Ir a contenido

LA PUGNA DE DOS GRANDES DE EUROPA

Pelea de gallos por Lewandowski

El Bayern y el Madrid afrontan un nuevo episodio de egos en la pugna por el goleador, el gran objetivo de Florentino para reforzar el ataque blanco

Raúl Paniagua

Rummenigge, Lewandowski y Florentino Pérez. 

Rummenigge, Lewandowski y Florentino Pérez.  / EL PERIÓDICO

Suman entre ambos 17 Copas de Europa (12 del Madrid y 5 del Bayern), se han enfrentado 24 veces con absoluta igualdad (11 victorias para cada uno y dos empates) y no se soportan. El gigante alemán y el coloso blanco han protagonizado todo tipo de batallas durante la historia. El último episodio se está viviendo en este curso. Florentino Pérez quiere a Robert Lewandowski en su colección de cromos y Karl Heinz Rummenigge, el mítico presidente bávaro, no está por la labor. Nueva pelea de gallos.

Parecía que las relaciones entre las dos entidades habían mejorado con el acuerdo del pasado verano por James Rodríguez, una operación en la que el Bayern negoció de maravilla para obtener la cesión por dos temporadas del colombiano con una opción de compra de 35 millones en el 2019. Pero el interés del Madrid por el punta polaco, algo recurrente en los últimos tiempos, ha soliviantado a los dirigentes germanos, que no pondrán ninguna facilidad. El resumen es sencillo: no quieren vender a su goleador. Ni a Florentino ni a nadie.

"El mejor nueve de Europa"

"Es un futbolista extremadamente importante para nuestro equipo y el mejor nueve de Europa. Aceptaría cualquier apuesta a que Robert jugará al 100% con nosotros la próxima temporada. Nadie puede fichar a un jugador del Bayern contra nuestra voluntad. Jamas hemos hablado con el Madrid", aseguró Rummenigge, de 62 años.

El astro polaco, que logró un 'hat-trick' este sábado ante el Dortmund (6-0) y amenaza ahora al Sevilla en la Champions, suma 26 goles en la Bundesliga. Está a solo tres de Salah en la pugna por la Bota de Oro en su cuarta temporada en el Bayern, que pagó 90 millones de euros al Dortmund en el 2014. El punta cumple 30 años el 21 de agosto y acaba contrato en el 2021.

El Bayern se niega a vender a su ariete, pero negocia con Timo Werner, el 'nueve' de la campeona del mundo

No es la primera vez que el Madrid se interesa por Lewandowski, que amargó la vida a los blancos en las semifinales de la Champions 2012-13. El polaco destrozó con cuatro goles al equipo de Mourinho en Dortmund y Florentino acabó tan impactado que se reunió con el ariete en una oficina del Bernabéu. Era tarde. Ya tenía firmado un precontrato con el Bayern y el presidente no quiso formar otra guerra con un club con el que la rivalidad siempre ha sido muy fuerte.

Mano dura

El pasado septiembre Rummenigge también dio un toque a su jugador, que siempre se ha dejado querer por los blancos. "Si se queja de nuestro viaje de pretemporada a Asia debe saber que su presunto equipo de los sueños, el Real Madrid, se pasa en verano 24 días en el calor, el doble que nosotros. No es la primera vez que Robert habla mal de nuestro club. Ya sabe cuando acaba su contrato y desgraciadamente para él no hay cláusula de liberación". Aún así, el Bayern ha tanteado a Timo Werner, el 'nueve' de la selección germana que juega en el Leipzig. El Liverpool también lo quiere.

El dirigente teutón, Balón de oro en 1980 y 1981, pilota el Bayern con mano dura. Es consciente de la importancia de Lewandowski en su club y no aflojará en su postura aunque exista un acuerdo entre el Madrid y el delantero. A la cúpula blanca no le importa la edad del polaco, ya que en la historia reciente hay casos como los de Van Nistelrooy (64 goles en 96 partidos) o el mismo Zidane, que rindieron de maravilla pasada la treintena.

El precedente de Ribéry

También existen precedentes de otras estrellas del Bayern tocadas por el Madrid, como la situación vivida con Frank Ribéry, pretendido por el club español en el 2009. El Bayern aseguró que denunciaría a los blancos a la FIFA si insistían en su fichaje y Rummenigge, apoyado entonces por el mánager Uli Hoeness, se salió con la suya. Florentino acabó comprando a CristianoKaká Benzema, pero se quedó sin el extremo, por el que también ofreció 80 millones el Chelsea en el 2008 con idéntica suerte.

"Aceptaría cualquier apuesta a que Robert jugará al 100% con nosotros la próxima temporada. Nadie puede fichar a un jugador del Bayern contra nuestra voluntad" (Rummenigge)

Lewandowski ha roto, incluso, con su agente de toda la vida para facilitar su viaje al Bernabéu. En Múnich no lo pondrán fácil. Aún escuece, por ejemplo, la eliminación del año pasado en los cuartos de la Champions con dos goles en fuera de juego de Cristiano, el primero clamoroso.

La arrogancia blanca

Esa"arrogancia del Madrid", proclamada por Oliver Kahn en los duelos de principios de siglo, enerva a un Bayern en el que aún se ensalzan las palabras de Sahan Salihamidzic tras un duelo contra los blancos en el 2002. "Ellos no son de otro mundo. Cuando se les presiona se cagan en los pantalones", dijo el exjugador bosnio. 

0 Comentarios
cargando