Ir a contenido

BICAMPEÓN VIRTUAL

Carlos Sainz, a un paseo de ganar su segundo Dakar

El campeón de Peugeot, de 55 años, afronta la última etapa con todos los números de repetir su triunfo de 2010

El austriaco Matthias Walkner (KTM), de 31 años, se adjudicará mañana su primera gran conquista del Dakar

Emilio Pérez de Rozas

Carlos Sainz y Lucas Cruz (Peugeot 3008 DKR) van lanzados a por segundo Dakar.

Carlos Sainz y Lucas Cruz (Peugeot 3008 DKR) van lanzados a por segundo Dakar. / AP / RICARDO MAZALAN

En el Dakar-2009, primera visita del temible rally a tierras suramericanas, Carlos Sainz lideraba con claridad y autoridad la prueba (había ganado seis de las primeras diez etapas), aventajando en más de 27 minutos al estadounidense Mark Miller. Y, en ese instante, Sainz sufrió un tremendo accidente, a tres días del final, al caer en un enorme socavón, un pequeño barranco, que no estaba marcado en el libro de ruta que, por poco, le cuesta la vida a él, a su copiloto y a los dos coches que le seguían.

Sainz abandonó por lesión de su copiloto Michel Périn. Y aquel mismo día, volvió a aparecer la cantinela de la mala suerte del Matador. Y aquel día, ya en el campamento, Sainz reconoció a El Periódico de Catalunya haber sufrido «una de las decepciones más amargas de su dilatada carrera deportiva». Pero dijo más: «Me considero un deportista con suerte. ¡Ojalá todo el mundo tuviese la misma mala suerte que yo!»

Y hoy, en Córdoba, donde se celebrará la última etapa del Dakar-2018, Sainz, 32 años en la élite (debutó en el Mundial de 1987 con Ford), se proclamará, por segunda vez, ganador del rally más duro del mundo. Porque el 'Matador' volvió, sí, al Dakar al año siguiente (2010) y se convirtió en el primer español que lo ganaba en coches, con un Volkswagen.

"Sé que muchos dicen que tengo mala suerte, pues ¡ojalá! todo el mundo tuviese la misma mala suerte que he tenido yo en mi carrera deportiva"

Carlos Sainz

Piloto oficial de Peugeot en el Dakar-2018

Y hoy, tras cinco abandonos consecutivos, se volverá a proclamarse campeón convirtiendo, a los 55 años, su palmarés en uno de los más espectaculares del mundo: dos títulos mundiales de rallys (1990 y 1992 con Toyota), cuatro subcampeonatos, cinco terceros puestos, 26 victorias en el Mundial y dos victorias en el Dakar (2010 y 2018).
Sainz, que forma parte de la escudería más espectacular jamás construida junto a Stéphane PeterhanselSebastien Loeb y Cyril Després, ha permitido a Peugeot despedirse del Dakar con otra victoria. Y ha sido, sí, el madrileño quien lo logrará precediendo a los dos Toyota oficiales, pues Peterhansel se cayó del podio ayer al sufrir un accidente.

Fue, precisamente, 'Monsieur Dakar', vencedor de 13 trofeos, quien, con sus problemas mecánicos, empezó a poner ayer en manos de Sainz su segunda gran conquista. El veterano piloto francés, que se encontraba a casi 45 minuto del Matador, chocó contra un árbol que se encontraba tras un cambio de rasante y rompió la rueda delantera izquierda, la dirección asistida y la columna de dirección, además de padecer en el golpe un esguince del pulgar derecho.

Sainz, por delante de dos Toyota 

El accidente se produjo a la altura del kilómetro 78 de la especial del día, de 369 kilómetros cronometrados y el francés tuvo que esperar a que le alcanzara su compatriota y compañero de equipo Cyril Despres (Peugeot) para que le brindara asistencia mecánica, reparar su auto y poder continuar la etapa.

'Monsieur Dakar' perdió el podio a manos de un hambriento 'príncipe del desierto', el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota), ganador de la etapa de ayer, que superó a todos, incluído Sainz, que acabó sexto, a casi 20 minutos del vencedor. El veterano piloto madrileño de Peugeot afrontará la última cronometrada, se supone que pacífica, tranquila, casi de celebración, con 46 minutos de ventaja sobre Al-Attiyah y más de una hora y 20 minutos sobre el surafricano Giniel de Villiers, también de Toyota, que se llevará hoy la medalla de bronce de este durísimo Dakar.

Walkner ganará en motos

El velocísimo austríaco Matthias Walkner (KTM), por su parte, se convertirá hoy en el otro gran protagonista del Dakar-2018 al conquistar, por vez primera, la primera posición en motos. Walkner, que como Sainz ha corrido con enorme inteligencia, ha terminado hoy en la cuarta posición la 13ª y penúltima etapa del rally, entre San Juan y Córdoba, con solo diez minutos perdidos respecto al australiano Toby Price (KTM), vencedor del día.

El austriaco Matthias Walkner (KTM) vuela sobre la arena argentina. / AP / ricardo mazalan

Walkner, de 31 años, conserva la primera posición de la clasificación general con unos veinte minutos de ventaja sobre el argentino Kevin Benavides (Honda), que marcó el segundo mejor tiempo del día, y con menos de treinta minutos sobre Price, quien hoy se adjudicó su segunda etapa en este Dakar. Nada mejor para la marca austriaca KTM que triunfar, en su rally favorito, con un piloto de su misma nacionalidad.

El español Gerard Farrés (KTM), cuarto en la general y que ha protagonizado un rally espectacular en todos los sentidos y en todas las etapas, no pudo recortar los diez minutos que le separaban del piloto australiano, por lo que se le escapan sus opciones de repetir el podio que hizo el año pasado. Farrés, junto al castellonense Joan Barreda (Honda), que tuvo que abandonar por el dolor, es, sin duda, un potencial ganador.
 

Temas: El Dakar

0 Comentarios
cargando