VISITA DEL CELTA AL CAMP NOU

Unzué recupera la voz

El excolaborador de Luis Enrique en el Barcelona se abre camino con dificultad como entrenador del Celta en Primera

Juan Carlos Unzué dirige al Celta por última vez.

Juan Carlos Unzué dirige al Celta por última vez. / EFE / Salvador Sas

Se lee en minutos

Jaime Amaro

El fútbol silencia a los colaboradores de los entrenadores, salvo en las breves intervenciones televisivas previas a los partidos o cuando a los jefes les cae alguna sanción federativa. Así es como ha transcurrido la carrera de Juan Carlos Unzué (Pamplona, 1967) en los últimos años, ejerciendo como mano derecha de Luis Enrique: durante una temporada en el Celta y tres más en el Barça. La decisión del asturiano de tomarse un año sabático obligó a Unzué a hacerse con las riendas de la cuadrilla que forma junto a Robert Moreno (ahora segundo entrenador), Rafel Pol (preparador físico) y Joaquín Valdés (psicólogo). Con ellos, Luis Enrique conquistó nueve títulos para el club azulgrana.

Tras cerrar su etapa de trabajo en el Camp Nou, los colaboradores del asturiano decidieron aceptar la oferta del Celta para sustituir a Eduardo Berizzo. El día de su presentación oficial, Unzué alzó la voz en Balaídos, con el presidente Carlos Mouriño como testigo, para proclamar que el Celta no renunciaba «a nada» en la temporada, aunque todos entendieron que se refería a que intentaría realizar un buen papel en la Copa y clasificarse en puestos europeos.

Repetir la gesta del 2014

Y este sábado (13.00 h), el Celta de Unzué se presenta a la cita en el Camp Nou con la ilusión de repetir la gesta de noviembre del 2014 –con un gol de Larrivey–, pero siendo consciente de la dificultad de superar a un rival que cuenta con Messi. Si el argentino tiene un día favorable, poco podrá hacer un Celta que transmite dudas en su juego, que lleva una trayectoria irregular en la Liga y al que le cuesta asumir la transición entre Berizzo y Unzué. Ha mejorado en cuanto al manejo del balón que ya exhibía con el argentino, pero ha perdido consistencia. Juega bien a ráfagas, peor a medida que se agota el partido. De ahí que gran parte de sus 24 goles a favor lleguen en la primera parte. Es en los últimos minutos donde suele perder los papeles y muchos puntos.

Ese es el principal cometido sobre el que tendrá que rendir cuentas Unzué a la conclusión del presente ejercicio. Aunque el pamplonica cuenta con el respaldo del club, el presidente dejaba caer el lunes pasado en la asamblea general de accionistas que la campaña del equipo celeste estaba siendo «irregular». Un aviso para navegantes que no pasó desapercibido ni siquiera para un técnico al que el Celta le firmó un contrato de dos años para dirigir una plantilla con mejores recursos que la que brilló el año anterior. Unzué tardó tres jornadas en obtener el primer triunfo como entrenador de Primera. Su equipo viene de ganar en casa al Athletic y al Leganés, después de merecer el triunfo en el Sánchez Pizjuán.

Buena cantera

Te puede interesar

A Sevilla se marchó Berizzo. A Vigo llegaron Unzué y su cuadrilla, con la que forma una piña: comparten vivienda, la bicicleta es su medio habitual para trasladarse a primera hora de la mañana a la ciudad deportiva de A Madroa, donde pasan casi todo el día. En Vigo, además, se han reencontrado con Carlos Hugo García-Bayón, quien fue estrecho colaborador de Eusebio Sacristán en su etapa como entrenador del Barcelona B. El máximo responsable de la cantera céltica comparte todos los entrenamientos junto a Unzué, que cuida con mimo a la cantera.

Y la fábrica de A Madroa continúa abasteciendo al primer equipo. El centrocampista Brais Méndez es la última perla. David Costas, otra de las promesas, prefirió marcharse cedido al Barcelona B, pues excanteranos del Barça como Sergi Gómez o Andreu Fontás le cerraban el paso hacia el equipo titular. Costas debutó el miércoles en Copa con el equipo de Valverde. Cambio de cromos entre el Celta y el Barça. Lo que no utilizaba el noveno clasificado es aprovechado por el líder de la Liga: el mundo al revés.