Ir a contenido

UN DERBI CON TENSIÓN

Gerard Moreno, el orgullo del Espanyol

El goleador blanquiazul fue el héroe de los pericos en una tarde intensa que acabó con una bronca entre jugadores en el túnel de vestuarios

Raúl Paniagua

Piqué salta junto a Naldo, Víctor Sánchez y Gerard Moreno en la jugada que acabó en el empate del Barça.

Piqué salta junto a Naldo, Víctor Sánchez y Gerard Moreno en la jugada que acabó en el empate del Barça. / JORDI COTRINA

En los prolegómenos del derbi uno de los grupos de animación del Espanyol mostró un gigantesco mural con la imagen de José Canito, una leyenda perica que defendió los colores blanquiazules incluso en su etapa culé. De él se cuentan anécdotas como que entrenaba en el Camp Nou con la camiseta perica por debajo de la azulgrana o que acudía a Sarrià a animar a su equipo cuando el Barça no le convocaba. Gestos así le convirtieron en un mito. Puede que Gerard Moreno algún día también lo sea. Está haciendo méritos.

El delantero de Santa Perpètua representa como nadie el orgullo perico en la plantilla actual. Le encanta recordar como vivió con su familia el célebre 'Tamudazo' y repele todo lo que tenga connotaciones azulgranas. Durante la semana ya intervino con contundencia en la polémica sobre la procedencia del club impulsada por Piqué. Aseguró que quien tenga dudas debería mirar el escudo, donde aparece "bien claro". Tenía ganas Gerard Moreno de otro derbi y lo demostró. 

Guerra desatada

Si el Barça tiene en Piqué el portavoz ideológico del culé, el hombre que más conecta con la grada con sus declaraciones, el Espanyol cuenta con otro Gerard como bandera. Moreno firmó un partido excelente en Cornellà, en el que no faltó de nada. Su cabezazo en un centro de Sergio García llevó la ilusión a todos los pericos, que soñaron con repetir la victoria de la Copa. El empate de Piqué lo impidió y su celebración mandando callar al estadio alteró todo. Ahí se desató la guerra. 

 "El gesto de Piqué ha sido feo, pero son sus actos habituales. Quizá fue algo dura mi entrada, pero hay patadas así en todos los partidos. Lo que pasa en el campo se queda en el campo y ya está" (Gerard Moreno)

El delantero blanquiazul aprovechó la primera ocasión que tuvo para volcar toda su rabia sobre el central azulgrana, con el que impactó de forma muy peligrosa. La ovación de la grada fue espectacular. "El gesto de Piqué ha sido feo, pero son sus actos habituales", aseguró el 'pichichi' blanquiazul, que valoró también su fuerta entrada. "Quizá fue algo dura, pero hay patadas así en todos los partidos. Es normal que los derbis se vivan con tensión y pasen estas cosas. Lo que pasa en el campo se queda en el campo y ya está", agregó.

"Tumultos sin agresión"

El Espanyol volvió a exhibir su mejor versión ante el Barça. Es evidente que si siempre jugara así estaría mucho más arriba en la tabla, como reconoció el propio Gerard. "Hemos tenido más cerca la victoria que el empate. Hay que salir así en cada partido, con la misma tensión. Es la línea a seguir para empezar a escalar posiciones", comentó el punta, que marcó su primer gol ante los culés. 

Su dura acción fue la venganza por la celebración de Piqué y todo acabó con una trifulca en los vestuarios entre varios jugadores que recogió el extremeño Gil Manzano en el acta: "Al finalizar el encuentro, cuando entramos en el túnel de vestuarios, nos encontramos con un tumulto de jugadores oficiales y personal de ambos clubs, discutiendo entre ellos sin observar ningún tipo de agresión".

El desafío de Luis Suárez

Se montó un buen lío en el túnel similar a lo que se vivió durante los duelos de Copa de hace dos años. Entonces hubo una bronca en el Camp Nou liderada por Luis Suárez, que se dirigió así a los pericos: "Venid acá, os espero aquí; sós un desecho". No faltaron colaboradores en aquella pugna que tuvo continuidad ayer. 

Al final quedó la sensación de que si llega a durar algo más el partido las cosas aún podrían haberse alterado más. En el palco el presidente Chen Yansheng asistió a un notable partido de su equipo acompañado de Josep Maria Bartomeu Roger Torrent, el 'president' del Parlament. La asistencia volvió a ser floja aunque la tarde no acompañaba. Hubo 23.827 espectadores, ocho mil menos que en el derbi de Liga del año pasado. 
 

0 Comentarios
cargando