Ir a contenido

LUTO EN EL CLUB BLANQUIAZUL

El Espanyol llora la muerte de Dámaso Ruiz, el cura perico

El sacerdote, que se hizo famoso en Sarrià con su inseperable bombo, falleció en un accidente de coche

Raúl Paniagua

Dámaso Ruiz, el cura perico, con una bandera del Espanyol.

Dámaso Ruiz, el cura perico, con una bandera del Espanyol. / RCDE

El Espanyol está de luto. Uno de sus personajes más entrañables pintorescos de las últimas décadas ha fallecido este martes en un accidente de coche en Tarragona.

El cura Dámaso Ruiz Tintoré'Dámaso Perico' para todos los españolistas, se marchó al cielo blanquiazul a punto de cumplir los 48 años y provocó la reacción de una legión de seguidores, que pidieron un minuto de silencio el próximo domingo ante el Málaga y recordaron sus peripecias desde la época de Sarrià hasta los tiempos más recientes. 

Famoso en los años 80 por animar al Espanyol con su inseperable bombo dando vueltas por Sarrià, el entrañable Dámaso fue protagonista también en una de las juntas de accionistas más volcánicas y vergonzosas del club en el 2012.

"¡Haya paz hermanos!"

Ataviado con el típico alzacuellos, el mosén intentó serenar los ánimos. "¡Haya paz hermanos!", proclamó en lo alto del estrado antes de repasar los males del club como si oficiara una misa, con especial atención al mal que harían las casas de apuestas en el fútbol.

Dámaso, que ahora estaba destinado en Benicarló, recuperó en aquella junta versos del antiguo himno del club ("el deporte es tu único objetivo") que acabó cantando toda la sala de Cornellà. Esa aparición divina apaciguó a una masa social en la que se evidenciaba una fractura en el inicio del mandato de Joan Collet.

Dámaso Perico, disfrazado, en un partido del Espanyol en Sarrià / RCDE

Años antes, Dámaso siempre animaba al club de sus amores disfrazado de lo que hiciera falta. Por Sarrià se le vio de torero, de gorila, de astronauta... Este martes se fue al cielo para siempre.