Ir a contenido

CONSIDERACIONES ALREDEDOR DE LA CARRERA

Los 10 testimonios del maratón de Barcelona

Populares, profesionales, organizadores y anónimos lanzan sus consejos para afrontar los 42.195 metros del domingo

Joan Carles Armengol / Sergi López-Egea

Los 10 testimonios del maratón de Barcelona

1. EL RECORRIDO

Cristian Llorens: "El trazado es rápido, pero hay que saber correrlo"

El director de carrera aconseja ir de menos a más y, sobre todo, levantar la vista

Para el director de carrera, el maratón de Barcelona es una prueba para obtener buenas marcas, pero tiene sus secretillos, que hay que conocer. Y también es una prueba, sobre todo, para disfrutarla. "Con los años hemos conseguido presentar un recorrido muy bonito, que pasa por sitios muy representativos de la ciudad. Así que recomiendo levantar la vista de vez en cuando y así el corredor también se distraerá", asegura Cristian Llorens.

Con respecto a años anteriores, solo dos pequeños cambios. En Diagonal Mar se baja por Josep Pla, por una obras en el carril bici, y se elimina el paso por el Portal de l’Àngel, la zona peatonal, por la imposibilidad de retirar todos los elementos instalados para evitar atentados con vehículos. La Via Laietana, pues, se recorrerá de arriba abajo, desde Urquinaona.

"Es un maratón rápido, pero hay que saber correrlo", advierte Llorens. "La primera mitad es más lenta que la segunda, hay que saberlo y ser consecuente. Hay que correr con cabeza. Si quieres hacer tres horas, no hay que pasar la media en 1.30, sino en 1.31 o 1.32. No pasa nada. En la segunda mitad hay tramos rápidos y hay tiempo de para recuperar".

Llorens sabe de lo que habla. Recuerda que todos los grandes registros de la carrera se lograron corriendo "en negativo", es decir, de menos a más. El día del récord de la prueba (2.07.30 horas), el keniano Jackson Kotut pasó el medio maratón en más de 64 minutos. "Si se guardan fuerzas, se puede compensar después en Bac de Roda, Rambla Prim, el litoral si sopla el viento a favor o en Via Laietana. Eso sí, el Paral·lel  sube i puede ser un muro de verdad al final".

2. EL RETO COMPARTIDO

Natàlia Via-Dufresne: "Yo a quien veo bien es a Tomàs Jofresa"

La laureada regatista es uno de los cuatro olímpicos del 92 que quieren acabar

El programa 'Tot Gira’, de Catalunya Ràdio, les ‘engañó’ y ella, como otros tres olímpicos en Barcelona-92 (dos de ellos medallistas), aceptó el reto. "Es que no sé decir que no", se queja Natàlia Via-Dufresne, la regatista con dos platas olímpicas, una en Barcelona en la clase Europe y otra en Atenas-2004 en 470, junto a Sandra Azón. El baloncestista Tomàs Jofresa, el marchador (aún en activo) ‘Chuso’ García Bragado y el waterpolista Dani Ballart (subcampeón olímpico) son los otros tres engañados por el periodista David Clupés.

"No entrenamos juntos, pero tenemos un chat donde nos explicamos los problemas y nos vamos motivando. Los cuatro seguimos el programa que nos envía cada semana el atleta Carles Castillejo y seguimos, en teoría, los mismos entrenamientos. Pero yo, al que veo bien es a Tomàs Jofresa. ‘Chuso’ no cuenta porque es atleta, pero Dani y yo somos diferentes. Venimos del agua, nunca hemos corrido mucho. La verdad es que muy, muy tranquila, no estoy. Incluso diría que tengo un poco de miedo", asegura entre risas Natàlia Via-Dufresne.

La doble medallista en vela había corrido, como mucho, los 10 kilómetros de una Cursa Bombers o de una Jean Bouin, en algo así como 52 minutos. Hace un mes acabó su primer medio maratón (1.53 horas en Barcelona), pero el adductor cargado de una pierna le ha pasado ahora a la otra. No sabe cómo reaccionará su cuerpo. "Navegando conozco perfectamente mi cuerpo, pero no estaba adaptada a correr distancias largas, así que mi único objetivo este domingo es… ¡acabar!". Para conseguirlo, le han puesto incluso una nutricionista, Astrid Barqué, que la hace comer cinco veces al día.

3. EL HOMENAJE PÓSTUMO

Iolanda Cano: "Una voz interior me dijo que corriera por mi hermano"

La barcelonesa tributo a Albert, fallecido hace siete meses a los 41 años

"En mi último adiós, mientras le acariciaba la cara, le prometí que correría este maratón por él, por su memoria. Esta promesa íntima entre hermanos es la que me ha mantenido en pie durante estos meses de preparación".

Iolanda Cano Rubio, de 45 años, que trabaja en un despacho de abogados de Barcelona, ha encontrado la motivación en el homenaje que le debe a su fallecido hermano Albert, ‘Tete’, que a los 41 años sufrió un paro cardiaco mientras arreglaba una autocaravana para sus padres. Hace siete meses que Iolanda siente la dolorosa ausencia de su hermano pequeño. En el tanatorio, cuenta la mujer, "una voz interior me dijo que debía correr por mi hermano".

Iolanda confiesa que, en este largo medio año, los entrenamientos han sido su salvación. "Sé que mi hermano, desde donde esté, me acompañará en cada paso, en cada metro que avance, en cada kilómetro que sume, que estará a mi lado empujándome y dándome fuerza. ¡Correremos juntos!".

Iolanda no es una novata en eso de correr, ni mucho menos. Habitual de las carreras de montaña, se entrena en el grupo Seven Runners de la exolímpica María Luisa Muñoz. Arrastra una lesión en el pie, pero acabó la última Mitja de Barcelona en 1.55 horas y solo piensa en finalizar el maratón. Cree que puede bajar de las cuatro horas, pero para ella, esta vez, lo importante no es estar pendiente del reloj.

"Viviré emociones muy fuertes. Sé que lloraré en la salida y lloraré en la llegada, porque para mí la motivación de esa carrera es emocional, será parte de mi proceso de duelo personal. Estos 42 kilómetros y 195 metros son para él, para el recuerdo más dulce. Para ti, ‘Tete’".

4. EL TESTIMONIO LITERARIO

Jordi Panyella (izquierda), junto a Jordi Bartrés.

Jordi Panyella: "Los presos conocieron los límites"

El periodista y escritor repite tras correr el año pasado con siete reclusos de Quatre Camins

El año pasado vivió una experiencia insólita. Después de seis meses de preparación, completó su primer maratón junto a siete presos por delitos de sangre de Quatre Camins. "Nunca ninguna noticia me costó tanto sudor", bromea Jordi Panyella, periodista barcelonés de 51 años que acaba de sacar un oportuno libro contando la experiencia. ‘Per què corren els presos?’ (Edicions Saldonar) explica todo el proceso, logístico, físico y mental, que llevó a 12 encarcelados a preparar el reto y a siete de ellos, además del autor, a completar un maratón que para ellos significó, más que para nadie, una liberación.

"Se trataba de gente que había desbordado todos los límites de la ley y, sin embargo, con el maratón, aprendieron los que marca el deporte. Les enseñó que la vida tiene límites y nos debemos ajustar a unas normas. Los límites del maratón hay que respetarlos. En este sentido, el maratón es como una metáfora de la vida. El ‘muro’ es como la muerte, y cuando lo superas resucitas a la vida", explica Panyella, autor también de libros de investigación sobre Fèlix Millet y Salvador Puig Antich, y de la irónica novela de política-ficción ‘Infidels a la pàtria’.

"Yo, de ellos, aprendí lealtad", asegura el periodista de sus excompañeros de fatigas. Hace tiempo que no les ve, pero sabe que han evolucionado bien. "Ha habido alguna regresión, pero la mayoría están en tercer grado. Corríamos fuera de la presión dos días por semanas, y antes del maratón participamos en varias carreras. Nadie intentó escaparse porque hay un código de conducta muy férreo entre ellos, basado en la confianza y la lealtad".

5. UNA CUESTIÓN DE SALUD

Ferran Soriano Martínez: "Llegué a pesar 154 kilos, y eso que mido 1,73"

El voluntarioso popular dice que le tachaban de "loco" cuando hablaba de correr maratón

"'Des de petit he estat grassonet'", confiesa Ferran Soriano (nada que ver con el Manchester City), un monitor de escuela de Cervelló de 28 años, que trabaja en Vallirana, y que llegó a sentirse tan mal con su peso que, por una cuestión de pura salud, un día decidió que tenía que tomarse en serio lo de la alimentación y lo de hacer deporte.

"Me encontraba muy mal, me cansaba rápidamente, casi no podía hacer nada", explica. No es extraño. Llegó a pesar 154 kilos. Muchos para un chico de 1,73 metros de estatura. Hace cuatro años bajó hasta los 85 kilos, pero hace dos se lesionó (menisco y cruzado anterior de la rodilla derecha) jugando al fútbol y volvió a subir a los 120 kilos. No podía ser. Su fuerza de voluntad, combinada con un régimen propio y el hecho de volver a correr desde hace un año y medio, le han situado en esos increíbles 70 kilos con los que quiere terminar su primer maratón.

"Siempre tuve la ilusión de correr el maratón de Barcelona, no sé por qué. Cuando se lo comentaba a mis amigos, me tomaban por loco. Es normal, en aquel momento era imposible", reconoce Ferran que ahora, pese a las molestias en la rodilla, lo ve por fin posible. Hace un mes, en la Mitja (1.28.53 h.), rebajó el 28 minutos su marca del año pasado. Incluso completó un triatlón olímpico, el año pasado en Gavà, en menos de tres horas.

A pesar de trabajar en tres turnos, ha encontrado tiempo para seguir a rajatabla el programa de 14 semanas que encontró en la página web del propio Zurich Marató Barcelona y se ha preparado bien a base de largas carreras de montaña en Vallirana, Cubelles y Cervelló. Las 3 horas y 30 minutos peligran este domingo.

6. LAS ALTAS TEMPERATURAS

Xavi Llobet: "Habrá que hidratarse como nunca porque el cuerpo no está adaptado al calor"

El triatleta olímpico alerta sobre el peligro por el tiempo veraniego que puede hacer en Barcelona

Xavi Llobet siempre ha destacado más como triatleta (fue olímpico en Atenas 2004 y tiene tres triunfos en el triatlón de Barcelona) que como maratoniano. Ha sido tres veces ‘liebre’ en el maratón de Barcelona; en dos ocasiones, para que las participantes femeninas que buscaban la victoria llegasen al medio maratón en tiempo ganador, y otra para que la jugadora profesional de póquer, Leo Margets, bajase de las 3 horas y 20 minutos. Estas últimas semanas ha estado preparando a diversos participantes para la prueba barcelonesa.

Y, atención, porque Llobet (44 años) alerta, por su experiencia, sobre el calor que se prevé habrá en Barcelona durante la prueba. "Puede ser determinante porque la mayoría de atletas, y no digamos los que vienen desde otros puntos de Europa, han estado entrenando estas últimas semanas bajo unas temperaturas muy gélidas. Ahora, de repente, se encontrarán con un calor casi veraniego y ello puede suponer un problema añadido porque el cuerpo todavía no está adaptado al calor. Por eso, y más que nunca, la hidratación debe ser determinante y no hay que saltarse ni uno de los avituallamientos previstos, aunque el atleta se sienta bien durante la prueba. Pero, a la vez, hay que beber con moderación porque encharcarse el estómago tampoco es la solución y puede ser contraproducente. Hay que combinar el agua con las sales para no entrar durante la carrera en el túnel del terror y sobre todo evitar, en el Paral·lel, que la plaza de Espanya sea como una meta a la que nunca se logra llegar".

7. ATENTOS AL MATERIAL

Silvana Bosnich: "Ni se te ocurra estrenar zapatillas"

La pediatra corre por segunda vez la prueba y sugiere que para disfrutar hay que evitar la improvisación

Tres son las recomendaciones que quiere dar Silvana Bosnich, una pediatra argentina de 44 años, que trabaja en Manresa y lleva dos años corriendo carreras a pie de todo tipo. "Yo todavía soy una novata, pero he aprendido de mi preparador y de la gente con la que entreno habitualmente. Para completar un maratón con éxito hay que tener en cuenta estos tres aspectos: planificar, prevenir y no improvisar".

La planificación, explica Silvana, se ha tenido que hacer en las semanas previas, por lo que difícilmente ya hay tiempo para corregir en las horas previas al maratón. "Yo he efectuado un plan de entrenamiento progresivo que es lo que recomendaría ya con vistas al año que viene. Horas y horas corriendo y a ser posible, como ha sido mi caso, siguiendo las indicaciones de un experto".

¿Qué es la improvisación? "Pues, por ejemplo, evitar estrenar la ropa de competición el mismo día, porque igual no se ajusta correctamente y además pueden producirse roces muy molestos. Asimismo, también sería un error estrenar zapatillas ese día. Hay que ir con las prendas que se conocen y que ya están adaptadas al cuerpo. Asimismo, también conviene utilizar barritas energéticas o geles que se conocen. Un sabor diferente, por ejemplo, puede ocasionar molestias gástricas y en 42 kilómetros es un problema añadido".

La tercera sugerencia de Silvana tiene que ver con el campo de la salud que ella conoce por su condición de médico. "Hay mucha gente que corre sin haber realizado siquiera un control o chequeo de salud y luego llegan las desgracias. Hay que comprobar que no se padece ningún tipo de problema físico que nos ponga en riesgo durante el maratón o cualquier otra práctica deportiva".

8. EL CONSEJO DE UNA ‘LIEBRE’

Fran Hurtado, entrenándose en Barcelona. / JORDI COTRINA

Fran Hurtado: "Si es la primera vez, síguenos a nosotros"

El jardinero ejercerá de ‘liebre’ y marcará el ritmo a los que quieran acabar en 3.45 horas

A Fran Hurtado le presentaron un día a un colaborador de RPM, la firma catalana que organiza el maratón. Y llegó la oferta, que se convirtiera en ‘liebre’ de la carrera, primero en los entrenamientos oficiales de la prueba y, posteriormente, marcando el ritmo durante la disputa del maratón. Será la cuarta vez en la que ejerce de ‘liebre’; siempre como voluntario y, en esta ocasión, será uno de los cuatro atletas que acompañará a los que pretenden llegar a la plaza de Espanya en 3.45 horas. Él, con 35 años, compagina su oficio de jardinero con clases de tonificación en el club Accura de Barcelona donde también es el entrenador de ‘running’.

"Yo aconsejaría a los que quieren bajar de cuatro horas, siempre y cuando se haya llevado el entrenamiento apropiado, que intente ganar unos segundos, solo unos segundos, en el medio maratón, porque así tendrá un pequeño colchón de tiempo cuando aparezca el ‘muro’ del kilómetro 35, en la Diagonal. Pero nunca hay que ir por encima de las propias posibilidades. Por ejemplo, nosotros aprovechamos, como ‘liebres’, los tramos de calle en bajada para acelerar unos pocos segundos, que luego son necesarios cuando aparecen pequeñas subidas o cuando la gente ya está más cansada en la fase final de la prueba. Las ‘liebres’ que nos movemos sobre las 4 horas tratamos de llevar a los atletas a un ritmo aproximado de 5.30 minutos por kilómetro. Por eso, recomiendo a los que tienen menos experiencia que nos sigan a nosotros. En los tiempos de 3.45 y 4 horas iremos cuatro ‘liebres’, dos delante y otros dos detrás porque se acostumbra a acumular mucha gente".

9. MENSAJE A LOS PRIMERIZOS

Xus Torra: "Cautela y no saltarse los avituallamientos"

La enfermera afronta la prueba por segunda vez con la intención de llegar a la meta en poco más de cuatro horas

Xus Torra es enfermera y desde hace años se ha enamorado del ‘running’, en todas las distancias y peculiaridades: maratones (será la segunda vez que corre en Barcelona), medio maratones, pruebas de 10 kilómetros y carreras de montaña. Asegura que en el 2017 disfrutó y que todavía está buscando un 'muro' en la fase decisiva de la prueba. Tan a gusto se sintió corriendo por las calles barcelonesas que decidió repetir la experiencia y entrenar un poquito más que hace un año para reducir tiempo e intentar llegar a la meta lo más cerca posible de las cuatro horas. "Hace un año completé el recorrido en 4.15 horas y ahora quiero reducir el tiempo con la experiencia del 2017".

Para ello repetirá la consigna que quiere explicar, a modo de consejo, a los debutantes para que cumplan el sueño del maratón y no desfallezcan en el intento. "Yo recomendaría a los que no tienen experiencia en la distancia que afronten el maratón con mucha cautela, con respeto y, sobre todo, aunque no se tenga sed, hay que aprovechar cada avituallamiento para hidratarse o comer. Y lo que también es muy importante: recordar los entrenamientos que se han hecho e intentar correr al nivel como se ha preparado el maratón. Entonces, seguramente, no aparecerá el muro y se podrá disfrutar de la experiencia".

Ella repite maratón y lo hace con el grupo de personas con las que acostumbra a correr. Tiene 39 años y sabe -y si no hay tiempo ya para este año sería bueno recordarlo para el próximo maratón- que es importante no afrontarlo en solitario sino con un grupo de amigos. De este modo, la carrera será mucho más divertida en todos los aspectos.

10. LA BÚSQUEDA DE LA REGULARIDAD

Julián Hurtado: "Yo siempre aconsejo: ritmo, ritmo y ritmo"

Lleva 10 maratones, entre ellas la de Nueva York, y hará un tramo de Barcelona empujando sillas de ruedas

Julián Hurtado, barcelonés y economista de profesión, reparte su pasión deportiva entre su gran amor por el ‘running’, unos cuantos kilómetros en bici y su cariño hacia el Espanyol. Ya lleva 10 maratones acabadas y en su agenda va anotando, como un cazador, las piezas más exquisitas de su colección, disputar y completar alguna de las ‘majors’. "He corrido ya en Nueva York, Chicago, Boston y Berlín y ahora estoy preparando el maratón de Londres, en abril". Por esta razón, y porque también está saliendo de una lesión, solo realizará un tramo del maratón barcelonés. "Ayudaré a la gente de Egoísmo Positivo empujando sillas de rueda. Creo que vamos a colaborar en el proyecto un centenar de personas".

Desde su experiencia, Hurtado aconseja cómo mantener el ritmo adecuado sin desfallecer en el intento. "Lo ideal es disponer de algún dispositivo para controlar la velocidad y las pulsaciones. Yo siempre digo: ritmo, ritmo y ritmo, pero siempre bajo la constante en la que has entrenado. He querido, en alguna ocasión, acelerar más de la cuenta y he llegado a meta destrozado y sin disfrutar. Por lo tanto, es importante controlar el paso de tiempo por cada kilómetro y tratar de mantener una velocidad regular. De esta manera, llegaremos a meta y cumpliremos el sueño de completar el maratón. Si no se quiere controlar constantemente el ritmo que se va marcando, entonces recomiendo correr tras las ‘liebres’. El problema es que hay tanta y tanta gente detrás de ellos que muchas veces se complica poder correr porque hay mucho embotellamiento en esta zona. Y, sobre todo, recordar que del kilómetro 33 al 42 el maratón se hace eterno".

0 Comentarios
cargando