LA DERROTA BLANCA

Baile en el gol del Betis al Madrid: más de 40 toques y 22 pases

La jugada empezó en una parada de Adán y pasó por todos los jugadores del equipo andaluz salvo el central Mandi

Tonny Sanabria celebra el gol de la victoria en el Bernabéu. 

Tonny Sanabria celebra el gol de la victoria en el Bernabéu.  / EFE / JAVIER LÓPEZ

3
Se lee en minutos
Carlos F. Marcote / Madrid

Lo normal hubiera sido que a esas alturas del partido, en el minuto 94, a uno de que se consumiera el tiempo añadido, lo que quedaba se hubiera jugado en el campo del Betis, con el Madrid volcado con todo en busca el gol que le diera su primera victoria en la Liga como local después de dos empates consecutivos. Tampoco hubiera sido nada extraño que la defensa blanca hubiera sido pillada en renuncio en un contraataque de ultimísima hora que dejara a los madridistas con la moral por los suelos.

Lo que no entraba en los parámetros normales del discurrir de un encuentro como el del miércoles en el Bernabéu es que el Betis se pusiera el traje del Barça de los mejores tiempos de Guardiola o del mismo Madrid, que en la primera jornada de Liga dio 44 toques para que Casemiro acabara marcando el segundo tanto de la goleada blanca en Riazor (0-3), la mejor secuencia de pases desde la temporada 2005-06.

Pues bien, el Betis dio también más de 40 toques (44) y un total de 22 pases para que Sanabria cabeceara a gol el pase final de Barragán desde la derecha y el conjunto andaluz se llevara un triunfo de campanillas del Bernabéu, algo que no ocurría desde 1998, cuando Finidi también dejó helado al Madrid en su estadio.

Todo comenzó en Adán

La secuencia comenzó tras una espectacular palomita de Adán para detener un cabezazo de Borja Mayoral. El exportero madridista, muy criticado por un grave error con el pie al sacar un balón en largo que le costó un gol ante el Villarreal hace 13 días, no rifó ante el Madrid ni una pelota. Tampoco en ese minuto 94. Sacó con la mano el balón, que pasó por los pies de Javi García, Guardado, Barragán, Boudebouz, Sanabria, Boudebouz, Guardado, Feddal, Tello, Durmisi, Joaquín, Javi García, Guardado, Durmisi, Joaquín y Tello hasta llegar a Barragán, quien, completamente solo, pudo templar con comodidad el pase a la espalda de Sergio Ramos para que el paraguayo Sanabria picara de cabeza para batir a Navas sin nadie que le molestara.

El central Mandi fue el único jugador bético que no tocó la pelota en una jugada de más de un minuto de duración, que transcurrió sin que ningún jugador blanco llegara a meter el pie para intentar arrebatar la pelota a los béticos. Especialmente llamativo resultó que Tello pudiera colarse de fuera hacia adentro por el amplio pasillo que le dejaron cinco jugadores madridistas para dar el penúltimo pase de apertura a Barragán.

Propuesta de Setién

Una jugada 'made in Setién', por lo que no de extrañar que el técnico cántabro sacara pecho al término del partido. "Significa mucho. Es un refuerzo enorme a la propuesta que tenemos. Nos da un empujón tremendo en la confianza. Siento gran satisfacción por los jugadores y por la afición. Creo que esto para este club es importantísimo. Son tres puntos nada más, verdad, pero son de prestigio. Saben de manera diferente", declaró el entrenador del Betis.

Zidane, con cara de circunstancias, mientras Setién con su banquillo el gol de Sanabria / GONZALO ARROYO (GETTY IMAGES)

Tras el encuentro, Zinedine Zidane intentó transmitir un mensaje que no denotara desconfianza en las posibilidades del equipo blanco de remontar tras un comienzo de campeonato tan inesperado, pese a que el Madrid se ha quedado prácticamente sin margen de error. También mantuvo en la sala de prensa la compostura que no exhibió nada más acabar el partido, cuando se marchó a toda prisa al vestuario sin mirar siquiera a su colega. "Zidane estaba afectado, no le dio tiempo ni a darme la mano. Seguro que en ese momento no estaba para muchas bromas", desveló Quique Setién, que después calificó la actitud del entrenador madridista como "una anécdota sin importancia".

Preocupación 

Noticias relacionadas

"No creo que haya motivos para estar preocupados. Es el fútbol. Veníamos de hacer un gran partido en San Sebastián y el próximo lo intentaremos de nuevo... La Liga es muy larga y vamos a tener tranquilidad dentro del grupo porque esto lo vamos a levantar y seguro que vamos a tener días mejores", dijo el técnico blanco, muy criticado por las sustituciones de Modric e Isco en el segundo tiempo. El capitán, Sergio Ramos, no tuvo problemas en contradecirle. Al menos en lo que se refiere al factor preocupación después de dejar escapar siete puntos del Bernabéu en los tres primeros partidos como locales.

"Es un comienzo jodido, es para preocuparse. Ahora se habla de ansiedad, como cuando remontamos se habla de remontadas. Es un poco ventajista", comentó el central, que esta vez no se privó de mandar un recado a Mateu Lahoz: "Es mucho más complicado pitar un penalti al Madrid que a otros equipos".