Ir a contenido

DECISIÓN OFICIAL

Mutko, golpeado por las denuncias de dopaje en Rusia, deja de dirigir al deporte de su país

En el nuevo Gobierno de Moscú se encargará de la Política Regional

Vitaly Mutko, en una imagen de archivo.

Vitaly Mutko, en una imagen de archivo. / ALEXANDER ZEMLIANICHENKO JR (EFE)

El viceprimer ministro ruso Vitali Mutkó, señalado por la prensa internacional como el responsable del programa de dopaje de Estado en este país, dejará de encargarse del deporte en el nuevo Gobierno ruso. Mutkó había asumido el cargo en octubre del 2016, justo después de ser relevado como ministro de Deportes por el presidente ruso, Vladímir Putin, en medio del escándalo de dopaje que estuvo a punto de dejar a Rusia fuera de los Juegos de Río.

El primer ministro, Dmitri Medvédev, anunció que Mutkó pasará a encargarse ahora de Política Regional y Construcción, aunque su nombramiento aún debe recibir el visto bueno del Parlamento. Seguidamente, Mutkó dejó la jefatura de la Unión de Fútbol de Rusia (UFR) y también la dirección del comité organizador del Mundial de fútbol.

Los precedentes

Y es que el Comité Olímpico Internacional (COI), además de obligar a los deportistas rusos a competir en los últimos Juegos de Invierno con bandera neutral, excluyó a Mutkó de por vida por las denuncias de dopaje de Estado.

Estrecho aliado de Putin desde hace casi 30 años, cuando ambos coincidieron en San Petersburgo, Mutkó inició su vinculación al deporte al presidir en 1997 el Zenit, equipo al que convirtió en uno de los clubs punteros del país. En el 2001 fundó la Liga de Fútbol Rusa; en el 2005 pasó a presidir la UFR y hace diez años fue nombrado titular de Deportes, cargo desde el que vio en el 2010 como Rusia era elegida por vez primera país organizador de un Mundial de fútbol.

El denunciante

La imagen de Mutkó se vio muy afectada por las acusaciones vertidas por el principal denunciante de la Agencia Mundial Antidopaje, Grigori Rodchenkov, antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú. Mutkó siempre negó los cargos, pero debido a las acusaciones de dopaje, el equipo de atletismo no pudo participar en los Juegos de Río de Janeiro y el equipo olímpico tuvo que competir con bandera neutral en PyeongChang, lo que el Gobierno ruso consideró un "humillación".

Además, el equipo paralímpico no pudo competir ni en Río ni en PyeongChang, exclusión que desató la ira del jefe del Kremlin. Recientemente, el presidente del Comité Olímpico Ruso, Alexandr Zhúkov, también anunció que no se presentará a la reelección el próximo 29 de mayo para centrarse en sus actividades parlamentarias.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.