Ir a contenido

REVOLUCIÓN EN EL FÚTBOL BASE PERICO

"A los chicos les revienta perder contra las niñas"

Marc Parra, técnico del alevín B femenino, explica el cambio histórico de competir por primera vez en un grupo masculino

Raúl Paniagua

Martina Ruiz, del alevín B del Espanyol, sortea un rival en el partido contra la Penya Barcelonista Cinc Copas, el primero que jugaron las chicas en el grupo masculino. 

Martina Ruiz, del alevín B del Espanyol, sortea un rival en el partido contra la Penya Barcelonista Cinc Copas, el primero que jugaron las chicas en el grupo masculino.  / JOAN MONFORT

Solo uno de los seis equipos del fútbol base femenino del Espanyol no ganará la Liga en su categoría. El motivo, sin embargo, es muy meritorio. El alevín B blanquiazul, el grupo formado por las niñas más pequeñas, ha vivido este año una experiencia nueva al competir en la Tercera división masculina de la categoría.

Las más jovencitas de la cantera perica ganaron el año pasado la Liga con 28 victorias en 28 partidos y más de 300 goles a favor. En este curso comenzaron con la misma voracidad hasta que se abrió una novedosa puerta.

Propuesta a la federación catalana

Después de cinco triunfos contundentes el coordinador Lauren Florido propuso a la federación catalana la posibilidad de pasar a formar parte del campeonato masculino. Los padres y el club también apoyaron una decisión histórica. Las chicas del Espanyol jamás habían competido en un grupo de chicos.

La decisión fue todo un acierto. "A nivel de formación queríamos competir con una dificultad añadida. Para mí ha sido un paso adelante muy positivo. Al principio fue un poco chocante, pero con el tiempo nos acostumbramos", explica Marc Parra, el entrenador del alevín B, que ha vivido en primera persona el trasvase de ganar un título a base de goleadas a enfrentarse a equipos masculinos con una diferencia física evidente.

Una jugada del partido entre el alevín B femenino del Espanyol y la Penya Barcelonista Cinc Copes / JOAN MONFORT

"Tengo chicas que son hasta tres años más pequeñas que sus rivales. Es un reto y un avance en su formación"

"Tengo chicas que son hasta tres años más pequeñas que sus rivales [la categoría alberga de los 8 a los 11 años], pero también supone un reto para ellas. Es un avance en la formación. Han aprendido cosas que no aprenderían nunca contra chicas", cuenta el técnico.

Progresión evidente

Parra recuerda las dificultades vividas en el momento del cambio, que tuvo lugar en noviembre. De los 9 partidos que jugaron en el 2017 contra chicos seis acabaron con derrota. Ahora se encuentran en la mitad de la tabla, plantando cara a casi todos sus adversarios.

Alguno, incluso, se ha llevado un revolcón. "A los chicos les revienta perder contra las niñas. Se lo toman fatal y hacen lo posible para evitarlo", agrega Parra. El Madrid, el Atlético, el Valencia y el Sant Gabriel catalán también cuentan con equipos femeninos en ligas masculinas.

Las chicas del alevín B del Espanyol celebran un gol contra el Catalonia en la ciudad deportiva de Sant Adrià / CARLOS MIRA (rcde)

Temas: Espanyol

0 Comentarios
cargando