19 sep 2020

Ir a contenido

España teme quedarse en blanco en Londres

Beitia, Ortega y el marchador López, los tres jefes de filas, llegan en un momento delicado a la cita mundialista

Joan Carles Armengol

Miguel Ángel López, en los Juegos de Río 2016.

Miguel Ángel López, en los Juegos de Río 2016. / EFE / Sebastiao Moreira

España corre serio peligro de quedarse por primera vez sin medallas en unos Mundiales de atletismo. Desde su creación en 1983 (Helsinki), la delegación española ha subido siempre al menos una vez al podio en las 15 ediciones celebradas. A la 16ª puede ir la vencida, porque los tres jefes de filas del numeroso equipo español llegan en un mal momento al Estadio Olímpico de Londres. 

La campeona olímpica y tres veces campeona de Europa de altura, Ruth Beitia; el subcampeón olímpico de 110 metros vallas, el hispanocubano Orlando Ortega; y el campeón mundial del 2015 de los 20 kilómetros marcha, Miguel Ángel López. Sobre sus espaldas descansa la responsabilidad de obtener alguna medalla mundialista. El resto del equipo (56 atletas, 21 de ellos mujeres, el contingente más numeroso tras los 78 de Sevilla-99 y los 58 de Tokio-91) difícilmente dará una sorpresa tan mayúscula, aunque se espera un buen número de finalistas (8 primeros) que mejore, desde luego, el poble balance de los últimos cuatro Mundiales, con seis finalistas en Berlín 2009, tres en Daegu 2011, cinco en Moscú 2013 y solo dos en Pekín 2015, contando el oro de López.

Beitia, a su 38 años, ha tenido que descansar varias semanas para cuidarse rodilla, cadera y hombro de aterrizaje, y llega a Londres habiendo saltado solo 1,94 metros en una irregular temporada al aire libre. Es la 12ª del ránking mundial, poco bagaje para plantar cara a la rusa Maria Lasitskene (Kuchina), invicta este año y con 2,06, rozando ya el récord de 2,09 de Kostadinova.

Un poco mejor llega Orlando Ortega, 9º en el ránking con sus 13.15, lejos de la barrera de 13 segundos que debería rebajar para optar a un metal. Y Miguel Ángel López  no ha logrado bajar últimamente de la hora y 20 minutos en la prueba corta de marcha, en la que Álvaro Martín (11º en ránking, con 1.19.57) está por encima de él en la teoría.

Abre Eusebio Cáceres

De hecho, el mejor situado en la clasificación del año (7º) es Eusebio Cáceres (8,31), el primer español en saltar a la pista, en la calificación de longitud de este viernes, y uno de los pocos capaces de dar una gran sorpresa si está a su nivel, como sucedió hace cuatro años en Moscú con su cuarto puesto.

Pero si la vara de medir son las medallas, España se podría quedar por primera vez en blanco. "Sabemos que la situación es más complicada que otras veces, pero sería poco inteligente por nuestra parte centrarnos solo en el brillo de las medallas sin mirar lo que hay detrás", asegura el nuevo presidente de la federación española, el extriplista Raúl Chapado. El dirigente recuerda que España viene de su mejor clasificación en el Europeo por países (5ª) y de obtener un montón de medallas en los Mundiales y Europeos de categorías jóvenes, pero reconoce: "Nuestros tres grandes han tenido un año irregular por diversas circunstancias, pero llevamos un equipo numeroso y en buena forma"