Ir a contenido

LA FIESTA ATLÉTICA DE LA CIUDAD

Barcelona corre de nuevo

El maratón llega a su 40ª edición con 17.000 participantes y en búsqueda del récord masculino

Joan Carles Armengol

La Pedrera es uno de los monumentos ante los que pasa el maratón de Barcelona.

La Pedrera es uno de los monumentos ante los que pasa el maratón de Barcelona. / JORDI COTRINA

Hace 40 años, 185 pioneros tomaron la salida en el primer Maratón de Catalunya, en Palafrugell. El ganador, el estadounidense Dave Patterson, marcó un tiempo de 2.23.15 horas y la ganadora, Mati Gómez, se fue a los 3.55.33. Dos años después, la carrera ya recaló en Barcelona, donde este domingo alcanzará su 40ª edición con nuevos retos para consolidarla como una carrera imprescindible [siga aquí la carrera en directo y los resultados].

Desde que superó su crisis -en el 2005 no se disputó, por desavenencias irreconciliables entre el ayuntamiento y la entidad organizadora- el maratón se ha convertido en la fiesta atlética de una ciudad que por fin se ha reconciliado con uno de los mayores acontecimientos deportivos que acoge.

En 10 años, el Zurich Marató Barcelona ha triplicado la participación y se ha estabilizado entre los cuatro mejores de Europa. Este año estrena el sello cinco estrellas otorgado por la Asociación Europea de Atletismo, y lo quiere hacer mejorando su nivel de élite. El récord masculino, que dejó establecido el keniano Jackson Kotut en el 2010 con un registro de 2.07.30 horas, es el objetivo que se ha fijado en esta ocasión la organización, compuesta por el ayuntamiento y la empresa catalana RPM, aliada con la francesa ASO. "Después de dos años seguidos superando el récord de mujeres, este año toca intentar el de hombres", asegurar el director deportivo de la carrera, Cristian Llorens. Efectivamente, en el 2017 la keniana Helen Bekele (2.25.04) superó los 2.25.26 de su compatriota Valary Jemeli Ayabei del año anterior.

Kebede, el pequeño favorito

El principal argumento para alcanzar el objetivo deportivo se llama Tsegay Kebede. El pequeño atleta etíope (no llega al 1,60) es el de mayor nivel que ha competido nunca en Barcelona. Fue bronce olímpico en Pekín-2008, y después ha ganado dos veces los maratones de Londres Fukuoka, y una vez los de París Chicago. Ha corrido más de 10 veces la mítica distancia de los 42.195 metros en menos de 2.10 horas, y su mejor registro lo logró al ganar en el 2012 en Chicago con 2.04.38. 

Las credenciales de Kebede, pues, son impecables, a sus 29 años. Pero Barcelona se ha especializado en las sorpresas, y por eso no se puede hablar de favorito; al menos, de favorito único. El año pasado fue un atleta paralímpico y, además, que salía de 'liebre', el que contra todo pronóstico se hizo con la victoria. El keniano Jonah Kipkemoi Chesum se hizo famoso por ello y por comprarse, con el dinero del premio, una vaca a la que llamó 'Barcelona' y que ahora está embarazada de cinco meses, esperando a un ternero al que pondrá 'Messi', según confirmó este vierne a su llegada a la ciudad. Chesum, aunque nuna ha bajado de los 2.08, será uno de los rivales de Kebede en un apasionante duelo africano entre cuatro keniano y tres etíopes de gran nivel.

Dominio africano

El maratón de Barcelona lleva 13 victorias africanas consecutivas en hombres (Alberto Juzdado logró en el 2003 la última española), y seis seguidas en mujeres. Eso seguirá inalterable. Los kenianos Philip Kimutai, Anthony Maritim y Chesum, y los etíopes Tariku Kinfu y Bira Seboka, serán los grandes rivales de Kebede. Kinfu representa, a sus 22 años, el polo opuesto del veterano campeón, y en medio año mejoró en casi cinco minutos su mejor marca para dejarla en 2.07.48. Seboka está en 2.08.51. Por parte keniana, la punta de lanza será Kimutai, que acredita 2.06.07, sin olvidar a un tapado, Anthony Maritim, que pese a llegar con un registro de 2.09.11 fuentes internas de la organización colocan entre los favoritos a la victoria.

La carrera femenina será cuestión de etíopes, con la tercera del año pasado, Aberash Fayesa (2.27.04) enfretándose a Worknesh Alemu (2.30.04) y a Beshadu Bekele (2.31.50). Solo la italiana de origen magrebí Fatna Maraoui (2.30.50) parece en condiciones de plantarles cara. El récord femenino de la prueba parece esta vez a salvo.

3.000 corredores menos

El maratón llega con buena salud, por 40ª ocasión, a su cita barcelonesa, pero sí que ha sufrido las consecuencias de la inestabilidad de los últimos meses. Los atentados terroristas de agosto y las imágenes del referéndum del 1 de octubre y días posteriores han influido en la merma de incritos. En los dos últimos años había sobrepasado la barrera de los 20.000 atletas, y esta vez el listón se ha quedado un poco por encima de los 17.000, con menos afluencia de extranjeros (ha pasado del 50% al 46%) y, en general, de participantes de fuera de Catalunya. El listón de las mujeres ha crecido, en cambio, hasta el 23%.

"El maratón ha alcanzado una gran simbiosis con la ciudad y la fusión con el territorio. El año pasado se contabilizaron unos 300.000 ciudadanos que llenaron las calles para animar a los corredores. Ya se trata de la gran fiesta del deporte barcelonés", aseguró este viernes la comisionada del ayuntamiento, Marta Carranza. La fiesta, pues, está en marcha. Barcelona vuelve a correr.

0 Comentarios
cargando