Ir a contenido

SE COLOCA SEXTO

El Girona tumba al Deportivo y duerme en puestos europeos (2-0)

Dos jugadas a balón parado propician los goles de Stuani y Juanpe

Andone, entre Maffeo y Ramalho en Montilivi.

Andone, entre Maffeo y Ramalho en Montilivi. / Efe / Robin Townsend

Tocado por una varita mágica en Montilivi, el Girona se ha ido a dormir sexto después de encadenar el sexto triunfo ante una afición que vibra con los de Pablo Machín donde ya han caído, uno tras otro, el Getafe, Las Palmas, el Athletic, el Leganés, el Celta y este viernes el Deportivo. No fue posiblemente el mejor partido de los rojiblancos, pero sí dieron un nuevo recital de solvencia en las áreas. En la propia, Bounou mantuvo de nuevo el cero en la portería y en la ajena, Stuani y Juanpe sacaron petróleo. Un 2-0 que deja un balance de goles de 15-0 en las seis últimas jornadas como locales.

La fidelidad de Machín no solo es con el Girona, donde celebró cuatro años desde su llegada a Montilivi en el 2014. También lo es con los jugadores que le han llevado hasta la permanencia virtual en Primera División. El técnico de Gómara solo realizó un cambio en el once con respecto a Villarreal, y obligado por la lesión de Planas. Le suplió Johan Mojica, que si se cayó anteriormente de la titularidad fue también por lesión. Los diez restantes fueron los mismos que el Madrigal y también los del último partido en Montilivi ante el Celta. Una alineación que el aficionado del Girona ya recita de memoria, desde Bounou hasta Stuani.

Otro tanto antes del 25

Seedorf planteó un centro del campo con rombo para desactivar el 3-4-2-1 de Machín. El técnico visitante utilizó a Mosquera y Celso Borges para intentar frenar las incursiones de Maffeo y Mojica en los carriles. Los gallegos priorizaron claramente mantener el cero en la portería de Rubén Martínez con una defensa que se plantó bien sobre el césped y controló especialmente a Stuani y Portu.

El Deportivo, sin embargo, no llegó a tapar todos los agujeros y sufrió en sus carnes el problema que tienen todos los equipos en dinámica negativa. En la primera oportunidad que generó el equipo de Machín, Rubén Martínez acabó recogiendo el balón dentro de su portería. El abrelatas fue la estrategia: una falta ejecutada con muy mala intención por Granell que remató de cabeza Bernardo y Stuani hizo inútil la gran intervención del portero visitante para recoger el rechace y marcar el 1-0. Por sexta vez seguida en Montilivi, el Girona marcaba un gol antes del minuto 25.

Bounou frena a Andone

El primer tiempo fue de control prácticamente absoluto de los rojiblancos, que solamente se desconectaron mentalmente en un par de acciones donde Andone estuvo muy cerca de sorprender a Bounou. El meta marroquí, sin embargo, salió al rescate de su equipo, primero atajando un remate sobre la línea (25’) y poco después saliendo a los pies del delantero rumano cuando se plantó ante él en un uno contra uno (43’). Pese al control local, las ocasiones estuvieron caras. Solamente dos chuts lejanos de Pere Pons (28’) y Granell (32’) pusieron a prueba al meta visitante.

Se esperaba un paso al frente del Deportivo tras el descanso. De hecho, así fue. Pero cuando los gallegos decidieron mirar la portería de Bounou apareció el bosque de piernas habitual de los locales, intensos e impermeables como siempre. Los de Seedorf no solo se estrellaron continuamente ante la muralla rojiblanca, sinó que se alejaron todavía más de la victoria cuando encajaron el 2-0. Al Girona le funcionó de nuevo la estrategia, con un Granell impecable en el lanzamiento y un Juanpe que hizo valer sus centímetros para conectar un cabezazo imposible para Rubén.

Euforia en la grada

Con 2-0, un equipo en una dinámica muy positiva y otro en una muy negativa, la suerte estaba echada. Seedorf puso toda la artillería que tenía, pero solo le alcanzó para que Andone tuviera una oportunidad en un remate de cabeza, ya en el minuto 93. El Girona, con dos goles de margen, supo nadar y guardar la ropa. La presencia de Aleix en el césped sirvió para que los rojiblancos realizaran un gran ejercicio de conservación y para que el Deportivo corriera intentando atrapar sombras. La grada, absolutamente eufórica, acompañó el equipo hasta la victoria final y también le acercó un poco más a la próxima parada: Europa.

Girona, 2 - Deportivo, 0

Girona: Bounou (6); Ramalho (6), Bernardo (6), Juanpe (7); Maffeo (7), Pere Pons (7), Granell (8), Mojica (6); Portu (6) (Choco Lozano 81’) (5), Borja García (6) (Aleix Garcia 71’) (6); y Stuani (6) (Douglas Luiz 87’) (-).
Deportivo: Rubén (5); Fernando Navarro (5), Albentosa (5) (Borja Valle 84’) (-), Sidnei (5), Bóveda (5) (Juanfran 70’) (5); Muntari (5) (Bakkali 65’) (6), Mosquera (5), Celso Borges (6); Adrián (6), Andone (6) y Lucas Pérez (6).
Goles: 1-0 (21’) Stuani. 2-0 (56’) Juanpe.
Árbitro: Undiano Mallenco, del comité navarro (7). Amarillas: a Pere Pons (65’), del Girona, y a Muntari (44’), Fernando Navarro (55’), Albentosa (76’), Mosquera (79’), del Deportivo.
Estadio: Montilivi (10.663 espectadores).

0 Comentarios
cargando