Ir a contenido

EL PARTIDO CONTRA EL EIBAR

Quique: "Cuando no cumples los sueños de la gente te sientes triste y frustrado"

Un Espanyol depresivo persigue este miércoles ante el Eibar el triunfo de la salvación

Raúl Paniagua

Quique Sánchez Flores, en la rueda de prensa de este martes.

Quique Sánchez Flores, en la rueda de prensa de este martes. / RCDE

El Espanyol se mide este miércoles con el Eibar (19.30 horas) en una cita más importante de lo que podría parecer hace unas semanas. Después de cuatro jornadas sin ganar ni marcar un gol, el equipo blanquiazul es quinto por la cola, una posición lamentable teniendo en cuenta sus aspiraciones iniciales. 

Aunque se encuentra 10 puntos por encima de la zona de alarma los nervios podrían instalarse de mala manera en Cornellà si el equipo sufre otro tropiezo antes de la visita del próximo domingo a Girona (12.00 horas). Un triunfo permitiría aliviar la crisis y sellar de una vez la permanencia.

Divorcio evidente

La situación es volcánica en el club perico. El proyecto de Quique Sánchez Flores agoniza y el divorcio es evidente con la grada y el vestuario. Las declaraciones del técnico afirmando que "ya veía las orejas al lobo en agosto", poniendo en duda el nivel de la plantilla, no han gustado a unos jugadores que están rindiendo por debajo de sus posibilidades.  

Los jugadores del Espanyol, en un entrenamiento en Sant Adrià / rcde

El técnico prefiere esperar a final de temporada para valorar el curso con detalles. "Yo creo que las cosas hay que explicarlas en su momento, al principio y al final. En seis semanas habrá tiempo para explicar de cabo a rabo cómo ha ido todo. No nos vale una temporada así, no nos compensan las alegrías de ganar a equipos grandes si luego tenemos una irregularidad tan manifiesta. No nos gusta eso. Ni siquiera quedará en la memoria lo que pasó contra esos clubs grandes".

Peor que con Galca

El cuadro catalán no estaba tan abajo a estas alturas de la Liga desde el 2009. El año pasado, por ejemplo, sumaba 49 puntos y era noveno en la tabla. Ahora lleva 36, los mismos que en el curso de Sergio González Galca, el primero despedido y el segundo muy cuestionado. Entonces, hace dos años, el Espanyol era 15º tras la jornada 32. 

"Siempre hay momentos mejores y peores, este es de frustración más que de otra cosa al no poder dar lo que esperan de nosotros. Somos parte de un todo y la parte que nos corresponde es la máxima responsabilidad. Trabajamos para llenar emociones y para conseguir los sueños de la gente, cuando no los consigues te sientes triste y frustrado, nuestro trabajo es insistir hasta que salgan las cosas ", ha remarcado el técnico este martes.

Sin pistas del futuro

Quique siguió sin apuntar gran cosa sobre su futuro, que parece claramente fuera de club. "No he pensado ni un segundo en eso, es una pregunta para final de temporada. Deseamos por el Espanyol y por sus aficionados que el próximo año sea mucho más feliz y regular, que las alegrías y tristezas estén más compensadas".

La convocatoria blanquiazul es la misma de la jornada anterior, por lo que se mantienen como bajas Óscar Duarte, Naldo y Diego López. La dinámica negativa también afecta al Eibar, que solo ha sumado 2 de los 18 últimos puntos. Con la salvación asegurada, el cuadro vasco se relajó y las sensaciones tampoco son buenas, sin llegar al nivel depresivo de los pericos. En la primera vuelta, el bloque de Mendilibar se impuso por 3-1 en Ipurúa.