Ir a contenido

ENTREVISTA AL TXOPO

Iribar: "Zarra era lo que hoy Messi"

El mítico portero del Athletic, que acaba de cumplir 75 años, desgrana sus recuerdos

Igor Santamaría

El exportero del Athletic, José Ángel Iribar, 75 años, atrapa un balón en Lezama.

El exportero del Athletic, José Ángel Iribar, 75 años, atrapa un balón en Lezama. / LUIS TEJIDO

'Iribar, Iribar, Iribar es cojonudo, como Iribar no hay ninguno''. Podría ser perfectamente la version B del himno del Athletic, acuñado en la final de Copa de 1966 pese a caer ante el Zaragoza. Cosas solo propias de una afición como la rojiblanca. El Txopo, que así se le reconoce a uno de los porteros más legendarios del fútbol universal, cumplió el pasado jueves 75 años, 56 de ellos dentro de la institución bilbaina, bagaje suficiente para reflexionar sobre el club al que llegó con 19 años desde el Basconia.

Debutó en septiembre de 1962 ante el Málaga en Liga sustituyendo a Carmelo y militó hasta la temporada 79-80, ganando las Copas de 1969 y 1973. Disputó 614 partidos con el Athletic y 49 con la selección española. Iribar fue el portero en la final de la Eurocopa de 1964 España-Rusia, la del famoso gol de Marcelino a Yashin, uno de los referentes del vizcaíno.

Ahora bien, si hay un futbolista que le inspiró fue Edmundo, el portero de su pueblo, que jugaba en el Zarautz y siempre vestía de negro. La entrevista se realizó pocas horas después de conocer la muerte de uno de esos muchos amigos que hizo por el camino, Quini.

- Le imagino desolado por el adios del 'Brujo'. Mucho. Tenia mucha relación con él desde su etapa de jugador y era alguien muy entrañable. Un enorme futbolista y luego un gran embajador del Spórting. Después de todo lo que tuvo que luchar para superar la enfermedad, ahora esto. Muy afable, cercano, cariñoso... (se emociona).

-Venimos también de una semana triste en Bilbao por el fallecimiento de un ertzaina tras los incidentes con los radicales del Spartak y el Athletic. ¿Cómo detenemos esto? Es muy complejo. Tiene que empezar la UEFA, pero yo, que viajo mucho, creo que es algo que está creciendo por toda Europa. La solución debe ser europea.

-¿Qué  siente cuando un niño le para por la calle al grito de Txopo? Me emociona mucho. Los niños son muy entrañables y espontáneos, y yo hago una lectura muy profunda de eso, que es que los padres y abuelos le hablan de mi persona.

-Seguramente sea usted la única figura del Athletic que jamás haya sido discutida. Para mí es un orgullo. He sido y soy muy feliz estando aquí toda la vida.  ¡Qué mas le puedo pedir a la vida!

" Los contratos antiguamente eran draconianos. Firmabas para toda la vida. Con 30 años, el Madrid me quería fichar. No quise escucharlo"                                         "

-Pero pudo marcharse al Real Madrid...  Mira, el fútbol ha cambiado mucho y entonces los contratos eran dacronianos. Firmabas para toda la vida siempre que les viniera bien a ellos, y hubo gente que al día siguiente podía estar en la calle. Es verdad que con 30 años se me acercó el presidente Jose Antonio Egidazu y me dijo que había eso. Pero yo estaba muy feliz y no quise ni escuchar al Madrid. 'Ni lo muevas', le dije. 'Quiero acabar aquí.  Creía que lo sabías'. Y continué hasta los 37.

- ¿Qué compañero le dejó  huella? En la primera caseta del Athletic, Jose María Orue. Era a quien más se respetaba. Si alguien hacía una trastada todos le mirábamos. Se hacía respetar y nos hizo ver que éramos embajadores del Athletic y de nuestra tierra.

- ¿Y algún rival de los que le dio mucha guerra? Ha habido tantos... Amancio, Pirri, Cruyff, que marcó una época... Era un placer jugar contra ellos. Y con quien estuve en la Eurocopa, pues Luis Suárez, que no el de ahora (ríe). Era fantástico en todos los aspectos.

-¿Qué otro futbolista marcó un antes y un después en el Athletic? Primero, aquella delantera que nos sabíamos de carrerilla, Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza, recordada en toda Europa. Zarra era lo que hoy Messi o Cristiano. Y Gainza, el mejor extremo goleador, que hizo ocho goles en un partido oficial. En mi época Fidel Uriarte, el carácter de Txetxu Rojo... Luego, Julen Guerrero, Joseba Etxeberria... Y ahora, pues Kepa, el portero.

" El estribillo 'Iribar es cojonudo, como Iribar no hay ninguno' surgió en la final de Copa de 1966 contra el gran Zaragoza de entonces. Caímos 2-0, pero así es la afición del Athletic"  

-Vaya culebrón hemos tenido con que si se iba al Madrid... Lo importante es que la gente ha captado su valía desde el primer minuto y que todo ha acabado bien. Tiene un gran futuro.

-¿Le dio consejo? Puse de mi parte todo para que se quedara porque yo soy una persona muy optimista. Todos hemos hablado con el y echamos el resto para que se quedara y aqui está.

-Dicen que usted mantiene la misma pasión por el futbol que el primer día. Es que hasta en un 0-0 mediocre yo veo detalles que me encantan. El fútbol es el mejor invento en mucho tiempo y de hecho la afición crece cada vez más.

-Muchos no sabrán que Iribar estuvo a punto de morir. Sí,  fueron unas fiebres tifoideas en 1972. Yo ya sé lo que es estar que no sabes si te vas o te quedas. Pero ese año fuimos campeones de Copa con Pavic y se quedó todo en una anécdota.

-No habrá muchos que hayan salido a hombros perdiendo. Fue en la final de 1966 contra el gran Zaragoza de entonces y caímos 2-0. Pero así es la afición del Athletic. Y nació ese estribillo. ¡Imposible irme! Pero más  triste fue el año 77. Terceros en Liga, caimos en la final de la UEFA ante esa Juve que era la seleccion italiana por el valor doble del gol fuera de casa, y en la de Copa ante el Betis fallé yo el último penalti ante Esnaola. Nos quedamos en todo con la miel en los labios.

"Es que hasta en un 0-0 mediocre yo veo detalles que me encantan. El fútbol es el mejor invento en mucho tiempo, de hecho la afición crece cada vez más"

¿Un recuerdo que guarde con mayor emoción? La despedida del viejo San Mamés. Me dejaron jugar los últimos cinco minutos con otros cuatro ex jugadores y eso se quedó en mi alma. Hay chavales que al menos me dicen que ya me han visto jugar (rie).

-¿Cómo explica en sus viajes la filosofía del Athletic? Que somos orgullosos de ser distintos. En el extranjero se sorprendren que llevemos así 120 años en la élite. Últimamente hemos jugado finales europeas y de Copa, y en 2015 le ganamos la Supercopa al gran Barcelona. Aquí se vivió por todo lo alto. Es muy complicado competir pero tenemos la fuerza de la afición y de Lezama, nuestra piedra angular. Pero tenemos que hacer mucho esfuerzo porque se mueven cifras astronómicas para fichar. Y hay diez equipos europeos que lo desestabilizan todo, eso no me gusta.

-Sus ídolos fueron Yashin y Zamora.  Y los pude conocer en el homenaje que me hicieron en 1976. Son esas cosas del fútbol que me ponen la piel de gallina cuando veo las fotos en blanco y negro.

"Mis ídolos fueron Yashin y Zamora. Y los pude conocer en el homenaje de 1976. Son esas cosas del fútbol que me ponen la piel de gallina cuando veo las fotos en blanco y negro"

-¿Con qué portero de ahora se queda? Le diré tres, De Gea, Courtois y Ter Stegen, da igual el orden. Hay gente con mucho futuro pero esos tres son los mejor asentados.

-¿Y jugador de campo? Con alguien que es pura invención y engrandece el fútbol, Leo Messi. Hoy que los espacios se reducen y hay tanta cobertura en defensa, tiene esa salida y regate... Se saca cosas de la chistera durante tanto tiempo... Y mira que he conocido...

-¿Al fútbol se gana de muchas maneras? Es que como el Barca solo puede jugar el Barcelona con Guardiola y con Messi. Los demás solo pueden copiar detalles. Luego claro que puedes ganar de forma más directa, según tus jugadores...

-El periodismo deportivo ha cambiado mucho. Usted solo tuvo una disputa, con Jose Maria García, cuando le preguntó si sentía español. Ha evolucionado mucho. Sí, pero no le guardo rencor, nos hablamos si nos vemos. Cada uno es libre de preguntar pero siempre que se respete la palabra dada, y aquella vez con ese tema no pasó (curiosamente no se le volvió a convocar con la selección).

iribar, durante la entrevista con El Periódico, el día de su 75 cumpleaños /LUIS TEJIDO (efe)

"¿Sucesores míos? Ahí está mi nieto de cuatro años que ya se pone el traje y los guantes.... La nieta, que es más mayor, salió con otras inquietudes" 

-Cómo ve el próximo Mundial? Siempre expectante de que haya algo que marque la pauta los siguientes cuatro años. Lo veo muy abierto con Alemania, Argentina y España, que tiene muy buenos jugadores. Si Messi llega fresco... ojalá haya equipos que marquen historia como el antiguo Brasil o la España del toque.

-Usted ha dirigido a la selección de Euskadi. Todo un orgullo durante 18 años, con 20 partidos, y recuerdo también el día en que por fin pudimos sacar, y la llevaba yo, la iIkurriña al campo, una foto que está en muchos locales y bares. Quizás algún día pueda ser reconocida oficialmente porque nivel hay para ello.

-¿Tiene descendientes que le sucedan? Ahí está mi nieto de cuatro años que ya se pone el traje y los guantes, aunque hoy andará mejor con la nieve... La nieta que es más mayor salió con otras inquietudes.
 

0 Comentarios
cargando