Ir a contenido

ENTREVISTA CON EL PICHICHI BLANQUIAZUL

Gerard Moreno: "Ser perico es un sentimiento único"

El goleador del Espanyol analiza la situación del club en una entrevista con EL PERIÓDICO

Raúl Paniagua

Gerard Moreno, jugador franquicia del RCD Espanyol, relata su evolución en el club perico, el trato con los entrenadores y su deseo de jugar con La roja en un futuro, entre otros temas. / JORDI COTRINA

Nadie como él representa el sentimiento perico en la plantilla del Español. Se crió en la cantera blanquiazul desde benjamines y volvió al club de su corazón en el 2015 después de destacar en el Villarreal, el equipo que quiso recuperarlo este verano. Gerard Moreno (Santa Perpètua de Mogoda, 1992) se negó. El delantero es feliz en el Espanyol. Su casa.

–Cumple su tercera temporada como blanquiazul y suma ya cuatro goles, los mismos que Cristiano Ronaldo y Luis Suárez juntos. ¿Tiene la sensación de estar en su mejor año? Me veo muy bien, con mucha confianza. Noto el apoyo total del cuerpo técnico y eso hace que juegue con más libertad. Esa circunstancia es básica en mi juego. Creo que estoy en el camino bueno para seguir aprendiendo y mejorando. La clave es tener un trabajo constante y creer en tus posibilidades, subir el listón cada año. Ahora estoy en mi tercera campaña aquí y tengo la misma ilusión del primer día. Y así seguiré por la gente. La afición perica me trata con mucho cariño, siempre te lo demuestra y eso te llena. Me encanta responder a ese cariño en el campo. 

–El Villarreal intentó recuperarlo este verano. ¿Lo pasó mal en esos momentos de incertidumbre? Fueron días en los que estuve intranquilo. Hablaba mucha gente. Todo el mundo quería saber qué pasaba. Los amigos me preguntaban, los periodistas insistían... Fueron días agobiantes. Yo siempre dije que aquí estoy muy contento. El Espanyol es mi casa, me han tratado desde niño de maravilla, no tenía ni un solo motivo para plantearme salir. Es verdad que hubo contactos, pero el club me dejó clara su confianza y su voluntad. Por eso sigo aquí y muy feliz.

"¿El Villarreal? Es verdad que hubo contactos. Fueron días agobiantes, pero yo soy feliz aquí. Es mi casa"

–¿Se vio fuera en algún momento? Al final el jugador se expone cada año a eso. Salir siempre es una posibilidad, pero yo lo tenía muy claro. Quería saber lo que opinaba el club sobre mí. Llegó un momento en el que hablamos con todas las partes y vi que el cuerpo técnico, los compañeros y la gente que rodea al club estaba al 100% conmigo. Por eso no tuve dudas. Pensé ‘si estas feliz en un sitio ¿por qué vas cambiar?’ Y si encima ese sitio es tu casa mucho mejor. 

Gerard Moreno posa para EL PERIÓDICO en las afueras de la ciudad deportiva de Sant Adrià. / JORDI COTRINA

–¿Qué significa para usted este club? Ser perico es un sentimiento único. Somos humildes y sufridores. Me encanta cuando veo a niños por la calle con la camiseta del Espanyol, animando desde muy pequeñitos a su equipo. Es muy bonito. Para mí es un orgullo representar a mi club porque he sido perico desde niño. Es un sentimiento único difícil de explicar que se lleva con mucho orgullo.

"Me encanta ver a niños por la calle con la camiseta del Espanyol. Es un sentimiento que se lleva con orgullo"

–Por sus inicios en la cantera y su clara relevancia en el equipo actual se le puede considerar el mayor símbolo perico de la actualidad. ¿Se ve como el nuevo Raúl Tamudo? No me gusta demasiado que se me mezcle con Tamudo. Raúl ha sido y es una leyenda para el españolismo. Es el máximo goleador de la historia del club. Hablamos de palabras mayores. Además tenemos la suerte de tenerlo entre nosotros y de que nos pueda ayudar. A mí como delantero me da consejos, hablamos constantemente. Es una persona muy humana que te aconseja. Aún está a tope, le gusta estar con el balón. La calidad y las ganas de jugar nunca se pierden. A veces, incluso, participa en los partidos cuando falta algún jugador o en ejercicios divertidos con la pelota. Tenemos la suerte de tener cerca a Tamudo y poder disfrutarlo.

¿Cómo es su relación con Quique Sánchez Flores? ¿Qué cualidades destacaría del técnico madrileño? La relación es muy buena. He aprendido mucho de él, tanto en aspectos ofensivos como defensivos. Es un técnico con las ideas y los principios muy claros. Estoy muy contento con Quique. Desde el primer día me ha transmitido mucha confianza. Es una persona que habla mucho con el jugador, que expone claramente lo que prepara y lo que espera de ti. Además, considero que ha cambiado la mentalidad al Espanyol. Llegó al club después de un año complicado repleto de altibajos. Con él empezamos a mirar hacia adelante, a creer en nosotros y mirar hacia arriba. Tiene mérito y espero que podamos hacer muchas cosas juntos. 

"No me gusta que se me mezcle con Tamudo. Él ha sido y es una leyenda. Tengo la suerte de tenerlo cerca"

¿En la escala de entrenadores de su carrera lo situaría en  lo más alto? En esta temporada y pico con Quique he aprendido una barbaridad. Me quedaría con él y con Marcelino, que fue el técnico con el que debuté en Primera. Mantengo una buena relación con él. No me sorprende nada la labor que está haciendo con el Valencia. Tiene las ideas clarísimas y sabe perfectamente lo que hace. 

–¿Espera la llamada de Julen Lopetegi para la selección española? Es un tema en el que intento no pensar mucho. Hay grandes delanteros en España, pero yo intento trabajar para poder colarme en ese grupo. Jugar en la selección española es el sueño de todo futbolista. El mío también. Estoy centrado en seguir creciendo con el Espanyol. Si sigo mejorando y aportando cosas positivas algún día llegará esa llamada. 

"He aprendido una barbaridad con Quique. Es una persona con las ideas muy claras que habla mucho con el jugador. Ha cambiado la mentalidad del Espanyol"

–Han pasado 10 jornadas de Liga y el equipo se encuentra ya en la 10ª plaza tras un inicio complicado. Quique ha asegurado que están en el buen camino. ¿Cómo ha vivido el vestuario este primer tramo de curso? Creo que las sensaciones seguían siendo buenas cuando estábamos un poco más abajo. Quizá nos faltaba el resultado, pero hicimos buenos partidos. Dimos la cara en el campo del Villarreal, íbamos ganando a la Real en Anoeta antes de empatar, contra el Levante merecimos más... El equipo sigue mejorando y creciendo. Vamos a ir hacia arriba, tenemos que llegar a un nivel máximo para instalarnos en la zona alta. 

Gerard Moreno, en las gradas de la ciudad deportiva Dani Jarque. / JORDI COTRINA

–¿Entendió los nervios de parte de la  afición por los flojos resultados? Cuando pasan las jornadas y no consigues ganar puedes entender el nerviosismo pero, sinceramente, eso jamás existió en el vestuario. A la afición tampoco la he visto inquieta. En el club no hubo preocupación, se veía el trabajo para conseguir un bloque más sólido, más fuerte. Hay que tener en cuenta que el calendario nos exigió mucho desde el inicio. Visitar en 10 partidos el Bernabéu, el Camp Nou, Vila-real, Anoeta y el Pizjuán no es nada fácil. Ahora hemos pasado ese tramo, con salidas muy duras, el equipo ha dado un pasito adelante en campos complicados y tenemos que continuar. Eso no significa que lo vayamos a tener más fácil en los siguientes partidos. Si no ofrecemos la mejor versión no será fácil sumar. Estamos en una Liga muy competitiva e igualada.

"Míster Chen está involucrado aunque esté fuera. Ve los partidos y conoce perfectamente la situación de la plantilla"

–¿Qué les transmite Chen Yansheng en sus visitas a Barcelona? Míster Chen viene de vez en cuando a vernos. Es una persona que notas que está al día del equipo, que ve los partidos y conoce perfectamente la situación de la plantilla. Ese aspecto nos da confianza. Vemos que el presidente aunque esté fuera está involucrado. Su grupo de trabajo está formado por buenas personas, gente humilde. Siempre que viene organizamos alguna comida para estar con él e intercambiar sensaciones. 

–El proyecto del presidente chino parece constante y ambicioso. ¿Qué Espanyol vislumbra en el futuro? Yo veo un club sólido, que tiene ganas de crecer, de mejorar, de superarse. Y eso a mí es lo que me encanta. Ojalá en el futuro podamos disfrutar y estar más arriba, donde históricamente nos merecemos. Espero que en las próximas temporadas podamos dar ese salto que nos lleve a Europa y podamos consolidarnos ahí durante muchos años. 

"Veo un Espanyol sólido en el futuro, con ganas de crecer, de mejorar, de superarse, de dar el salto que nos lleve a Europa, donde merecemos estar históricamente"

–¿Cómo es un día convencional en la vida de Gerard Moreno? Bastante normalito. Muy simple. Por la mañana entrenamiento y por la tarde tiempo con la familia. Aprovecho para estar con mi mujer Nuria y mi hija Melissa. Luego depende de lo que surja en el momento. A veces vamos a dar una vuelta por nuestra zona de Sant Cugat, de compras, a visitar a nuestros padres...

–¿Se considera muy futbolero? ¿Sigue con atención otras ligas? Desde pequeño sigo mucho el fútbol, sobre todo de nuestro país, tanto de Primera como de Segunda. La Premier también me gusta, así como la Bundesliga y el calcio. No veo tantos partidos como de España, pero voy siguiendo los campeonatos.

"Estamos en una situación política que no gusta a nadie, que te llega aunque no quieras. Yo prefiero desmarcarme, estoy en la misma onda del club"

–¿Practica o ve otros deportes? Sí, me gusta mucho el pádel, el tenis, la NBA... Todo tipo de deporte. A pádel, por ejemplo, cuando hay semana de parón organizamos algún partidito con David López, Víctor Sánchez, Pau... Es un deporte que se lleva bastante en el vestuario. 

–¿Cómo ve el debate político generado en torno a la independencia? No me gusta mezclar deporte con política. En ese sentido estoy en la misma onda que el club. Nosotros nos dedicamos al fútbol y no debemos entrar en eso. Pero es evidente que es una cosa que no es del agrado del ciudadano, no solo catalán sino también español. Aunque no quieras meterte todo te llega. Es una situación que no gusta a nadie. Hay mucha diversidad de opiniones y existen enfrentamientos. Yo prefiero desmarcarme del debate y centrarme en lo que más me gusta, en el fútbol. Lo otro para los políticos.