los nuevos compañeros

Messi volvió a decir que en Europa solo jugará para el Barca y quizá, sobre el final, seis meses en Newell's Old Boys, el equipo rosarino que lo vio nacer. El mejor de todos tuvo también un espacio para hablar de Andrés Iniesta. “No solo lo voy a extrañar yo, lo va a extrañar el mundo del fútbol. Si bien va a seguir jugando, el verlo día a día, entrenar con él, jugar con él, la verdad que va a haber un vacío grande. Va a ser difícil de reemplazar”.

Ahora debe acostumbrarse a los nuevos compañeros del seleccionado. Uno de los que más lo ha sorprendido es Maxi Meza, de Independiente, quien jugó con desparpajo ante España a pesar de la goleada (6-1). También le gusta Cristian Pavón, de Boca. Franco Armani aparece como el portero revelación. “Todavía no pude verlo mucho en los entrenamientos pero se ve que es bueno”, dijo. Armani, de River Plate, contó su primera experiencia con Messi. "En los ejercicios de definición, me metió todos los goles". Todo dicho.