Ir a contenido

OCTAVOS DE CHAMPIONS (IDA)

El City de Guardiola sentencia la eliminatoria en 9 minutos (0-4)

Kane y Eriksen igualan los dos goles iniciales de Higuaín y silencian a la Juventus (2-2) en Turín

El Periódico

Los jugadores del City celebran en Basilea el 0-3 marcado por el Kun Agüero.

Los jugadores del City celebran en Basilea el 0-3 marcado por el Kun Agüero. / REUTERS / ANDREW BOYERS

No había empezado bien el City, pero en nueve minutos llenos de inspiración y contundencia ofensiva noqueó al Basilea, quien había enseñado su tímida apuesta ofensiva. Cuando se dieron cuenta, ya iban perdiendo 0-3 derribados por la tormenta 'citizen' que se les vino encima. Un córner, cabeceado de manera espectacular por Gündogan, una excelente transición ofensiva pilotada por Sterling, el extremo zurdo, acabó en gol de Bernardo Silva, mientras el Kun Agüero, con un disparo muy lejano, sellaba el 0-3.

Visto y no visto. No sabía el Basilea que le había pasado. Por mucho que Guardiola no parara de corregir cosas a su equipo, sostenido siempre por la mano salvadora de Ederson como se demostró en la segunda mitad. Aunque Gündogan, tal vez sabiendo que estaba Joachim Löw, el seleccionador alemán, estaba viendo el partido desde la tribuna, rubricó una gran actuación con un par de goles.

Minutos para Sané y David Silva

En la primera parte, el cabezazo; en la segunda, un recorte previo de Gündogan antes de soltar un potente derechazo que instalaba el clarísimo y ya definitivo 0-4 en el marcador. Luego, Guardiola pudo ir dando minutos a Sané, que salía de una lesión, mientras descansaba Sterling. Hizo lo mismo con De Bruyne para que David Silva reapareciera, tras haber superado unas pequeñas molestias físicas, en la media hora final de un encuentro ya liquidado desde el inicio.

A pesar del amplio resultado, Guardiola dejó muestras de su enfado porque el City perdió el orden defensivo dejando así opciones al Basilea. Y no solo una. Tuvo varias el conjunto suizo, pero no supo aprovecharlas. Ahí estuvo la gran diferencia del encuentro y, por supuesto, de la eliminatoria. 

Basilea -Manchester City (0-4)

Basilea: Vaclik, Lacroix, Xhaka, Suchy, Lang, Frei, Serey Die, Riveros, Elyounoussi (Bua K, m. 85), Stocker (Ajeti, m. 71) y Oberlin.

Manchester City: Ederson, Walker, Kompany, Otamendi, Delph, Fernandinho, Gündogan, De Bruyne (David Silva, m. 63), Sterling (Sané, m. 56), Bernardo Silva y Kun Agüero (Danilo, m. 85).
Goles: 0-1, Gündogan (m. 14); 0-2, Bernardo Silva (m.  18); 0-3, Kun Agüero (m. 23); 0-4, Gündogan (m. 53).

Tarjetas amarillas: Xhaka (m. 38), Fernandinho (m. 59), Serey Die (m. 89)

El Tottenham reacciona a tiempo

Casi todo sucedió a balón parado. No se había llegado ni a los 10 minutos de partido y la Juventus ya miraba feliz el marcador con un cómodo 2-0. Ambos goles con la firma de Higuaín, quien se ha reencontrado con la eficacia perdida. Pero, además, el Tottenham, no había entrado en la noche europea. Luego, eso sí, todo adquirió un matiz más espectacular porque los dos tantos del delantero argentino (el primero con la pillería de aprovechar una falta bien servida por Pjanic y el segundo de penalti) le colocaban en una situación delicada. El Tottenham, sin embargo, supo reaccionar a tiempo y la Juve se desplomó.

En ese momento, emergió la figura de Kane, un goleador de talla mundial. No solo por la manera en que eliminó la desesperada salida de Buffon sino porque sostuvo al Tottenham, zarandeado y atormentado por tan ridícula puesta en escena inicial. Había empezado el equipo de Pochettino el partido con 2-0 en contra.

Penalti fallado por Higuaín; error de Buffon

Pero no se conformó con tan grave error el Tottenham sino que en el último suspiro cometió el segundo penalti de la noche. Una ocasión única para que la Juve abriera, de nuevo, una cómoda renta. La eficacia de Higuaín se estrelló en el larguero de Lloris. Falló la pena máxima el delantero argentino y el conjunto londinense se marchó aliviado al vestuario para tomar fuerzas de cara a la segunda mitad.

Todo cambió en la segunda mitad cuando el conjunto inglés supo equilibrar tan adverso resultado. El gol de Kane ejerció de despertador y luego la falta de Eriksen silenció a la Juventus. Una falta en la que engañó a Buffon de tal manera que la responsabilidad del gol le corresponde a él. Pareció que la pelota había pasado por debajo de la barrera, pero el centrocampista del Tottenham supo hallar el hueco que le cedió el veterano portero italiano. Y así se agarró a la esperanza el equipo de Pochettino.

Juventus - Tottenham (2-2)

Juventus: Buffon, De Sciglio, Benatia, Chiellini, Alex Sandro, Khedira (Bentancur, m. 66), Pjanic, Bernardeschi, Douglas Costa (Asamoah, m. 90); Mandzukic (Sturaro, m. 76) e Higuaín.

Tottenham: Lloris; Aurier, Sánchez, Vertonghen, Davies, Dier, Dembélé, Eriksen (Wanyama, m. 90), Dele Alli (Son Heung-Min, m. 83), Lamela (Lucas, m. 89) y Kane.
Goles: 1-0, Higuaín (m. 2); 2-0, Higuaín (m. 9, de penalti); 2-1, Kane (m. 35); 2-2, Eriksen (m. 72)

Tarjetas amarillas: Davies (m. 8), Benatia (m. 45), Aurier (m. 47), Higuaín (m. 60), Bentancur (m. 80).
 

0 Comentarios
cargando