Ir a contenido

GOLEADA DE PRIMERA

El Girona se exhibe ante el Las Palmas

Tres goles de Olunga y uno de Stuani, Borja García y Portu sellan la goleada ante el colista

Jordi Danés

Los jugadores del Girona, abrazados tras la goleada al Las Palmas.

Los jugadores del Girona, abrazados tras la goleada al Las Palmas.

El Girona protagonizó la mayor goleada de la primera vuelta en Primera (6-0) y se plantó en el ecuador del campeonato con 26 puntos y más de media permanencia encarrilada. El cuadro de Pablo Machín noqueó a Las Palmas, que ahora mismo es una caricatura de equipo, y descubrió a Michael Olunga, que hasta este encuentro había tenido un papel simbólico y residual.

El delantero keniano es el nombre propio de la jornada después de disputar un partido prácticamente perfecto. Todo lo que le pudo salir bien le salió mejor. Su balance final fue de tres goles y una asistencia en 45 minutos. Y eso que salió al campo de rebote por un golpe que recibió Cristhian Stuani y que dejó conmocionado al uruguayo.

Con las alarmas activadas para que no se repitiera lo de hace unas semanas con el Alavés (los vitorianos, como Las Palmas, llegaron colistas a Montilivi y salieron literalmente resucitados tras remontar un 2-0 y ganar 2-3), el Girona empezó con el gas a fondo para poner contra la pared a su rival e impedir que el paso de los minutos rearmara anímicamente a los canarios.

Lesión de Stuani

Los locales arrancaron mejor, aunque tardaron 24 minutos a encontrar el premio del gol. La acción del 1-0 empezó en una ley de la ventaja que acabó en un penalti clamoroso sobre Portu y el décimo gol de Stuani, que no falló desde los once metros (m. 24). No se atrevió Melero López a sancionar a Las Palmas con un segundo penalti en una acción donde hubo dos faltas dentro del área, primero sobre Granell y justo después sobre Stuani en la acción que quedó fuera de combate (m. 35). El delantero uruguayo sufrió un traumatismo cranoencefálico y fue trasladado al Hospital General de Catalunya, donde se le harán pruebas y pasará la noche en observación.

El Girona llegó al descanso con dificultades, pues el 1-0, lejos de tranquilizarle, le atenazó. Las Palmas cogió la manija, pero fue Jonathan Viera contra el mundo. El mejor jugador visitante tuvo que trabajarse todas y cada una de sus acciones ya que los locales no le dejaron solo en ningún momento ni le concedieron un solo metro.

Fue un descanso regenerador, aunque el cambio obligado de Stuani por Olunga emocionaba poco. El futbolista keniano, sin embargo, entró al partido con el pie derecho y en el primer minuto ya había hecho una gran asistencia a Portu y en el segundo minuto ya había robado un balón y disparado alto. Nada que ver con lo que vendría, que sería mucho, bueno y muy concentrado.

Olunga, aclamado

La quinta asistencia de la temporada de Mojica se convirtió en el primer gol de Olunga y un 2-0 que ya encarrilaba una victoria imprescindible (m. 57). No tuvieron tiempo los canarios de reponerse del 2-0 que el Girona les asestó el golpe definitivo. Con espacios, el Girona se dió un festín. Pere Pons vio la progresión de Borja García, que liquidó el partido (m. 62).

El experimento de Paco Jémez de intentar contrarrestar el esquema de Pablo Machín con la misma medicina hizo aguas por todos los rincones. Los centrales estuvieron lentos y estáticos. Los carrileros, descolocados y desbordados. La desconexión visitante se juntó con la acceleración local y Las Palmas no pudo contener el aluvión rojiblanco liderado por Olunga.

El keniano, perfecto en la presión, robó a Lizoain el balón que él mismo convirtió en el 4-0. También sirvió a Portu la asistencia del 5-0. Y cerró su mañana inolvidable anotando su tercer gol, el 6-0, tras aprovechar el rechace de Lizoain en un remate de cabeza de Douglas Luiz. 

El marcador de Montilivi era para verlo y no creerlo. También el partido de Olunga, aclamado por la afición. Y el papelón del Girona, que ha cerrado una primera vuelta mayúscula y podrá afrontar con mucho que ganar y nada que perder las dos salidas consecutivas con las que arrancará la segunda fase del campeonato, primero en el Wanda Metropolitano y después en la Rosaleda.

Girona, 6 - Las Palmas, 0


Girona: Bounou (6); Ramalho (7), Bernardo (7), Juanpe (6); Aday (6), Pere Pons (7) (Aleix Garcia 76’) (5), Granell (7), Mojica (7); Portu (6) (Douglas Luiz 76’) (5), Borja García (7); y Stuani (6) (Olunga 46’) (9).

Las Palmas: Raúl Lizoain (4); David García (4), Ximo Navarro (4), Gálvez (4); Toledo (4), Peñalba (4), Javi Castellano (4) (Halilovic 63’) (4), Momo (4) (Tana 86’) (-); Jonathan Viera (6), Jairo (4) (Vicente Gómez 86’); y Calleri (4).

Goles: 1-0 (m. 24) Stuani, de penalti. 2-0 (m. 57) Olunga. 3-0 (m. 62) Borja García. 4-0 (m. 70) Olunga. 5-0 (m. 74) Portu. 60 (m. 78) Olunga.

Árbitro: Melero López, del comité andaluz (7). Enseñó tarjeta amarilla a los locales Granell (m. 51), Pere Pons (m. 53), y a los visitantes Javi Castellano (m. 23), Jonathan Viera (m. 52), Calleri (m. 54), David Garcia (m. 56). 

Campo: Montilivi  (10.037 espectadores)